PMG: Capítulo 440: ¡Satisfecho!

Patrocinado por la Secta Demonio Hiriente de la Noche

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Capítulo 440: ¡Satisfecho!

Cuando Lin Feng miró a esa hermosa mujer, tuvo la impresión de que debía estar  soñando.

¡Esa bella mujer era su madre!

 

Ella era una vez la mujer más hermosa de Xue Yue y definitivamente se merecía ese título.

 

Dieciocho años más tarde y ella todavía se veía tan hermosa, delicada y elegante, ¿qué debe haber parecido hace dieciocho años? Probablemente era aún más hermosa de lo que uno podía imaginar.

 

Yue Qing Shan suspiró, estaba mirando a Yue Meng He mientras permanecía en silencio. Luego miró a Lin Feng, quería decir algo, pero no sabía qué decir. Al final, su silueta parpadeó y él retrocedió y regresó al Clan Yue.

 

Yue Meng He dejó de mirar a Yue Qing Shan, entonces miró a Lin Feng y mordisqueó sus labios. Ella dijo en voz baja: “Pequeño Feng, has estado sufriendo por dieciocho años”.

 

Lin Feng abrió la boca y luego la cerró como nada salía. A pesar de que había llegado a este mundo hace unos años, su alma ya se había fusionado con la del verdadero Lin Feng. Era parte del viejo Lin Feng y el viejo Lin Feng era parte de él.

 

Era incapaz de olvidar los recuerdos de su yo anterior, por lo tanto, ver a esa mujer, que daba la impresión de una mujer fuerte pero elegante, que parecía preocuparse tanto por él,  le resultaba muy extraño. Parecía que esa delgada y graciosa mujer era… su madre.

 

Lin Feng sonrió con ironía durante un rato y respiró hondo. El Lin Feng que era originalmente de este mundo ya había muerto, era inútil seguir pensando en ello.

 

Él era él mismo y tenía que vivir para el presente. Puede haber habido dos en el pasado, pero ahora sólo había un Lin Feng. Tenía que vivir su vida de la manera que quería, quería hacer felices a los que le rodeaban… Por encima del agua del lago, que tenía manchas de rojo de la sangre, había un orgulloso genio, Lin Feng.

 

“Madre” Una sonrisa magnífica y radiante apareció en la cara de Lin Feng. Después de  todo el caos en su corazón, se sentía como si hubiera renacido, esto podría ser un nuevo comienzo. De pronto sintió que se había vuelto más maduro, comprendía muchas cosas de sí mismo y de su yo pasado. Lin Feng también fue más detallado en su manera de pensar.

 

Ser llamada “Madre” causó que Yue Meng He estuviera sin palabras. Estaba de pie a la luz de la luna que iluminaba su belleza, así como sus radiosos ojos.

 

Las lágrimas comenzaron a formarse en las esquinas de sus ojos. Había estado esperando escuchar estas palabras durante dieciocho años.

 

Durante esos dieciocho años, quería oír a Lin Feng llamar a su “Madre” con todo su ser y, por último, tuvo la oportunidad de escuchar las palabras que siempre había soñado.

 

Cuando escuchó a Lin Feng llamarla “Madre”, toda su tristeza se arrastró y se sintió llena de felicidad. Ella había hecho todo durante estos últimos años por el bien de Lin Feng y ahora sentía que todo el sufrimiento valía la pena.

 

Yue Meng He se trasladó a Lin Feng y le puso las dos manos en la cara. No pudo evitar acariciar suavemente la cara de su hijo. Su hijo no era más débil que ella cuando tenía su edad.

 

Lin Feng era un genio cuando se trataba de espadas, ¡estaba orgullosa de él! Ella estaba profundamente satisfecha en su corazón.

 

“Yo sólo quería gritar a todos esos tontos, ¿cómo en el mundo podría decir que  mi hijo era un pedazo de basura?” Yue Meng He se rió y acarició suavemente la cabeza de su hijo con una sonrisa magnífica en su rostro. Parecía que había estado observando a Lin Feng durante los últimos dieciocho años y sabía que la gente llamaba a su hijo un pedazo de basura, pero confiando en sus propios esfuerzos, Lin Feng había subido a la cima.

 

Si Lin Feng no hubiera sido muy fuerte y no tuviera habilidades naturales extremadamente altas, podría no haber podido contactar a su hijo.

 

Si no hubiera sido fuerte, no sería un hombre libre, si Lin Feng hubiera sido un cultivador sin valor, preferiría que viviera una vida normal y no se involucrara en el mundo del  cultivo. Incluso si él no era excepcional, podría por lo menos tener una vida feliz  y tranquila.

 

Eso siempre había sido el pensamiento de Lin Hai, se acordó entre Lin Hai y Yue Meng  He.

 

Por lo tanto, Lin Hai nunca trató de obligar a Lin Feng a cultivar, quería que tenga la oportunidad de la vida como una persona común, pero después de Lin Feng mostró su talento, Lin Hai sabía que su hijo no era común. Decidió dejar a Lin Feng salir de casa y crear su propio camino. El resultado de sus acciones fue un éxito completo, Lin Feng fue la prueba.

 

Lin Feng había venido a la Ciudad Imperial y confiado en su propio talento para realizar una gran cantidad de actos meritorios, lo que le hizo el material de las leyendas.

 

En ese momento, Yue Meng He y Lin Hai habían descubierto que Lin Feng había  empezado a caminar por un camino muy directo.

 

Pero no importa qué camino eligiera Lin Feng, sus padres lo guiarían en silencio y en secreto hasta que pudieran volver a reunirse. Hasta ese momento, su madre siempre lo vigilaba secretamente.

 

Muchas personas habían pensado que su hijo no tenía influencia y no había grandes partidarios, pensaron que podían intimidarlo, acosarlo y tratar de matarlo, sin preocuparse por una fuerza exterior.

 

¿Cómo podría Yue Meng He dejar a esas personas salirse con la suya? Se había mostrado a sí misma y estaba anunciando a todo el mundo que Lin Feng era su hijo, que no toleraría que alguien tratara de intimidar o matar a su hijo, ¿quién se atrevería a decir que Lin Feng era basura con ella alrededor?

 

Al pensar en esas cosas, Yue Meng He miró a la multitud con una mirada fría y habló.

 

“Hace un momento, mucha gente estaba diciendo que mi hijo necesitaba morir y que querían matarlo, salgan y muéstrense, me atrevo a decirlo de nuevo”.

 

Yue Meng He sus palabras sorprendieron a la multitud.

 

Un momento antes, el clan Yu, el clan Du Gu, la secta Wan Shou, la secta Hao Yue, la secta Luo Xia, la Villa de la montaña hielo y nieve. Habían dicho que querían que Lin Feng muriera, pero en ese momento, Cuando Yue Meng He los miraba de una manera tan helada, sólo podían temblar y estremecerse sin decir una palabra.

 

Nadie se atrevía a decir nada porque nadie sabía lo terriblemente fuerte que se había convertido después de dieciocho años de reclusión.

 

Tal vez Yue Meng He Ya se había hecho más fuerte que el jefe del Clan Yue, Yue Qing Shan.

 

En el camino del cultivo, las personas mayores pasaron sus talentos innatos a la siguiente generación y se esperaba que la próxima generación los superara con el tiempo.

 

Todo el mundo estaba en silencio. Yue Meng He sonrió fríamente y dijo: “Son un montón de cobardes inútiles, ni siquiera hablan cuando estoy aquí, si alguien intenta hacer daño a  mi hijo, yo, Yue Meng He, ¡los aniquilaré!”

 

Cuando terminó de hablar, Yue Meng He de repente, soltó una monstruosa energía mortal que rodó por el cielo y reprimió a toda la multitud. Mucha gente no podía respirar bajo una presión tan fuerte.

 

“¡Qué terrible presión!” Mucha gente se veía triste, especialmente aquellos que tenían rencor  contra  Lin  Feng.  Yue  Meng  He  era  demasiado  fuerte,  que  la  presión  solo los ahogaba y era sólo una advertencia, era una garantía de que ella, Yue Meng He, tenía el poder de hacer cumplir sus palabras.

 

Además, la multitud sabía que si ofendían a Yue Meng He, también ofenderían a alguien más, Zhuge Wu Qing.

 

Si algo le sucediera a Yue Meng He, el Clan Yue definitivamente intervendría.

 

“Hmph” Yue Meng He gimió fríamente y dijo: “Esta competencia llamada genio es inútil, la gran mayoría de ustedes no son más que gente corrupta y despreciable, que no tienen principios. Te estaré observando en el futuro. En poco tiempo, la gente del imperio llegará, en ese momento, estoy convencida de que escogerán a los genios más destacados ellos mismos, ellos tienen ojos. Ellos sabrán con una mirada qué tipo de basura que son las personas”.

 

Cuando terminó de hablar, miró a Lin Feng y dijo: “Pequeño Feng, esta competencia ha terminado, vamos”.

 

“Está bien”. Asintió Lin Feng. Yue Meng He y las siluetas de Lin Feng parpadearon y al instante llegaron junto a Meng Qing.

 

Yue Meng He miró a Meng Qing y sonrió. La multitud quedó deslumbrada por las dos bellezas.

 

Yue Meng He era nombrada la mujer más hermosa de Xue Yue hace dieciocho años, y todavía era muy hermosa. Luego estaba la amante de Lin Feng, Meng Qing, que parecía santa y pura, como un ser celestial, Yue Meng He y Meng Qing de pie al lado del otro era demasiado hermoso, el resto del mundo perdió su belleza en su presencia.

 

Pero esas dos mujeres no estaban en la misma generación, así que no había ninguna utilidad comparando entre la madura y la joven belleza. Meng Qing era la mujer de Lin Feng y por lo tanto era la nuera de Yue Meng He, ¿cómo podría haber competencia entre ellas?

 

Cuando Lin Feng vio que Yue Meng He y Meng Qing se miraban el uno al otro, él todavía se sentía extremadamente nervioso. En su mundo anterior, esto significaría que la suegra estaba analizando a la nuera.

 

Lin Feng no era el único que estaba nervioso, algo muy raro ocurrió en ese momento, Meng Qing tenía una expresión nerviosa en la cara. Cuando vio que Yue Meng He la estaba midiendo, bajó la cabeza tímidamente.

 

“Yue Meng He, Meng Qing, es interesante que ambos tienen el carácter” Meng “¡en su nombre!”

 

Yue Meng He siguió mirando a Meng Qing y luego dijo mientras reía: “Mi hijo es un joven inteligente”.

 

“Eehh…” Lin Feng se sorprendió. Yue Meng He miró a Meng Qing durante unos segundos y luego dijo unas palabras para romper el incómodo silencio. Lin Feng se quedó sin habla mientras sonreía con ironía.

 

Meng Qing, que seguía bajando la cabeza, tenía una magnífica sonrisa en la cara. Yue Meng He era la madre de Lin Feng así que Meng Qing necesitaba su aprobación para Lin Feng y la relación de Meng Qing, ¡era extremadamente importante para ella!

 

Advertisements

3 thoughts on “PMG: Capítulo 440: ¡Satisfecho!

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s