PMG: Capítulo 458: La miríada de lotos negros

Editado por Gasaraki

_____________________________________________________________________

Capítulo 458: La miríada de lotos negros

Lin Feng y su grupo seguían corriendo a toda velocidad, dejando sólo una nube de polvo en su estela. A lo lejos, una puerta gigantesca entró en su visión. Estaban casi en Tianya  Haige.

 

“Estamos casi allí” Susurró Nuo Na. El viaje había sido extremadamente agotador pero enriquecedor también. Las batallas de Lin Feng le habían dado innumerables ideas y avances en su camino de cultivo. Los cultivadores más fuertes que Nuo Na había encontrado en el pasado estaban en el reino de Ling Qi, incluyendo a su padre, pero Lin Feng luchaba sin temor contra los lobos de fuego de nivel Xuan mientras corrían.

 

Ya no eran las bestias feroces  las que estaban matando a los humanos, sino Lin Feng quien estaba matando bestias feroces. Además de eso, Lin Feng absorbería los cristales de fuego que actuaban como núcleo después de cada batalla, Nuo Na nunca había pensado que cosas como absorber el Qi de un oponente eran posibles.

 

Nuo Na suspiró. Los cultivadores fuertes tenían muchas habilidades y eran capaces de  hacer lo que quisieran. Si hubiera sido muy fuerte, también podría luchar contra esos lobos de fuego y recibir beneficios.

 

Desafortunadamente, los cultivadores más fuertes eran de la ciudad de Tianya Haige. Sólo si el rey lobo eligiera atacar la ciudad, saldrían a luchar, de lo contrario, no tomarían medidas. Dejarían las tribus del desierto ser devoradas por los lobos de fuego. Esa era la cruel realidad del mundo, la gente sólo era capaz de protegerse, no podían proteger a todos. No eran de ninguna manera santos y no se sacrificarían para salvar a las tribus del desierto.

 

“Aawwooooo……. Aawwoooo……..” Los lobos aullaban desde todas las direcciones, lo que hizo que Lin Feng frunciera el ceño y estrechara los ojos. Había una luz fría en sus ojos.

 

“Es una manada de lobos” Murmuró Lin Feng. Este grupo de lobos de fuego se habían reunido cerca de Tianya Haige, estaban esperando para entrar en la ciudad y matar a la gente, por lo que comenzaron a reunirse fuera de la ciudad. Todos miraban a la ciudad, esperando a que su ejército se reuniera, y entonces comenzarían su sitio.

 

“Awwwoooo…” Los incesantes aullidos de los lobos eran dolorosos para los oídos de la gente. Parecía que estaban llamando a todos los lobos a reunirse. Cada lobo estaba  aullando. Cuando la gente oyó los aullidos, un escalofrío invadió sus corazones. Esos lobos estaban todos aullando hacia el cielo, era aterrador.

 

“¡Una manada de lobos!” El rostro de Nuo Na se puso pálido. Tianya Haige estaba rodeada de lobos… Esta manada de lobos sería más como un ejército, no había palabras para describir su miedo.

 

Una manada de lobos no era lo mismo que algunos lobos, todos trabajarían juntos y  ninguno de ellos temía la muerte, al igual que el grupo de los Lobos del Desierto que luchó contra Lin Feng. Incluso si supieran que iban a morir por las manos de Lin Feng, todavía se lanzarían sin temor hacia él como una manada.

 

Cuantos más lobos había, más aterrador era el grupo, a medida que su número crecía, lo mismo ocurría con su falta de temor. Además, en cada manada de lobos siempre había un líder que era mucho más fuerte que el resto de los lobos.

 

Cuando Lin Feng y los demás se acercaron a Tianya Haige, se dieron cuenta de que el desierto se había vuelto plano, pero debido a que era plano, el grupo de Lin Feng pudo ver claramente a los lobos que se estaban reuniendo. Una miríada de ojos siniestros miraron  con avidez hacia su grupo.

 

Pero Lin Feng siguió corriendo hacia adelante, no se detuvo ni siquiera por un caso, él también era intrépido, era como si los lobos fueran invisibles para él.

 

“Meng Qing, llevar Nuo Na a la ciudad ¡Voy a abrir un camino!” Dijo Lin Feng. Meng Qing asintió ligeramente, no podían permitirse el lujo de perder el tiempo.

 

“¡Muere!” Gritó Lin Feng mientras liberaba una terrible y mortífera energía. Lin Feng avanzó con una velocidad increíble, parecía que se había vuelto loco.

 

“Aaawwwooo…” Cuando esa manada de lobos vio a un ser humano cargando hacia ellos, no pudieron evitar crecer aún más feroz. Un sinnúmero de garras afiladas se abrían paso a través del aire mientras se acercaban a él.

 

De repente, Lin Feng golpeó sus pies y saltó al aire, dejando un gran cráter donde habían estado sus pies.

 

El Qi puro del Sol fue liberado cuando las llamas empezaron a engullir su cuerpo. El sol  brillaba sobre su figura llameante mientras una luz deslumbrante brillaba a su alrededor.

 

“¡Cortar!” Gritó Lin Feng en una voz profunda. Dentro de esa deslumbrante luz, la figura de Lin Feng había desaparecido, sólo su espada estaba a la vista, una espada abrasadora.

 

“¡GGGGRRRR!” Los lobos comenzaron a gruñir agresivamente hacia el cielo. Muchos de ellos incluso se lanzaron hacia Lin Feng. Ellos querían matar a Lin Feng, pero bajo la presión que fue liberada de su cuerpo, los lobos sintieron que iban a ser destrozados. La espada y la energía de Lin Feng habían asustado a varios lobos.

 

La espada de Lin Feng descendía del cielo, parecía que todo el sol se había condensado dentro de la espada que atravesaba los lobos en su camino. Parecía que el sol se había caído del cielo y se estrellaba hacia los lobos.

 

“¡BOOM!”

 

“Awoooooooo…..” El aullido de los lobos sonaba como el lamento de los fantasmas. Una miríada de lobos había sido cortada por la espada de Lin Feng y una hendidura había sido cortada profundamente en el suelo. La grieta era tan ancha y profunda que un gran número de lobos más débiles cayeron en el abismo.

 

“¡Vamos!” Dijo Lin Feng en voz baja. Meng Qing reaccionó muy rápidamente y corrió hacia adelante, saltó por el aire como una diosa agraciada. Incluso en una situación donde sus vidas estaban en la línea, Meng Qing todavía tenía una aureola agraciada.

 

Lin Feng saltó por el aire y apareció delante de Meng Qing. Su espada se condensó en su mano, y los lobos comenzaron a retroceder, lo que permitió a Lin Feng abrir un camino a la ciudad. Meng Qing arrastró a Nuo Na detrás de ella mientras corría de los lobos.

 

“¡Aaawwwoooooo…..!” Aullidos aterradores llenaron el aire. Los lobos querían perseguirlos, pero Lin Feng rápidamente se volvió y se detuvo en el aire con una luz peligrosa en sus ojos. Sus ojos estaban helados y sin emoción mientras miraba con furia la manada de lobos.

 

Lin Feng comenzó a liberar su fuego sombrío, en frente de Lin Feng un loto negro se estaba formando.

 

Ese negro loto estaba lleno de poderoso fuego sombrío que se condensaba en forma de loto, su poder era aterrador.

 

Esos lobos podían percibir las fluctuaciones de energía que provienen del loto negro tal como se formó. Rápidamente dejaron de perseguir a Meng Qing y Nuo Na, todos estaban mirando a Lin Feng y a su loto negro.

 

Lin Feng también estaba mirando esa manada de lobos. A través del vasto desierto, pudo ver las llamas que venían de los lobos recogidos, había innumerables lobos reunidos fuera de la ciudad, cada grupo tenía alrededor de mil lobos. Los ojos de Lin Feng se habían  vuelto negros y él cerró lentamente los ojos. Luego liberó un número de almas sobrantes que se fusionaron con su loto negro.

 

Hizo que el loto negro creciera mucho más grande y más poderoso con cada alma. A medida que crecía el loto, la poderosa energía mortal comenzó a correr desenfrenada e invadir la atmósfera.

 

“¡Rómpete!” Dijo Lin Feng. En un instante, el loto negro se partió y se formó en una miríada de lotos negros. Después de que el gran loto negro se dividió en lotos más pequeños, su poder una vez más se calmó, si un solo loto negro contenía demasiado poder, Lin Feng tendría problemas para controlarlo. Los lotos se dividieron de nuevo en pequeños lotos negros.

 

El cielo estaba lleno de innumerables pequeños lotos negros, el poder de un solo loto negro era más poderoso que estos lobos.

 

Lin Feng todavía tenía los ojos cerrados. Su tez parecía pálida y su frente se había formado en un ceño fruncido, sin embargo, su rostro parecía más determinado que nunca.

 

Sus labios temblaron cuando Lin Feng empezó a hablar.

 

“¡Aniquilación!” Gritó Lin Feng. Su aterradora energía mortal llenó el aire, parecía que los lotos negros eran un ejército desatando su grito de batalla, que inmediatamente cargaron hacia los lobos.

 

Los aullidos de los lobos seguían incesantes. Se lanzaron hacia los lotos negros, algunos incluso intentaron tragar un loto negro entero, pero después de tragarlos, un monstruoso fuego negro desintegraría sus cuerpos. Muy pronto, el mar rojo de los lobos de fuego se convirtió en un mar negro lleno de gritos de agonía.

 

Más de mil lobos de fuego habían sido quemados a cenizas, parecía que las llamas negras querían quemar todo el desierto. Por suerte, nadie lo notó, de lo contrario habrían estado aterrorizados.

 

Lin Feng estaba muy pálido y sudaba de su frente. Parecía completamente agotado.

 

Lin Feng rechinó los dientes, sus sentidos eran extremadamente agudos para su entorno.

 

“¡Muéstrate!” Gritó Lin Feng maliciosamente. Varios lotos negros flotaban alrededor de Lin Feng. Cada uno de estos lotos contenía más poder que los más pequeños usados un momento antes.

 

“¡Vayan!” Gritó Lin Feng en una voz profunda. Los lotos negros condensados juntos y corrió a través del aire hacia su objetivo.

Advertisements

One thought on “PMG: Capítulo 458: La miríada de lotos negros

  1. Pingback: Capítulo 460 – En Peligro | Scarlett Translations

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s