PMG: Capítulo 366: La Cadena Montañosa de los Nueve Dragones

Capítulo 366: La Cadena Montañosa de los Nueve Dragones

“Sí, después de la pelea, se fue” Dijo Lin Feng como si fuera absolutamente normal. Luego se giró hacia Duan Xin Ye.

 

“Ao Xue y yo iremos juntos desde aquí, deberías regresar”.

 

“Muy bien” Dijo Duan Xin Ye mientras asentía con la cabeza de una manera linda, pero apretó firmemente la mano de Lin Feng, se sentía reacia a dejarlo, dijo: “Tenga cuidado”.

 

“No te preocupes” Dijo Lin Feng mientras sonreía de una manera tierna. Inmediatamente después, sus manos se separaron lentamente una de la otra. Duan Xin Ye caminó hacia  atrás mientras giraba la cabeza de vez en cuando, como si temiera que Lin Feng huyera y  no volviera.

 

Lin Feng le había hecho una promesa, pero todavía tenía miedo de perderlo, porque le importaba tanto, le aterraba la idea de perderlo.

 

Lin Feng sonreía todo el tiempo. Sólo cuando la silueta de Duan Xin Ye desapareció por completo de su vista, Lin Feng volvió la cabeza. En ese momento, la expresión facial de Wen Ao Xue parecía ambigua, tenía una sonrisa pero no una sonrisa en su rostro.

 

No habían conocido por mucho tiempo, pero Lin Feng ya había roto a través del reino Xuan Qi, se había convertido en el mejor alumno de la Academia Celestial. Fue adorado y reverenciado por muchas personas e incluso consiguió el corazón de la princesa, Lin Feng estaba disfrutando realmente de una buena vida recientemente.

 

“¿Por qué tenemos un carruaje?” preguntó Lin Feng, que hizo desaparecer la sonrisa ambigua de la cara de Wen Ao Xue. Lin Feng miró el carruaje, él no era una mujer todavía Wen Ao Xue había traído un carro para recogerlo.

 

“Quién sabe, podrías haber querido fugarte con la princesa, así que traje un carruaje” dijo Wen Ao Xue riendo, lo que hizo que Lin Feng rodara los ojos con exasperación. Ignoró a Wen Ao Xue y subió al carruaje.

 

Wen Ao Xue se sentó en la parte delantera de los caballos impulsados con el látigo, ya que comenzaron a trotar lentamente.

 

“¿Dónde has estado todo este tiempo?” preguntó Lin Feng mientras se sentaba junto a Wen Ao Xue en la parte delantera del carruaje.

 

“Yo estaba en la Cadena Montañosa de los Nueve Dragones, en el pico del Monte de la Espada” Dijo Wen Ao Xue “Allí, cerré los ojos por un tiempo y logré romper a través del reino de Xuan Qi. Tuve éxito en mi entrenamiento”

 

“Cadena Montañosa de los Nueve Dragones… Monte de la Espada…” Murmulló Lin Feng. En el este de la ciudad imperial, había una gran cordillera con muchas bestias feroz, era un poco como la Montaña del Viento Negro, era una región extremadamente grande y al otro lado de la cadena montañosa era un país vecino.

 

Lin Feng también había oído que el poderoso Clan Yue vivía en un bosque dentro de esa cadena montañosa. Wen Ao Xue había mencionado la Monte de la Espada, era uno de los altos picos en esa cadena montañosa.

 

“Sí, practicar habilidades de espada en el Monte de la Espada es increíble, he mejorado tanto en mi camino de cultivo de espada, también debes ir allí cuando tengas tiempo” explicó Wen Ao Xue. En la ciudad imperial, los cultivadores de espadas fuertes gustaban particularmente de ir a la Monte de la Espada practicar sus habilidades de la espada, pero los rumores dijeron que no era bueno ir allí demasiado a menudo. Para un cultivador de espada, el mejor momento para ir era antes de pasar al siguiente reino o cuando uno estaba a punto de entender algo nuevo con respecto a las espadas, ir allí muchas veces tendría el efecto opuesto y hacer que el camino se hiciera más difícil.

 

Por supuesto, eso fue sólo un rumor.

 

“Vamos entonces” Dijo Lin Feng repentinamente que sorprendió a Wen Ao Xue.

 

“¿Qué, ahora?” Preguntó Wen Ao Xue mientras miraba a Lin Feng con sus hermosos ojos.

 

“Sí, ahora” Dijo Lin Feng mientras asintió decididamente con la cabeza. Wen Ao Xue estaba sorprendido, miró fijamente a Lin Feng y permaneció congelado en su lugar, superado por la confusión.

 

“Estás loco, si lo hubiera sabido antes, no te lo habría dicho” Dijo Wen Ao Xue molesto. Inmediatamente después, los caballos avanzaban a toda velocidad, las ruedas del carro rodaban a velocidades increíbles por el suelo. El carruaje se movía hacia el este a toda velocidad.

 

La ciudad imperial era un lugar increíblemente gigantesco. Wen Ao Xue conducía el carro  a toda velocidad por la ciudad imperial, pero lograron llegar después de sólo un día de  viaje.

 

Wen Ao Xue se estiró mientras contemplaba la gigantesca cadena montañosa llena de feroces bestias. Wen Ao Xue parecía agotado, no por el duro entrenamiento, sino porque había estado conduciendo el carro a toda velocidad durante un día entero. Estaba respirando profundamente, estaba realmente agotado.

 

Wen Ao Xue vio a Lin Feng saltar del carruaje y mirar a la cordillera con ojos centelleantes. Parecía excitado.

 

Era la primera vez que Lin Feng había ido a la Cadena Montañosa de los Nueve Dragones, también tenía muchas fieras como la Montaña del Viento Negro, pero todavía había algunas diferencias.

 

En la Montaña del Viento Negro, las laderas estaban llenas de árboles, y su topografía también difería porque en la Montaña del Viento Negro, no había muchos precipicios. Además, la topografía de la cadena montañosa de los Nueve Dragones era extrema, hubo enormes variaciones de altitud entre las diferentes montañas. Sin embargo,  ambos contenían bestias feroces, por lo tanto el grueso Qi de las bestias llenaba la atmósfera.

 

Aunque estaba llena de feroces bestias, había mucha gente que viajaba a esa montaña. Las bestias feroces eran muy peligrosas y sus bosques eran lugares extremadamente peligrosos. La caza y la lucha contra las bestias feroces eran una gran manera de acumular experiencia de batalla, por lo que los cultivadores constantemente arriesgarían sus vidas luchando  contra bestias feroces. Se endurecieron y fortalecieron su determinación luchando contra bestias feroces. Al mismo tiempo, en los bosques de las bestias, los cultivadores también podían encontrar raros tesoros.

 

Por lo tanto, practicar en un bosque de bestia era extremadamente peligroso pero había mucha gente que fue allí de todos modos.

 

“¿Dónde está el Monte de la Espada?” Preguntó Lin Feng.

 

“Vaya recto durante unos cinco kilómetros, usted lo verá” Explicó Wen Ao Xue. Inmediatamente después, agregó: “cabo de llegar de allí, así que no podré acompañarte” Cuando termino de hablar, se dio la vuelta y volvió a saltar al coche. Entonces, utilizó su látigo largo para empujar a los caballos mientras el sonido del carro que salía llenaba el  aire. No pasó mucho tiempo hasta que poco a poco fue desapareciendo en la distancia.

 

Lin Feng vio a Wen Ao Xue dejarlo, era una persona agradable. Parecía extraño, femenino y guapo, pero actuaba de forma natural, sin restricciones e indisciplinado.

 

Wen Ao Xue también fue extremadamente dotado. Era un hombre de carácter inflexible pero no era imprudente en absoluto, siempre se mantenía de pie sobre los demás, no tenía miedo de que la gente que no supiera lo fuerte y prestigioso que era.

 

Muy rápidamente, Lin Feng dio la vuelta y entró en la cordillera. Tenía la intención de practicar y mejorar su nivel.

 

Después de todo, en la Ciudad Imperial, Lin Feng tenía muchos enemigos. Si quería luchar contra personas como She Qiong y si quería matar a Ling Tian, sólo tenía su propia fuerza para confiar. Por lo tanto, cuando escuchó a Wen Ao Xue decir que este lugar era ideal para

 

mejorar las habilidades de los cultivadores de espada, Lin Feng decidió de inmediato venir sin el menor grado de vacilación.

 

El cultivo era algo que no tenía un final definido y que podía ser practicado sin fin. Lin Feng ya era capaz de llevar a cabo la fusión de la espada, pero aún no lo había dominado, estaba lejos de él, además, tenía que haber dimensiones mucho más fuertes que en el camino de la espada, es sólo que Lin Feng aún no las descubría.

 

El sol brillaba sobre el espeso y denso bosque, sólo unos pocos rayos de luz podían atravesar la densa vegetación.

 

Feng Ting caminaba por el bosque con el mayor cuidado. Alrededor de ella había algunos guardias de su clan para protegerla.

 

“Xiu, ya estamos a unos cinco kilómetros dentro de la montaña, si seguimos avanzando, podríamos encontrar algunas bestias de nivel Ling extremadamente fuertes. Tenemos que ser extremadamente cuidadosos” Dijo un anciano junto a Feng Ting.

 

“Sí, lo sé” Dijo Feng Ting mientras asentía con la cabeza. A pesar de que ella estaba asustada, tenía que continuar, su padre estaba enfermo y necesitaba encontrar algunas Hierbas de Nueve Soles.

 

“Xiu, si no puede hacerlo, vamos a renunciar. Tu padre no te culpará. ¡Encontrar Hierbas  de Nueve Soles es extremadamente difícil!” Dijo el viejo mientras suspiraba. Hierbas de Nueve Soles contenía una increíble cantidad de Qi del Sol, que contenía la increíble vitalidad del sol. Creció solamente en lugares donde el Qi puro era extremadamente denso,  solamente los lugares que fueron conectados a las venas de Qi de la tierra podrían crecer Hierbas de Nueve Soles. Ese tipo de tesoro era tan valioso que incluso si lo encontraban, existía una buena posibilidad de que alguien más fuerte lo robara.

 

Feng Ting sacudió ligeramente la cabeza, nunca se rendiría.

 

“Hierbas de Nueve Soles” Precisamente en ese momento, Lin Feng pasaba cerca y escuchó estas tres palabras que llamaron su atención. La hierba era un ingrediente de nivel Ling, que podría curar el sistema respiratorio de alguien e incluso fortalecerlo. Podría aumentar la fuerza incesantemente. Además, era también uno de los ingredientes de las píldoras divinas del agua.

 

Lin Feng no se había olvidado de Yun Xi, que estaba congelada, necesitaba Hierbas de Nueve Soles para seguir viviendo.

 

Lin Feng frunció el ceño mientras miraba a Feng Ting y a los guardias que la rodeaban. Parecían tomar muy en serio su función de protectores. Había otras personas que miraban a esa chica de un modo perverso y malvado, abrigaban malos pensamientos, esa jovencita se veía esbelta y graciosa y había desarrollado curvas. No podía percibir las miradas de esa gente malvada, pero con los sentidos agudos y la experiencia de Lin Feng, fácilmente los notó.

 

Pero Lin Feng era un extraño, ¿sería capaz de cuidar de ella?

 

Hizo un ligero movimiento y al instante llegó el grupo de la chica que sorprendió a los guardias, que luego lo miraron con mirada asesina.

 

“¿Quién eres?” Preguntó el viejo guardia que estaba delante de Feng Ting. Por supuesto, estaba muy vigilante en la cadena montañosa de los Nueve Dragones, unos cuantos cultivadores extremadamente fuertes mataran a los más débiles para robar sus preciosos tesoros. Era un fenómeno muy común, por lo tanto, si alguien apareció de repente ante ellos, tendría que ser extremadamente cuidadoso.

 

“¿Sabes dónde encontrar Hierbas de Nueve Soles?” Preguntó Lin Feng hacia la chica. Feng Ting observó Lin Feng, se veía limpio, misterioso y guapo.

“No, no lo sé” Dijo Feng Ting mientras sacudía la cabeza. Había venido esperando encontrarla por suerte.

 

Lin Feng no agregó nada, sólo quería saber si tenían información sobre la Hierbas de Nueve Soles.

Advertisements

2 thoughts on “PMG: Capítulo 366: La Cadena Montañosa de los Nueve Dragones

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s