Sansheng: Capítulo 7: La Pagoda de Mil Candados ha sido destruida

Comparado con los otros capitulos, este es relativamente corto. *(^-^)*

Traducido por Yari
No Editado


007a

En esta encarnación, el reverendo Imperial era un demonio lobo llamado Hu’yi.

Saltando arriba y abajo, le arranqué los talismanes mientras me miraba con ojos cada vez más sorprendido que al fin traicionaban un rastro de aprehensión.

“¿Cómo es humanamente posible?”, Preguntó.

Me agite el pelo, sacudí la mano para romper las grandes cadenas, y luego conteste con cierta aflicción: “Bueno, no soy técnicamente humana.”

Los eslabones de hierro se rompieron en pedazos y cayeron al fondo de la pagoda de Mil Candados. Hu’yi flotaba en el aire, su pelo blanco flotando y sus apagados ojos verdes ahora brillaban. No tenía ningún interés en que tanto su corazón cantaba de alegría. Chasqueé los dedos y le dije: “Sólo me ayudas con esto y serás libre de irte. ¡Vamos!”

Pero Hu’yi se quedó en silencio durante un tiempo. “Uno sólo puede entrar en la Pagoda de Mil Candados de Liubo; no puede salir de ella. ”

“¿No se puede salir?” Lo miré con incredulidad. “No he pasado mucho tiempo en el mundo de los humanos, pero por lo menos sé que uno no puede ser forzado a una venta. Sólo dejando entrar pero no dejando salir es tan ridículo como una política de retorno incorrecta. ¿No están los sacerdotes de Liubo siendo un poco irrazonables?”

“¿Y qué si es ridículo? En este mundo, los más fuertes consiguen la última palabra.”

“Me gusta el sonido de eso.” Me reí. “Bien, vamos a destruir esta pagoda, ¿De acuerdo?”

Me miró con sorpresa.

Le sonreí de oreja a oreja: “Los más fuertes tienen la última palabra, ¿Dices?”

Mucho más tarde, Yanwang fue consumido por pasión cuando él me habló sobre el evento de hoy. “Usted realmente tiene el temperamento de una piedra, ¿verdad? Dijiste que ibas a destruir el Lago Encantado y la Pagoda encantada y que realmente los destruiste justo así, alterando el lago con la oscuridad tan fuerte como la de Wangchuan. ¿Sabe usted cuántos castigos Señor Moxi había tenido que soportar en secreto por usted? Debido a esto, su siguiente vida fue un calvario de vivir.”

Pero no tenía ni idea de lo que las futuras consecuencias iban a ser en este mismo momento. En mis propios caprichos, agité mi mano y traje el lago a caos.

Todo Liubo se sacudió esa noche mientras los estudiantes se despertaron de su sueño. Entonces … los hijos de Monte Liubo fueron golpeados hasta las lágrimas durante toda la noche.

El llanto seguía y seguía.

En la parte delantera, Hu’yi cometió el hecho, mientras me tapé la boca riendo atrás. Cuando nos encontramos a Changwu, di unas palmaditas en el hombro izquierdo de Hu’yi: “¡Tres meses! ¡Tres!”

Hu’yi entendió mi significado, voló a Changwu, bajó los pantalones delante de todos y le dio dos azotes. las nalgas de Changwu se pusieron muy hinchadas. Este chico normalmente vicioso ahora estaba asustado tonto. Sólo hasta que el dolor se establecido fue qué sus lágrimas comenzaron a brotar junto con sus gemidos ruidosos.

Vi con alegría pero me empecé a sentir un poco mal por él. Le di a su trasero hinchado dos patadas adicionales antes de agitar la mano señalándole a Hu’yi para dejarlo ir.

Hu’yi frunció el ceño.

“¿Qué?”

“Lo has obligado a cama durante seis meses.”

“¡Oops!” Me tapé la boca con sorpresa: “¿He pateado demasiado duro?”

Se volvió a mirarme. “¿Qué piensas?”

Me rasqué la cabeza y me reí en silencio.

Cuando vio el último niño que no había sido palmeado agachado y llorando en la esquina, Hu’yi se dio la vuelta para agarrarlo. Rápidamente agarre a Hu’yi hacia atrás. “No golpes…” a este niño.

No había terminado mi oración cuando un trueno retumbó repentinamente en el cielo. Hu’yi y yo saltamos lejos, ambos mirando hacia el cielo.

El cálido sello en mi muñeca era lo único que necesitaba para detectar la llegada del recién llegado.

Era Moxi, o el Venerable Zhonghua y como era llamado en esta vida.

Él frunció el ceño cuando vio a los niños tirados por todo el patio, sosteniendo sus traseros en lágrimas. Sus ojos barrieron hacia mí y luego al fin cayeron sobre Hu’yi. Escalofríos se apoderaron de mí mientras los dos intercambiaron miradas.

Detrás de Moxi, sombras de decenas rápidamente se precipitaron sucesivamente- los maestros y los ancianos del Liubo.

Los ancianos estaban muy angustiados en nombre de sus discípulos. La expresión de todos se alteró al oír los sonidos de llanto. El segundo que nos vieron a Hu’yi y yo, sus caras estaban lívidas. Momentáneamente la escena se volvió un poco caótica.

Hicieron una conmoción mientras me tape mis oídos con molestia. Le dije a Hu’yi, “Voy a mantener mis palabras. Ya que me has ayudado a desahogarme, te ayudaré a recuperar tu libertad. Es obvio para mí que no te gusta quedarte aquí. Ve, a donde quiera que sea que quieres.”

Hu’yi no había respondido para el momento que un viejo de barba blanca se levantó y salió mientras nos señaló condenándonos: “¡¿Es Liubo alguna parte que puedes entrar y salir cuando quiera?! ¡Demonio Hu’yi! Su Reverendísima había salvado tu vida pensando en los viejos lazos, pero ¿Por qué has hecho esto para insultar a Liubo?”

Recogí algunas cosas después de darle vueltas a esas palabras. En primer lugar, Hu’yi había conocido a Moxi en el pasado; en segundo lugar, Hu’yi quizá había sido encerrado en la pagoda por Moxi; en tercer lugar… a pesar de odiar tanto a los demonios, Moxi no había matado Hu’yi. ¡Tiene que haber cuestiones incalculables en todo esto!

Crucé los brazos delante de mi pecho y me quedó de un lado viendo el juego desarrollarse. Hay por desgracia no había ningún lugar para sentarse, ni comida para picar. Había quitado un poco de mi placer.

Hu’yi se burló: “Yo nunca he pedido a su venerable reverendo que me deje vivir mientras me encarcelara de por vida. Prefiero morir y renacer de nuevo para liberarme de este infierno viviente.”

Escucha, Escucha.

“¡Demonio Ingrato!” Así habló, sacó la espada de su vaina y voló como si fuera a matar a Hu’yi.

Yo fui la que dejó Hu’yi ir, sin embargo, todavía no era libre. Este era lo mismo que no tener la mercancía que había prometido a mi cliente. Si la mercancía faltaba, entonces, el acuerdo se hundiría. Yo siempre había sido una persona de integridad, por supuesto que no podía permitir que esto suceda.

Lo tiré detrás de mí y tomé el ataque del viejo. De repente se me ocurrió que si él fuera a continuar quedándose alrededor, él sólo se interpondría en mi camino. Debo hacer que se vaya tan pronto como sea posible. Agarrando el cuello de Hu’yi, lo arrojé en el aire y le dije: “Ve.”

Las fuerzas de la oscuridad golpearon su espalda y al instante salto a la distancia; No estaba segura de dónde…

Había varias personas de aspecto poderoso que se volvieron a perseguir después de él. Reuní todas mis fuerzas y grité. Una ola de oscuridad violenta se esparció fuera, lo que los obligó a cubrirse la cabeza de dolor. “Si quieren atraparlo, elijan otro día,” dije. “Ya he hecho un trato con él hoy y tengo la intención de cumplir mi palabra. Tengo que garantizar su seguridad con el fin de mantener mi parte del trato.”

“Pagana, ¡Cesa su bravuconería arrogante!”

Sonreí alegremente a los viejos redundante. “¡Si estoy fanfarroneando o no, ¿Por qué no vienen y tratan?!”

Mi actitud hizo al anciano rígido tan enojado que salió humo por sus orejas mientras corría hacia mí con su espada. Mientras tanto, en la distancia de repente sonaba una llamada de pánico: “¡Maestro! ¡Maestro!” Un discípulo Liubo fue a toda prisa cabalgando en el viento.

Este discípulo apenas aterrizo y aún tenía que encontrar el equilibrio antes de rodar varias veces para finalmente llegar al viejo.

“¡Su Eminencia Reverendísima! ¡Maestro! ¡La Pagoda de Mil Candados… la Pagoda de Mil Candados ha sido destruido!”

Tranquilamente Levanté una ceja mientras veía toda la gente cambiando sus expresiones. Por fin, sus ojos horrorizados se desplazaron hacia mí.

Parpadeé un par de veces, me encogí de hombros y dije: “Juro que no esperaba que la pagoda era tan débil. Todo lo que hice fue darle un par de pinchazos…” Sus miradas me estaban desconcertando tanto que al final tuve que frotar mi cabeza y dar una risa incómoda: “Jajá, y se había convertido en un montón de basura bajo el lago, ajaja… ”


☜(˚▽˚☜)| (˚▽˚) |(☞˚▽˚)☞

Advertisements

2 thoughts on “Sansheng: Capítulo 7: La Pagoda de Mil Candados ha sido destruida

  1. Pingback: Sansheng: Capitulo 6- El Venerable Zhonghua | Scarlett Translations

  2. Pingback: Sansheng: Capítulo 8: Tal vez realmente fue una tribulación de amor | Scarlett Translations

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s