DD: Capítulo 0 – Prólogo – Tercer Joven Maestro Tang cruzando mundos

 

Douluo Dalu: Capítulo 0 – Prólogo – Tercer Joven Maestro Tang cruzando mundos

Ba-Shu[1], una tierra que a través de la historia fue conocida como una tierra de plenitud. Dentro de ella se encontraba la secta más famosa de todos los tiempos, que nunca sería sobrepasada: La Secta Tang.

La ubicación de la Secta Tang era un lugar misterioso. La mayoría de la gente sólo sabía que era a mitad de camino arriba de una montaña, y que esa montaña en donde se sentaba la Secta Tang tenía un nombre aterrador, —– el Pico del Infierno[2].

Una roca que cayera desde el tope del Pico del Infierno hasta el fondo de su precipicio daría 19 segundos completos para que el eco de su impacto se pudiera escuchar. De esto se podía ver su altura. De hecho, era debido a estos 19 segundos, que incluso superaban en número a los 18 pisos del Infierno, se le había dado este nombre a esta montaña.

Un joven vestido de gris estaba parado en el tope del Pico del Infierno. El frío congelante del viento de montaña no era ni siquiera capaz de hacer que su cuerpo temblara. En la región de su estómago se podía ver un carácter Tang[3] gigantesco; era un miembro de la Secta Tang, y sus ropajes grises representaban su estatus como discípulo de la Secta Externa Tang.

El joven tenía 29 años. Había ingresado a la Secta Tang justo después de nacer, por lo que era el tercer discípulo más antiguo de la Secta Exterior, y por esta razón, los otros discípulos de la Secta Exterior le dieron el nombre de Tercer Joven Maestro Tang[4]. Este nombre, en boca de los discípulos de la Secta Interior, se convirtió en Tang San[5].

La Secta Tang fue, desde sus inicios, dividida en dos sectas: la secta interior y la secta exterior. Los discípulos de la secta exterior eran todos de familias externas a la Secta, o quizá familias a las cuales se les fue conferido el apellido Tang. Por otro lado, la secta interior estaba directamente relacionada a otros miembros de la Secta Tang, y su estatus se pasaba directamente a través de herencia de familia.

En este momento, Tang San mostraba diferentes tipos de emociones en su cara: reía, lloraba, pero definitivamente era incapaz de ocultar la emoción que recibía en montones desde su corazón.

Por veintinueve años, empezando desde que el abuelo y Superior Tang Lan[6] lo había traído a la Secta Tang siendo un infante, la Secta Tang había sido su familia, y las armas ocultas de la Secta Tang habían sido todo para él.

De repente, la expresión de Tang San cambió abruptamente, pero rápidamente volvió a relajarse. Se dijo amargamente: “Al final, lo que debe pasar, terminará pasando de igual forma.”

________________________________________________________________

[1] (巴蜀) Alternativamente, la provincia de Sichuan comparte este nombre.

[2] (鬼见愁) Literalmente, “Fantasma Aparición Preocupación”, o figurativamente “donde los fantasmas temen caminar”

[3] (唐) “Tang”

[4] (三少) “San Shao”. Es interesante notar que el seudónimo del autor es Tang Jia San Shao, o Tercer Joven Maestro de la familia Tang.

[5] (唐三) “Tang Tres” o “Tang Tercero”

[6] (唐蓝) “Tang Azul”

Diecisiete siluetas, diecisiete blancas siluetas, saltaron desde la mitad de la montaña hasta su tope, moviéndose como estrellas fugaces. Estas siluetas eran maestros de la Secta Tang, e incluso el más joven de ellos tenía 50 años. Cada uno de ellos tenía una expresión muy seria en su cara, y sus ropajes blancos representaban a la Secta Interna. En sus pechos portaban un carácter Tang dorado, que daba a ver su status de Superiores de la Secta Tang.

Incluyendo al Maestro de la Secta, Tang Da[1], en toda la Secta había diecisiete Superiores, y esos mismos diecisiete estaban ascendiendo la montaña en este instante. Incluso una reunión general de la asamblea marcial era incapaz de reunir a la totalidad de los Superiores al mismo tiempo. Se debe saber que, de los Superiores de la Secta Tang, el más viejo había ya sobrepasado los sesenta años dos veces[2].

Todos estos Superiores de la Secta Tang ya habían alcanzado el pináculo de la cultivación, y sólo les tomó un momento de trabajo ascender la montaña entera. En un instante habían llegado al tope de la montaña, en donde estaba Tang San.

Las reglas decían que cuando los discípulos de la Secta Externa se encontraban con Superiores de la Secta Interna, debían arrodillarse en saludo. Sin embargo, en este momento Tang San no se movió ni un centímetro. Lo único que hizo fue mirar calmadamente a estos Superiores de expresión seria. Bloqueaban todas sus vías de escape, y detrás de él sólo quedaba el precipicio del Pico del Infierno.

Tang San le dio una última mirada reacia a los Superiores, y, poniendo tres Lotos Tang Furia de Buda[3] en frente suyo, mostró una sonrisa gratificante. Después de todo, había tenido éxito. Con veinte años de esfuerzo, por fin había logrado su penúltimo trabajo en la secta exterior Tang; ese tipo de satisfacción era imposible de expresar con palabras. En este momento, Tang San pensó, todas las cosas perdieron su importancia. Violar las reglas de la secta estaba bien. Morir o vivir también estaba bien. Aparentemente, todo llegaría a su fin con estos tres Lotos Tang Furia de Buda.

El Loto Tang Furia de Buda, el arma oculta más potente de este mundo, había nacido en sus manos. En su vida entera, ¿qué podría emocionar más a Tang San, el entusiasta de armas ocultas?

“Lo sé, el crimen de entrar a la Secta Interna y robar el conocimiento secreto de la Secta es intolerable e imperdonable de acuerdo a las reglas de la Secta. Sin embargo, Tang San puede jurar, con los cielos de testigo, que ningún conocimiento de los libros secretos llegará al mundo exterior. Digo esto no con esperanzas de obtener la misericordia de los Superiores, sino con el objetivo de hacerle saber a los Superiores que Tang San nunca se ha olvidado de sus raíces. Nunca lo ha hecho en el pasado, y nunca lo hará en un futuro.”

El estado mental de Tang San en este momento estaba lleno de calma; quizá, el estado más calmado de toda su vida. Mirando al antiguo y expansivo complejo de la Secta Tang que se encontraba a la mitad de la montaña, y sintiendo la atmósfera de la Secta Tang, los ojos de Tang

San se aguaron. Desde que tuvo memoria, se podría decir que toda su vida había sido para la Secta Tang, pero, en este momento, debía dejar la Secta Tang en aras de su objetivo de toda la vida.

________________________________________________________________

[1] (唐大) “Tang Grande”

[2] (甲子) Se refiere al ciclo sexagenario de “Tallos y Ramas”.

[3] (朵佛怒唐莲) El calificativo es (朵), que es utilizado para flores, por lo que lo más probable es que se vean como lotos de verdad.

Todos los Superiores estaban pasmados. Todavía no eran capaces de superar el shock que les había dado la aparición de los tres Lotos Tang Furia de Buda. Doscientos años; habían sido doscientos años desde la última aparición de un Loto Tang Furia de Buda, y ¡había aparecido en las manos de un discípulo de la Secta Exterior! ¿Qué significaba esto? En este mundo, esta arma oculta, que era capaz hasta de vencer a los más poderosos miembros de la Secta Tang, absolutamente representaba la venida de otra era de esplendor para la Secta Tang.

Mirando a los Superiores, que daban reverencias con sus cabezas sin decir una palabra, Tang San sonrió brillantemente, diciendo: “Todas las cosas de Tang San fueron dadas por la Secta Tang; ya sea su vida o sus habilidades, todas fueron concedidas por la Secta Tang. No importa cuándo, Tang San, en vida, es una persona de la Secta Tang. En muerte, es un fantasma de la Secta Tang. Sé que los Superiores no permitirán que el cadáver de un discípulo de la Secta Exterior que ha violado las reglas de la Secta permanezca en la Secta; por lo tanto, déjenme convertirme en hueso de forma natural en esta tierra, Ba-Shu.”

Tang San hablaba de forma tan serena que su emoción logró finalmente despertar a los Superiores de su shock. Cuando estos alzaron sus cabezas para mirarlo, vieron corrientes de qi color blanco lechoso extendiéndose de él.

“El Registro del Tesoro Misterioso del Cielo; ¿incluso aprendiste la técnica de más alta fuerza interna de la Secta dentro del Registro del Tesoro Misterioso del Cielo?” Tang Da soltó sus palabras involuntariamente.

Con una explosión, la ropa de Tang San desapareció, mientras que los Superiores retrocedieron para protegerse de la explosión. Después miraron a Tang San, que se encontraba completamente desnudo.

Tang San sonrió brillantemente, diciendo: “Llegué a este mundo al desnudo y me iré al desnudo. El Loto Tang Furia de Buda es el último regalo de Tang San para la Secta. Además de mí mismo, no cargo nada de la Secta Tang; los libros secretos están todos debajo del primer ladrillo de mi cuarto. Ahora, Tang San devolverá todo a la Secta Tang.”

“Jajajajajajaja…”

Tang San se rio salvajemente hacia el cielo, y repentinamente tomó un paso hacia atrás. En este momento, los Superiores de la Secta Tang descubrieron que nadie tenía tiempo para bloquearlo. Su cuerpo, envuelto en luz blanca, se lanzó a sí mismo desde el Pico del Infierno, planeando por el aire vacío, las nubes y la neblina alrededor de la montaña.

“¡Detente!” Tang Da reaccionó finalmente, pero para este momento ya era muy tarde como para decir cualquier cosa.

Las nubes y la neblina eran extremadamente densas, llenas de humedad, llevándose la luz del sol. Se llevaron también a Tang San, cuya vida entera había sido dedicada a la Secta Tang y sus armas ocultas.

Parecía que el tiempo no pasaba. Las manos de Tang Da temblaban mientras sostenía esos tres Lotos Tang Furia de Buda, sus ojos aguados.

“Tang San, ah, Tang San. ¿Por qué tuviste que sufrir? El asombro que nos trajiste a todos fue realmente demasiado, demasiado…”

“Hermano mayor.” Un segundo Superior tomó un paso adelante. “¿Por qué deberías llorar por un bandido como él?”

La mirada de Tang Da se volvió fría instantáneamente, y un aire frío cubrió su cuerpo mientras miraba al segundo Superior. “¿Quién dices es un bandido? ¿Alguna vez has visto a un bandido que, después de obtener los libros más raros de la Secta, prefiere no escapar? ¿Alguna vez has visto a un bandido que muere por sus ideales? ¿Alguna vez has visto a alguna persona que, guardando el arma oculta más poderosa del mundo, capaz de destruir completamente a cualquier experto de la Secta, decide entregarla a la Secta como un regalo? Tang San no era un bandido, era el genio más destacado de nuestra Secta en doscientos años.”

El segundo Superior lo miró, como incapaz de entender, diciendo: “Pero él robó el conocimiento de la Secta…”

Tang Da lo interrumpió abruptamente: “Si tú también fueras capaz de crear un Loto Tang Furia de Buda, no me importaría un comino si tú robaras algo de la Secta; cualquier cosa que robaras no me importaría. Estabas equivocado. Yo estaba equivocado. Justo ahora, acabamos de mirar impotentemente mientras que la única oportunidad de que la Secta Tang volviera a brillar se lanzaba del tope de la montaña.” Los superiores se reunieron en un círculo; algunos perplejos, algunos tristes, algunos suspirando. La mayoría de ellos estaban arrepentidos.

“No hay necesidad de decir nada. Promulguen mis órdenes: todos los discípulos han de buscar a Tang San por debajo del Pico del Infierno. Si está vivo, veré a la persona. Si está muerto, veré al cadáver. Al mismo tiempo, desde este momento, Tang San es promovido a discípulo de la Secta Interna. Si sigue vivo, será el único sucesor a la posición de Maestro de Secta.”

“Sí, Maestro.” Los Superiores dieron una reverencia simultáneamente.

Si Tang San estuviera en el tope de la montaña en este momento, capaz de escuchar las palabras de Tang Da, incluso si terminaba muriendo, seguramente estaría muy gratificado; al final, su gran esfuerzo no fue en vano. Sin embargo, todo esto había llegado demasiado tarde.

El Pico del Infierno. El lugar en donde una roca lanzada tomaría diecinueve segundos en caer al suelo; el lugar que parecía sobrepasar los dieciocho pisos del infierno, ¿cómo podría permitir que una persona regresara viva de sus nubes y neblina? Tang San estaba muerto, dejando este mundo para siempre. Sin embargo, su otro destino acababa de comenzar.

 

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Traducido por Kitora (reinicio de la novela con una traducción y edición diferente)

Editado por Gasaraki Sama

Advertisements

One thought on “DD: Capítulo 0 – Prólogo – Tercer Joven Maestro Tang cruzando mundos

  1. ¡Muchísimas gracias por retomar este proyecto! Leí unas cuantas opiniones de los gringos y gran parte de ellas dicen que es una muy buena novela. Alabados sean, Gasaraki y Kitora.

    Liked by 1 person

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s