CEO: Capitulo 4- La reacción de la belleza

Traducido por Shianthi Estrada
Editado por Yari


Capitulo 4- La reacción de la belleza

Cuando la luz del sol entro por la ventana del cuarto de Yang Chen, Yang Cheng se estiro y se preparo para levantarse y salir. De repente sintiendo algo suave enredado en si.

Entrando inmediatamente en sobriedad, Yang Chen bajo su cazaba para mirar a una chica. Aparentemente anoche trajo a la chica borracha a su casa.

En ese momento ella parecía una inmaculada flor de loto blanca aferrándose a su cintura. Mientras la sabana caía hacia el suelo, revelo una erupción explosiva pasando por su entrepierna y un cuerpo tierno abrazando la parte inferior de su cuerpo. En el cuerpo de ella, aun había marcas de las intensas actividades de la noche anterior.

Viendo a la fina muchacha durmiendo de manera sonora con una apariencia inocente en su rostro, Yang Chen fue incapaz de contener un suspiro. De todas las mujeres que ha conocido, la belleza de esta chica es mas que capaz de ocupar el tercer puesto.

Mientras admiraba la pieza de arte que se encontraba frente a el, su vista se detuvo en una ligera mancha de sangre sobre las sabanas.

Yang Chen frunció el ceño mientras empezaba a entrar en pánico, y miro a la chica sintiéndose sorprendido. Era obvio que esa mancha de sangra era suya, pero no podía creer que la chica irracional de la noche anterior seguía siendo virgen.

Después de reflexionar sobre los eventos de la noche anterior, el entendió la situación. La noche anterior, esta chica atrevida y seductora probablemente fue drogada por el calvo. Si no fuera porque el les pateo el trasero entonces ella hubiera sido su premio aquella noche. Es posible que ella no halla sido capaz de notar lo extraño de la situación debido al fuerte licor que bebió esa noche.

Mientras Yang Chen seguía sentando en su cama pensando en como lidiar con la situación, la chica dormida en el empezó a estirarse y despertarse.

La chica durmiente abrió sus ojos, miro gentilmente hacia arriba y descubrió a Yang Chen mirándola de manera pacifica.

El hombre frente a ella no le era familiar y al mismo tiempo creía ser capaz de reconocerlo. Sus ojos, su nariz, su boca, e incluso su respiración le eran extrañamente familiares. Fragmentos de lo que paso la noche anterior aparecieron en su memoria… Entonces rápidamente entendió la situación.

Después de saber que ella no era una prostituta, Yang Chen empezó a preocuparse por su reacción. ¿Gritaría fuertemente? ¿Lo golpearía y sermonearía? ¿Llamaría a la policía? Si algo así pasara, Yang Chen pensó que no se sentiría tan culpable, ella era libre de hacer lo que quisiera. Si ella no se hubiera adentrado a una cueva llena de depredadores nada de esto hubiera pasado.

Pero ella parecía extremadamente calmada.

Se levanto lentamente y se puso de pie suavemente. La respiración de Yang Chen se detuvo cuando la toalla que la cubría se callo y revelo un cuerpo que parecía una perla brillante.

Muchas partes de su cuerpo aun cargaban las “marcas” de Yang Chen.

La chica se bajo de la cama sin mostrar vergüenza alguna.

Verla tan fría y calmada de repente hizo sentir algo de presión a Yang Chen. El inhalo profundamente y dijo:

– De verdad lo siento

La chica que encontraba vistiéndose cuando escucho esas tres palabras. Paro por un momento, pero no respondió ni voltio. En lugar de eso continuo cambiándose

Yang Chen no continuo hablando, pero por dentro, en su conciencia sentía como si piedras lo estuvieran presionando. Por muchos años el jamas había experimentado culpa alguna hacia una mujer ya que ellas eran una terapia para reducir su estrés y jamas pensó nada mas que eso. Pero de repente después de pasar una noche con esta chica su corazón se lleno de culpa. Yang Chen se preguntaba si ese sentimiento se debía que llevaba mucho tiempo sin relajarse.

No habían pasado ni 5 minutos, y la chica ya había terminado de cambiarse. Se arreglo un poco el maquillaje antes de dirigirse hacia la puerta sin decir nada.

Yang Chen no puedo evitar hablar al ver a la chica irse así sin mas:

– ¿Sabes como salir? ¿Quieres que te acompañe?

La chica no se detuvo. Ella deliberadamente salio del cuarto y consecutivamente cerro la puerta.

Yang Chen se que sorprendió viendo la puerta cerrada y empiezo a venirse abajo. Esta chica realmente era anormal, fue capaz de levantarse tranquilamente, cambiarse y salir de la casa. Pero cuando Yang Chen estaba apunto de levantarse, escucho un llanto proveniente de afuera.

Ella parecía estar llorando pero no quería que el lo supiera. Es una lastima que ella no sepa que las oreja de Yang Chen son diferentes a la de los humanos normales, por lo cual todavía puede escucharla

Pensando en la chica que contenía su llanto, Yang Chen se sintió aun mas culpable

Después de reorganizar un poco sus pensamientos, Yang Chen recuerdo que todavía tenia un puesto de carne de cabra frita que atender. Aunque fuera un puesto pequeño, a el le gustaba vender en el desde el comienzo ya que a el no le importa si obtiene dinero o no

Empujando el carrito hacia su propio puesto y empezando el fujo, el viejo Lee parado junto a Yang Chen sonrió : “Pequeño Yang, hoy estas retazado. ¿Tuviste una cita anoche?”

Yang Chen pienso internamente: No hubo cita real, pero si que hubo una cita en la cama. Pero externamente Yang Chen respondió casualmente: “Por favor no empiece a pensar cosas extrañas, tan solo me desvele”

El viejo Lee rió fuertemente y dijo de manera satisfactoria: “Nuestra Jingjing termino sus practicas y ya regreso a casa. Ella incluso me recuerdo tu generoso regalo. Si no fuera por ti, no tendría suficiente dinero ni para mi esposa, ni para permitir a JingJing ir al viaje de practica. Todo es gracias a ti

Lee Jingjing es la muy preciada hija de la pareja de ancianos, ella acabando de terminar la universidad se dirigió inmediatamente a cumplir con sus prácticas por dos meses, y justo acababa de llegar.

Yang Chen solo se había encontrado con ella en dos ocasiones. Ella parecía la chica típica del sur del río Yangze, pero como ella es la hija de su amigo, él no pensó mucho sobre ella.

“¡Jaja! ¿Qué regalo? ! Tal vez después, cuando no tenga arroz para comer, quizá podría déjame comer las sobras en su lugar”, Yang Che dice bromeando

“¡Bien! Bien”El viejo Lee repente asiente:”¿Por qué no me recuerdaste? Tanto mi esposa como Jingjing me pidieron que invitara una comida para darte las gracias. ¿Estas libre esta noche?”

– Esto … Gracias, pero usted tiene que trabajar sin descanso para alimentar a su familia. ¿Cómo puede pedirme que coma la comida que hacen con lo que usted duramente ha ganado?

Fingiendo estar enojado, el viejo Lee respondió: “Sólo es una comida de alimentos sencillos que no cuestan mucho. Pequeño Yang no deberías subestimar a este viejo!”

Yang Chen sin poder hacer nada mas asintió y acepto ya que era incapaz de convencer a ese viejo terco. La cara del viejo Lee se ilumino de alegría.

Pero en ese mismo momento, el grupo de delincuentes apareció de nuevo, y una sonrisa malvada se formaba en la cara del líder, mientras notaba la presencia de Yang Chen y el viejo Lee.


Anterior | Indice | Siguiente

5 thoughts on “CEO: Capitulo 4- La reacción de la belleza

  1. Pingback: CEO: Capitulo 5: Lo que mas odio | Scarlett Translations

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s