PMG: Capítulo 413: La Era

Capítulo 413: La Era

El Santo Patio  Xue Yue fue construido hace dos años y aún no había logrado atraer a las masas de genios de la manera que había previsto.

 

El Santo Patio Xue Yue fue construido con la esperanza de atraer a todo el país de Xue Yue, fue construido con el propósito de convertirse en uno de los más influyentes poderes de influencia en Xue Yue. A pesar de que se había apoderado de algunos de los discípulos más destacados de las sectas más grandes, el número de ellos que fueron capaces de hacerse famoso en la Ciudad Imperial se podía contar con una mano.

 

Además, el Santo Patio Xue Yue fue continuamente humillado por Lin Feng, a quien no habían podido matar cuando destruyeron la Secta Yun Hai. Ese minúsculo discípulo de la secta Yun Hai había impactado mucho su reputación, especialmente en la Ciudad Imperial. Las noticias asombrosas sobre los grandes logros de Lin Feng continuaron extendiéndose a través de la ciudad. En el Santo Patio  Xue Yue, nadie había sido capaz de crear tal zumbido en la Ciudad Imperial.

 

Por supuesto, el Santo Patio Xue Yue no fue el único grupo que quedó eclipsado. No importa quién le preguntó, si una persona tenía que ser elegido como la persona más sorprendente en todo el país, el único nombre que se oye sería Lin Feng.

 

Había incendiado una ciudad entera para matar al ejército de Mo Yue y aplastar su invasión. Cruzó el país enemigo para rescatar a la princesa, rodeó la Ciudad Imperial y rescató a Liu Cang Lan de recibir la pena de muerte por falsos crímenes. También mató al hijo  de Duan Tian Lang, Duan Han, cuando Duan Tian Lang lo siguió. Luego, mató a innumerables miembros poderosos de la Secta Wan Shou en la Cadena  Montañosa de los Nueve Dragones y en la Academia Celestial, cada una de sus batallas fue impresionante. Había también muchas cosas que la gente no conocía, por ejemplo, en el Río Celestial, había derrotado al maestro de la espada Leng Yue y matado a Bing Yuan, fácilmente trató con un número de oponentes fuertes en el río Celestial, pero nadie sabía acerca de Esas cosas en la Ciudad Imperial.

 

En dos años, Lin Feng había creado una tormenta donde quiera que fuera, nadie se podía comparar con él. En la Ciudad Imperial todos sabían su nombre.

 

Lin Feng tenía sólo dieciocho años y era uno de los nombres más famosos de todo el país.

 

El Santo Patio  Xue Yue, al igual que la Academia Celestial, creó sus propias torres de cultivo, incluso las creó a mayor escala para ser más grandiosas y magníficas que las de la academia.

 

En ese momento, al pie de una de las torres de cultivo, estaba Lin Qian. Llevaba un vestido rojo brillante y parecía muy delgada. Alzó la cabeza y miró al último piso de la torre de cultivo, parecía muy triste y desolada.

 

Habían pasado dos años desde que se unió a la academia. Podía recordar vagamente lo que sucedió hace dos años cuando Chu Zhan Peng fue a la secta Yun Hai. En aquel entonces, ella era alta y vigorosa, tenía un espíritu de hielo y fuego y Chu Zhan Peng se había enamorado de ella, solía pensar en lo maravilloso que iba a ser su futuro.

 

Pero en ese momento, sus sueños no se convirtieron en realidad. Parecía que su destino y el destino de Lin Feng estaban volteados al revés. Lin Feng había subido repentinamente a la prominencia y logrando muchas grandes cosas. Había estado, paso a paso, caminando por  el sendero de un cultivador legendario. Cuando se reveló en la reunión anual del Clan Lin en la ciudad de Yangzhou, ya había mostrado su magnificencia y, al mismo tiempo, Lin Qian había perdido su esplendor.

 

Entonces, hace un año, Lin Feng obtuvo su propio ejército y ganó la ciudad de Yangzhou como un feudo. Lin Feng y sus tropas habían entrado magníficamente en la ciudad de Yangzhou y barrido todos los obstáculos que se interponían en su camino. Lin Feng era de gran espíritu, vigoroso y dinámico. Rápidamente se convirtió en el jefe del gobierno local en la ciudad de Yangzhou y había obtenido el nombre de Marques Chi Xie. Sin embargo, Lin Qian sólo fue capaz de ver a su familia ser oprimidos por él, ni siquiera tienen el poder para impugnar la opresión de Lin Feng.

 

La única esperanza de Lin Qian estaba en los hombros de Chu Zhan Peng, sin él, ella nunca sería capaz de competir con Lin Feng. El joven a quien ella solía mirar hacia abajo en el pasado, ahora la tenía en ningún sentido. Además, la noticia de que Lin Feng había derrotado a doce cultivadores del reino Xuan Qi de la Secta Wan Shou por sí mismo, se   estaba extendiendo. Encima de eso, entre los doce cultivadores, había habido tres cultivadores del tercer reino de Xuan Qi… Lin Feng había, una vez más, asombrado a toda la Ciudad Imperial.

 

Después de eso, la secta Wan Shou envió a un grupo de sus cultivadores más poderosos para tomar su venganza, pero se vieron obligados a retirarse de la academia, cuando ese poderoso grupo finalmente regresó a la secta Wan Shou, sólo el vice-patriarca quedó vivo. Sorprendentemente, a partir de ese momento, la Secta Wan Shou ya no se atrevió a oponerse a Lin Feng como si hubieran olvidado su odio por completo.

 

Lin Feng había matado a doce cultivadores del reino de Xuan Qi, incluyendo tres del tercer reino de Xuan Qi, la noticia había dejado a Lin Qian sorprendida porque sabía que  en el pasado, Chu Zhan Peng estaba sólo en el tercer reino Xuan Qi.

 

Lin Feng había sido capaz de matar a tres cultivadores en el tercer reino de Xuan Qi, por lo tanto, ¿era Chu Zhan Peng incluso capaz de matar a Lin Feng?

 

Lin Qian estaba convencida de que nunca se vengaría, odiaba a Lin Feng. Por lo tanto, ella había venido a la torre de cultivo para esperar y comenzó a soñar despierta.

 

En el Santo Patio  Xue Yue, mucha gente estaba mirando a Lin Qian. Algunas personas  la miraban con ojos admiradores mientras otras chicas también la miraban con envidia, porque estaba con Chu Zhan Peng. Algunas personas también creían que si Lin Qian estaba esperando allí, era porque ella lo estaba esperando.

 

Una oleada de poder disparó en el cielo, era un Qi extremadamente fuerte que estaba rayando a través del cielo.

 

En el suelo, algunas de las personas que caminaban de repente se detuvieron. Levantaron la cabeza, miraron el cielo y de repente se quedaron atónitos.

 

Sólo vieron una silueta disparar a través del cielo como un meteoro. Había dos alas gigantescas que se podían ver, era un espíritu legendario roc, como gritó, su grito resonó en el aire en el horizonte.

 

“Es Chu Zhan Peng” Algunas personas estaban temblando. Esa silueta que se lanzó al cielo de repente se detuvo y flotó en el cielo, lentamente batió sus alas. Había una sonrisa confiada en esa cara extrañamente bestial.

 

Su cultivo finalmente había llegado al siguiente nivel. Chu Zhan Peng había roto a través del cuarto reino de Xuan Qi.

 

“¡Qian Qian!” Chu Zhan Peng miró a Lin Qian que estaba esperando al pie de la torre. Agitó sus alas y de pronto cruzó una distancia de mil metros en un instante, agarró a Lin Qian y luego volvió a disparar al cielo.

 

“¡Qué rápido! Chu Zhan Peng debe haber tenido un gran avance” La multitud estaba asombrada. Había roto hasta el cuarto reino de Xuan Qi. Realmente era un genio. Durante la competencia de los genios, iluminará definitivamente el país con su poder y traerá prestigio al Santo Patio  Xue Yue.

 

Como si Chu Zhan Peng hubiera sentido la admiración de la gente, su sonrisa se volvió más orgullosa. La última vez, en la Academia Celestial, no tuvo la oportunidad de matar a Lin Feng, pero esta vez, nadie pudo detenerlo.

 

“Qian Qian, rompí a través del cuarto reino Xuan Qi, fácilmente podre tratar con Lin Feng ahora. Sólo espera la buena noticia” Dijo Chu Zhan Peng mientras sonreía indiferente. Lin Qian asintió ligeramente. Teniendo en cuenta que Chu Zhan Peng había roto a través del cuarto reio de Xuan Qi, matar a Lin Feng sin duda iba bien. Fue una gran noticia la de que aumentó su cultivación.

 

Esta vez, todos los miembros del Santo Patio Xue Yue estaban jadeando de asombro mientras miraban a Chu Zhan Peng, sus habilidades naturales y la velocidad de cultivo eran asombrosas. A nadie le importaba lo que había sucedido en la Academia Celestial. Chu Zhan Peng se había trasladado al cuarto reino de Xuan Qi ante los ojos de todos y había creado una monumental exhibición, por lo que los miembros del Santo Patio lo adoraban aún más, mientras que Lin Feng había realizado una gran cantidad de cosas notables en secreto y había muchas Gente que no tenía idea de su verdadera habilidad.

 

Al mismo tiempo, en un hermoso lugar de la Ciudad Imperial, junto a una cascada, había  un joven con una espada.

 

En ese momento, el viento soplaba sobre el cuerpo de aquel joven. De repente abrió los  ojos y su espada difundió una luz helada.

 

Al mismo tiempo, se movió y disparó al aire como una flecha. Cuando disparó al cielo, atravesó la atmósfera con su espada.

 

La espada era muy brillante, era tan cegadora que sólo su luz se podía ver en el cielo cuando empujaba hacia adelante. Después de eso, un sonido sutil se propagó por el aire cuando un pequeño agujero apareció de repente en la cascada.

 

El joven sonrió, su silueta centelleó y volvió a caer al suelo. Sus ropas revoloteaban indistintamente al viento.

 

“¡Crrr!” Un sonido crujiente se extendió en el aire. El agua de la cascada repentinamente estalló en una lluvia de lluvia.

 

El agua entonces se precipitó hacia ese joven, sin embargo, en el momento en que estaba a punto de chocar con él, un Qi intangible lo bloqueó, el agua no pudo penetrar ese Qi.

 

“Tus habilidades de espada son cada vez más fantásticas” Susurró una voz femenina que hizo que el joven se sintiera muy orgulloso. Luego se volvió y miró a la hermosa mujer.

 

“Vamos a reunirnos pronto, esta vez, yo, Ling Tian, me revelará al mundo del cultivo por primera vez, el aumento de mi cultivo es necesario. Me volveré más fuerte hasta dominar los cielos”.

 

El joven sonaba insufriblemente arrogante y orgulloso. Estaba decidido a gobernar los cielos.

 

Al mismo tiempo, en la secta Hao Yue y la Villa de la Montaña Hielo Y Nieve, la gente montaba  bestias feroces a gran velocidad y se dirigía a la ciudad imperial. Además, el patriarca de la secta Hao Yue mismo caminaba delante de un grupo. Había también gente caminando por sus lados. Aparte de algunos ancianos de la secta, también estaban los discípulos principales más destacados de la secta con ellos.

 

Estaba claro para ellos que esta vez, la competencia sería extraordinaria y también tendría consecuencias extraordinarias. No importaba si era para los responsables de la secta o de  sus discípulos, era una gran oportunidad para todos. Era una oportunidad que no podía faltar. Para convertirse en uno de los genios más sobresalientes de Xue Yue, no podían escatimar esfuerzos cuando se trataba de cultivar. Todo el mundo sabía que tanta gente había empezado a practicar aún más.

 

Aparte de las sectas, en Xue Yue, muchas personas pertenecientes a otras esferas de influencia, así como jóvenes independientes, se dirigían hacia la Ciudad Imperial.

 

Los genios de Xue Yue tuvieron que esforzarse por la victoria si querían unirse a la Gran Competencia de Xue Yu ¡Era la era de los genios!

Advertisements

6 thoughts on “PMG: Capítulo 413: La Era

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s