PMG: Capítulo 396: La Furia de Teng Wu Yao

Capítulo 396: La Furia de Teng Wu Yao

El gato logró escapar, desapareció en un instante.

 

La bestia nivel Tian reinaba sobre ese territorio como un rey, entonces de repente se encontró en una situación peligrosa y con el tiempo, se convertiría en una bestia nivel Xuan normal. Tenía que encontrar un lugar donde esconderse.

 

“Roaarrr…” Después de haber permanecido en silencio por un tiempo, el Tigre Alado empezó a rugir mientras miraba al cielo y corría en un frenesí. También comenzó a liberar su Qi en el aire.

 

Sus rugidos resonaban en la atmósfera y hacían vibrar el aire. El Tigre alado estaba desahogando toda su ira que contenía dentro de todo este tiempo. Había estado sufriendo durante diez años, el gato lo humillaba durante diez años… Y el tigre finalmente tenía su libertad.

 

Sin embargo, en ese momento, los ojos de Lin Feng todavía eran negros, como  dos agujeros negros. Sus ojos parecían sin emoción y helados. Lin Feng sabía que no podía controlar el poder de cuatro espadas. En ese momento, dos de las espadas emitían sonidos silbantes en la atmósfera. Estaban caóticamente corriendo por el aire y las nubes malas habían cubierto el cielo. Lin Feng no podía hacer nada para detenerlas, incluso podía sentir que las espadas ganaban poco a poco el control de su cuerpo.

 

“Vuelvan” Gritó Lin Feng en una voz profunda. La espada que aún estaba emergiendo del cuerpo de Lin Feng fue forzada a regresar dentro y desapareció. Regresó al cuerpo de Lin Feng. Lin Feng luego rápidamente lo aisló de su alma y detuvo la espada de influir en él.

 

Sin embargo, Lin Feng parecía pálido.

 

“¡Vuelvan!” gritó furiosamente Lin Feng. Entonces la fuerza de su alma irrumpió en la atmósfera envolviendo dos de las espadas.

 

Sin embargo, estas dos  espadas malvadas temblaban y emitían sonidos silbantes. Se negaban a regresar al cuerpo de Lin Feng, por el contrario, querían consumir el alma de Lin Feng. Al mismo tiempo, un Qi maligno penetró en el cuerpo de Lin Feng, que hizo que sus ojos sin emoción parecían furiosos.

 

Esas  espadas malvadas estaban contaminando su cuerpo con el Qi maligno.

 

“¡Vuelvan!” Rugió Lin Feng mientras levantaba la cabeza. La fuerza de su alma se dividió  en un número interminable de pequeñas piezas que se precipitaron hacia las espadas malvadas para restringirlas. Al mismo tiempo, comenzó a arrastrar las espadas hacia su cuerpo. Mientras se arrastraron por el aire, las espadas temblaban y luchaban contra  el poder del alma de Lin Feng.

 

A pesar de que el cuerpo de Lin Feng estaba ahora lleno de Qi maligno, todavía estaba claro. Una luz empezó a iluminar la atmósfera a través de las nubes malignas mientras las dos espadas malvadas fueron lentamente arrastradas de regreso al cuerpo de Lin Feng, pronto desaparecieron como si nada hubiera ocurrido.

 

“Tú también” dijo Lin Feng a la espada que sostenía. Luego lo devolvió fácilmente a su cuerpo. Era la espada con la que Lin Feng era más familiar, era también la única espada que era capaz de controlar.

 

Las cuatro espadas habían desaparecido como si nada hubiera sucedido y las nubes malignas también se dispersaran lentamente.

 

Un hilo de sangre negra fluyó de repente de la boca de Lin Feng. El cuerpo de Lin Feng había perdido todo su poder y su cuerpo ahora estaba cayendo impotente al suelo.

 

“¡Whoosh!” Una luz se dirigió hacia Lin Feng, fue el Tigre Alado, que inmediatamente captó a Lin Feng que estaba cayendo hacia el suelo. Luego puso a Lin Feng delicadamente sobre una enorme roca junto a una cascada.

 

Lin Feng continuó allí. Dejó el mundo de la oscuridad creado por su espíritu celestial y gradualmente recuperó su conciencia. Su frente estaba cubierta de sudor, abrió la boca y respiró hondo.

 

Solamente desencadenar las espadas malvadas era aterrador, cuando Lin Feng las desencadenó, tuvo que resistir el Qi maligno y la ira que constantemente invadía su corazón.

 

Con su fuerza, Lin Feng sólo pudo usar el poder de una sola espada. Tenía la sensación de que había utilizado todas sus reservas de Qi puro. Las espadas malvadas requerían Qi más puro que el cuerpo de Lin Feng podía proporcionar. Además, si usaba las espadas malvadas con demasiada frecuencia, tendría su cuerpo contaminado por el Qi maligno que trataba de invadir su corazón. Invadiría su corazón y lentamente tomaría el control de su alma, su cuerpo se convertiría en nada más que una herramienta. Se transformaría en una herramienta para que la espada malvada lo usara para desencadenar su ira en el mundo.

 

Las espadas malvadas estaban llenas de su propia voluntad y determinación y parecían  tener una vida propia. Lin Feng no podía liberar el poder de más de una espada a la vez.

 

“Me pregunto cuándo podré controlar más de una sola espada, si pudiera, sería capaz de matar bestias de nivel Tian” susurró Lin Feng a sí mismo. Si, un día, era capaz de controlar esas espadas, Lin Feng sería el rey imparable de Xue Yue.

 

Con un ligero movimiento, una gran cantidad de piedras de pureza apareció junto a Lin Feng. Cerró los ojos e inmediatamente comenzó a absorber el Qi puro sin retenerlo.

 

En ese momento, Lin Feng era extremadamente codicioso mientras consumía el  Qi puro, necesitaba mucho Qi puro para recuperarse. Él había usado cada onza de su fuerza.

 

El Tigre Alado estaba de pie junto a Lin Feng y lo miraba con sus grandes ojos. Parecía que estaba perdido en sus pensamientos.

 

El gato había huido, pero ahora Lin Feng era su amo. Sin embargo, Lin Feng había dicho que quería que el tigre fuera su igual, no su mascota.

 

Durante la batalla contra el gato, el Tigre Alado había visto que Lin Feng era una persona valiente y confiable, nunca se comportaría como el gato para engañar y humillar al tigre.

 

Mientras pensaba, el Tigre Alado se agachó ligeramente y miró hacia el cielo. Era una antigua bestia feroz y su destino estaba en las manos de Lin Feng. Lin Feng y el tigre fueron atados juntos por los hilos del destino.

 

No había nadie alrededor que molestara a Lin Feng y al Tigre alado. Estaban en una ubicación muy aislada en la Cadena Montañosa de los Nueve Dragones. Los cultivadores humanos nunca llegaron tan profundamente a la cadena montañosa. Las bestias feroces habían huido de la zona cuando vieron la nube maligna y percibieron el Qi de la bestia  Tian. Ni siquiera se atrevieron a acercarse a ese territorio.

 

Las bestias feroces de aquella zona eran extremadamente sabias e inteligentes, no irían locos por curiosidad.

 

Sin embargo, el Tigre Alado y Lin Feng no sabía que cincuenta kilómetros de distancia de ellos, algunas personas habían llegado.

 

La nube malvada y el Qi bestial habían invadido toda la atmósfera a lo largo de cien kilómetros de distancia, la gente todavía podía sentir el poderoso Qi, incluso podían ver el Qi que cubría esa zona.

 

Esas personas eran miembros de la secta Wan Shou. Seguían buscando a Lin Feng y Wu Zhen. A pesar de que poco a poco había perdido la esperanza y comprendió que Wu Zhen probablemente estaba muerto, todavía se negaban a darse por vencido.

 

Antes de percibir el Qi bestial y las nubes malignas, estaban a punto de rendirse y regresar.

 

“Patriarca, ese Qi maligno debe pertenecer a una de las espadas malvadas. Tal vez un cultivador extremadamente fuerte encontró uno y está cazando en las profundidades de la cadena montañosa” dijo el vice-patriarca de la secta Wan Shou, Teng Wu Shan en voz baja mientras se acercaba a su hermano mayor Teng Wu Yao. Teng Wu Yao asintió  ligeramente. Esa nube maligna también contenía una espantosa energía de espada, que indudablemente pertenecía a una de las espadas malvadas. Sorprendentemente, alguien había logrado obtenerlo, además sabían cómo controlarlo y lo estaban usando para luchar.

 

Lo que no sabían era que el cultivador extremadamente fuerte que había obtenido las espadas malvadas era Lin Feng y que en realidad no podía controlarlas correctamente y  sólo reveló una fracción de su poder.

 

Nadie pensaría en esa posibilidad. Incluso en el momento en que las nueve montañas de la espada fueron destruidas, Lin Feng estaba allí, pero nadie que supiera sobre la leyenda de las espadas malvadas había pensado que Lin Feng era el que había conseguido las espadas malvadas porque era demasiado débil, cómo ¿Podría atraer las  espadas malvadas? ¿Cómo podía tener el poder de romper el sello? Por lo tanto, nadie podría considerar esa posibilidad.

 

Obviamente pensaban que un cultivador de espada extremadamente fuerte había obtenido las espadas malvadas.

 

“No sólo hay Qi maligno, también hay el Qi de una bestia de nivel Tian” Murmuró Teng Wu Yao. Si sólo pudieran obtener una bestia nivel Tian, ¿qué tan aterrador sería? Por desgracia, era imposible, sólo podían soñar con lograr algo así.

 

“Patriarca, ¿deberíamos ir a echar un vistazo o debemos salir?” Preguntó Teng Wu Shan en voz baja.

 

Teng Wu Yao permaneció en silencio por un momento, parecía incierto. Inmediatamente después dijo fríamente: “Volvamos. Si es el cultivador extremadamente fuerte que obtuvo las espadas malvadas o la bestia del nivel  Tian, cualquiera podría matarnos a todos muy fácilmente. Tal vez Lin Feng ya ha muerto en las profundidades de la montaña”.

 

“Por supuesto, incluso si él está muerto, también quiero matar a todos aquellos que están cerca de él, sus amigos y familiares pueden acompañarlo a la otra vida” Dijo Teng Wu Yao con una voz penetrantemente fría. De hecho, estaba seguro de que su hijo Wu Zhen había muerto. Mucha gente era muy consciente de que Wu Zhen estaba muerto pero nadie se atrevió a mencionarlo, era demasiado doloroso para el patriarca.

 

Nadie sabía cómo Wu Zhen había muerto. No creían que Lin Feng pudiera matar a Wu Zhen, las circunstancias de su muerte seguían siendo un misterio.

 

“Vamos a volver” Gritó Teng Wu Yao en una voz profunda. Se dio la vuelta e informó a todos los miembros de la Secta Wan Shou que estaban dejando la Cadena  Montañosa de los Nueve Dragones. Suspiraron y empezaron a irse.

 

Los cultivadores extremadamente fuertes de la secta de Wan Shou estaban todos moviéndose junto con sus bestias, si una bestia salvaje fuerte los atacaba, ellos podrían hacer frente usando sus números.

 

Los acontecimientos golpearon Xue Yue como una tormenta, el clan Yue consiguió una vena de la tierra, el clan Yu no consiguió nada pero también no perdió nada, la secta Wan Shou era la que había sufrido más, había perdido un buen número de Los discípulos principales y el hijo del patriarca fueron asesinados.

 

La persona que estaba en el centro de todo esto, era Lin Feng, él era el que realmente había obtenido el mayor de los tesoros. Había obtenido una fortuna de piedra de pureza, nueve hierbas solares, las espadas malvadas e incluso una antigua bestia feroz.

 

Tal vez esa tormenta era simplemente la calma antes de una tormenta aún mayor… Que dejaría el país entero de Xue Yue sin aliento.

Advertisements

One thought on “PMG: Capítulo 396: La Furia de Teng Wu Yao

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s