PMG: Capítulo 407: ¡Los pensamientos de Yue Qing Shan!

Capítulo 407: ¡Los pensamientos de Yue Qing Shan!

El último había muerto. Tres cultivadores del tercer reino de Xuan Qi habían muerto. Todos fueron asesinados por Lin Feng.

 

Al mismo tiempo, el Tigre Alado rugió. También mató al último cultivador restante del segundo reino de Xuan Qi. En el aire, sólo quedaba una persona y su bestia feroz.

 

Lin Feng y el Tigre Alado.

 

El resultado de la batalla hizo que muchas personas quedaran sin habla. Fue asombroso. Nunca habían pensado que Lin Feng sería capaz de matar a todos los miembros de la Secta Wan Shou.

 

Doce cultivadores del reino de Xuan Qi y cinco bestias de nivel Xuan… Ese era un aterrador grupo de cultivadores, en cualquier otro lugar en Xue Yue. Habrían sido considerados una fuerza aterradora, pero en ese momento. Todos ellos habían sido asesinados por Lin Feng. Ninguno de ellos quedó vivo.

 

Todo había sucedido como dijo Lin Feng. La secta Wan Shou quería matar a Lin Feng y a todas las personas que estaban cerca de él. Habían planeado matar a todos ellos, pero al final, Lin Feng mató a todos los miembros atacantes, dejando a ninguno vivo.

 

Habían querido matar a los amigos de Lin Feng, e incluso a Meng Qing. Lin Feng no mostraría misericordia, inmediatamente decidió que iba a masacrarlos. Ninguno de ellos viviría para contar la historia.

 

Lin Feng miró a la multitud con sus ojos negros que hacían que los corazones de la gente golpearan brutalmente. Aquellos ojos helados eran aterradores. Se estaban preguntando qué le pasó a Lin Feng para que él llegara a ser tan poderoso.

 

En ese momento, Meng Qing estaba mirando a Lin Feng con una sonrisa resplandeciente en su rostro. Ya no tenía un aspecto frío, sólo tenía una sonrisa hermosa, dulce y feliz en su rostro.

 

La sonrisa de Meng Qing chorreó en el corazón de Lin Feng como una brisa cálida.

 

Lin Feng había hecho que fluyeran ríos de sangre, pero no era importante, todo lo que le importaba era que la frialdad de Meng Qing estaba desapareciendo gradualmente. Había logrado derretir el hielo alrededor de su corazón. Lin Feng se sintió satisfecho y gratamente sorprendido.

 

¡Todo su trabajo valió la pena!

 

En aquel entonces, Meng Qing siempre había estado protegiéndolo y ahora era diferente, ahora tenía el poder de proteger a la mujer que amaba, no podía permitir que nadie le  hiciera daño.

 

“Siento que te hice pasar por todo esto” dijo Lin Feng en un tono suave. Meng Qing sonrió y sacudió la cabeza. Ella no se sentía desagradable en absoluto, sólo sentía una sensación muy caliente en su corazón.

 

¿Era así como se sentía ser protegida por el hombre que amaba? Finalmente supo cómo se sentía. Se sentía tan dulce, era una sensación maravillosa.

 

Si Lin Feng pudiera protegerla para siempre, estaría dispuesta a renunciar a su cultivo, aunque le tomara un millón de años recuperarse, valdría la pena.

 

“¡Tos, tos!” Una tos leve interrumpió el momento íntimo de Lin Feng y Meng Qing. Lin Feng de repente parecía avergonzado, volvió la cabeza y vio a los dos viejos, que no  estaban muy lejos de la pareja. Sonrió y dijo: “Señor Chi, Señor Huo, ¿por qué ambos vinieron a la Ciudad Imperial?”

 

“Hay soldados de alto rango del reino Xuan Qi en la ciudad de Yangzhou ahora, para que puedan proteger la ciudad. El Señor Huo y yo estábamos aburridos, así que ambos queríamos venir” dijo Señor Chi en voz baja mientras sonreía. Lin Feng estaba sorprendido y miraba a Señor Chi.

 

“¿Cuántos tíos han roto a través del reino Xuan Qi?” Preguntó Lin Feng.

 

“Todos ellos” respondió el Señor Chi, que asombró a Lin Feng. Inmediatamente después, una sonrisa radiante apareció en su cara. Ren Qing Kuang y los otros oficiales habían roto a través del reino de Xuan Qi. Había tres oficiales del reino de Xuan Qi en la ciudad de Yangzhou, poco después, algunas de las tropas de Chi Xie también empezarían a romper a través del reinode Xuan Qi.

 

No es de extrañar que el Señor Chi y el Señor Huo sintieran que ambos podían venir a la ciudad imperial y dejar escapar un poco de vapor. Fue realmente una cosa maravillosa. Lin Feng se sintió feliz de escuchar las noticias.

 

El Señor Huo y el Señor Chi habían ayudado a Ren Qing Kuang y a los demás a mejorar su cultivo a pasos agigantados. Serían capaces de ayudar aún más a la gente a atravesar el reino de Xuan Qi en el futuro.

 

Las tropas Chi Xie serían un poder que podría recorrer Xue Yue algún día, que también era la meta de Lin Feng.

 

“Lin Feng, vayamos a otro lugar y hablemos” dijo Señor Huo mientras hablaba con Lin Feng quien luego asintió. La multitud seguía allí mirándolos, no los hacía sentirse relajados cuando hablaban entre sí.

 

Inmediatamente después, Lin Feng, Meng Qing y los dos viejos se alejaron. Cuando la multitud vio a Lin Feng salir, suspiraron.

 

Cuando Lin Feng llegó a la Academia Celestial por primera vez, nadie había pensado que sería capaz de lograr cosas tan increíbles.

 

Lin Feng había logrado grandes cosas, esta batalla era sólo otra página en las aventuras de Lin Feng. Solos con su bestia feroz, habían logrado masacrar a un grupo de once cultivadores del reino Xuan Qi y cinco bestias de nivel Xuan. Entre ellos, había tres cultivadores del tercer reino de Xuan Qi, pero también habían muerto por Lin Feng.

 

El nombre de Lin Feng se extendería por la Ciudad Imperial una vez más. Además, no crearía menos de un zumbido, no había pasado mucho tiempo desde cuando él había venido para proteger a Liu Cang Lan con las tropas de Chi Xie.

 

A partir de ese momento, los cultivadores más fuertes de Xue Yue no podrían ignorar la existencia de Lin Feng. Con sus habilidades naturales, Lin Feng, tarde o temprano, los alcanzaría e incluso los superaría.

 

De hecho, todo el mundo estaba pensando de esa manera. El grupo de Lin Feng había matado a doce de los cultivadores en el reino Xuan Qi de la secta Wan Shou que llegaban a la academia celestial, la noticia se extendería muy rápidamente en la ciudad imperial. Las mayores esferas de influencia tendrían reacciones diferentes al escuchar las noticias. El único sentimiento común entre las esferas de influencia sería el shock.

 

Lin Feng estaba creciendo y se estaba convirtiendo en el hombre que todos habían anticipado.

 

En el Clan Yue, Yue Qing Shan estaba observando una pintura colgada en una pared. Era un retrato. Era el retrato de una mujer hermosa con una sonrisa resplandeciente.

 

Detrás de Yue Qing Shan, Yue Tian Ming también estaba tranquilamente de pie y mirando el retrato. No dijo nada, simplemente miró hacia el retrato. Ella solía ser la discípula superior del Clan Yue pero en estos días, ella no estaba con el clan. No había regresado al Clan Yue por más de dieciocho años.

 

Yue Tian Ming sabía que el anciano de pie frente a él estaba furioso por lo que había sucedido con ella, pero como antes, nadie podría reemplazarla en su corazón.

 

Incluso su nieto, que se dedicaba a practicar el cultivo y que estaba alcanzándola a ella a toda velocidad no podía reemplazarla dentro de su corazón.

 

El anciano se había empujado tan fuerte que tenía el pelo blanco, pero estaba haciendo eso por ella.

 

Yue Tian Ming también sabía que Yue Qing Shan llegó a ver ese retrato más y más a menudo, fue a causa de un joven que estaba en la Ciudad Imperial.

 

“Meng He, tu hijo ya es un hombre maduro. Además, no es más débil que él. Ahora, debe estar muy orgullosa. Todavía debe estar convencida de que su elección era la correcta. Yo, su abuelo, ¿estaba equivocado, o tenía razón?” Murmuró el viejo. Ni siquiera sabía a quién dirigía la pregunta.

 

Permaneció en silencio durante un rato, sus ojos se llenaron de determinación, y entonces continuó hablando: “Meng He, no importa lo que pienses, estoy convencido de que todo lo que hice fue por el Clan Yue. No he hecho nada malo. Puedo garantizar que estaba en lo correcto, tú eras el culpable”.

 

Cuando el anciano terminó de hablar, se apartó abruptamente del retrato y miró a Yue Tian Ming de una manera tranquila y solemne. A continuación, dijo: “Tian Ming, quiero que luches por la victoria en la Gran Competencia de Xue Yu, tienes que derrotar a Lin Feng. Debes ganar, no se te permite perder”.

 

Yue Tian Ming se sorprendió. Miró al viejo pero no parecía tan convencido.

 

Yue Tian Ming asintió con la cabeza y dijo sonando confiado: “Abuelo, voy a derrotar a Lin Feng. Lo derrotaré delante de todos. Tía lo verá también”.

 

“De hecho” Asinto Yue Qing Shan. Inmediatamente empezó a caminar hacia otra parte de la habitación.

 

“Abuelo, la Secta Wan Shou ha sido derrotada, pero cultivadores más fuertes aparecerán, ¿no deberíamos hacer algo?” De repente le preguntó a Yue Tian Ming.

 

“No hay necesidad, la Secta Wan Shou no puede hacer nada en contra de él” Dijo el viejo indiferente que sorprendió a Yue Tian Ming. Inmediatamente después, él asintió ligeramente. De hecho, ya había atraído la atención de tanta gente y ya estaba en una situación peligrosa, obviamente estaba siguiendo toda la situación.

 

¿Cómo podía su tía permitir que alguien hiciera daño a su hijo? La Secta Wan Shou no podría hacer nada.

 

Yue Qing Shan tenía fe en ella, ¡tenía fe en su propia hija!

 

Advertisements

3 thoughts on “PMG: Capítulo 407: ¡Los pensamientos de Yue Qing Shan!

  1. Como entraron los viejos a la Academia si estaba prohibido. Incluso a los amigos de Feng les tomos dias hablar con el. Y ademas soy el unico que se dio cuenta que quien quiera puede ir a esa Academia.

    Like

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s