PMG: Capítulo 466: ¡Resurrección de la secta Yun Hai!

Editado por Gasaraki

_______________________________________________________________________________

Capítulo 466: ¡Resurrección de la secta Yun Hai!

“Madre, me voy por un tiempo” Dijo Lin Feng que no quería molestar a Lin Hai, Yue Meng He sonrió y asintió con la cabeza en respuesta. En la Ciudad Imperial, todos ahora estaban conscientes de que Lin Feng era su hijo, por lo que era poco probable que alguien atacara a Lin Feng. Sus enemigos tendrían que pensar dos veces antes de intentar algo. Además, la fuerza personal de Lin Feng también era extraordinaria, por lo que Yue Meng He no estaba demasiado preocupada por la seguridad de Lin Feng.

 

Las profundidades del Bosque Amor Enfermo era una zona restringida, nadie podía entrar en esa zona sin permiso, pero Lin Feng podía entrar libremente.

 

Lin Feng y Meng Qing dejaron el bosque Amor Enfermo y se dirigieron a la Academia Celestial. Cuando los estudiantes de la academia vieron a Lin Feng y Meng Qing, todos los miraron con mirada respetuosa, los estudiantes los adoraron.

 

En la competición nacional, todos habían visto lo poderoso que era Lin Feng, incluyendo a una gran cantidad de gente de la academia, e incluso aquellos que no habían presenciado con sus propios ojos, habían oído hablar de lo que había sucedido.

 

“Como era de esperar, están destinados a ser almas gemelas” Pensaron muchas personas cuando vieron Lin Feng y Meng Qing. Lin Feng se veía elegante e imponente, Meng Qing parecía pura y santa como un ser celestial, eran una pareja perfecta, al igual que una cadena de perlas y jade.

 

Los estudiantes de la Academia Celestial pararon todo lo que estaban haciendo cuando notaron a Meng Qing y Lin Feng, empezaron a seguirlos, lo que hizo que Lin Feng sonría con ironía, no estaba acostumbrado a las personas que lo adoraban.

 

Fue a los cuarteles de estudiantes militares y se encontró con el señor Chi y el señor Huo. Lan Jiao, Jing Yun y Yi Xue también estaban allí cuando Lin Feng llegó. Además, ya habían hecho amistad con los dos viejos extraños. Lo que molestó a Lin Feng fue que los dos ancianos se relajaban y jugaban al ajedrez, Jing Yun y Yi Xue estaban preparando el  té

 

para ellos y Lan Jiao estaba junto a los viejos viéndolos jugar con una mirada de adoración. Lin Feng se quedó sin palabras.

 

“¡Señor Huo, soy inteligente y aprendo rápido, por favor, enséñame la alquimia!” Dijo Lan Jiao al viejo, pero el señor Huo la ignoró y siguió jugando al ajedrez.

 

“Señor Huo, señor Chi, realmente saben disfrutar la vida” dijo Lin Feng mientras sonreía y se acercaba a los viejos.

 

“Tú y tu diosa pudieron tomar un descanso y tener un estilo de vida tranquilo y despreocupado, ¿por qué no permitiría que estos dos ancianos disfruten de un poco de relajación?” Dijo el Señor Chi mientras se reía de todo corazón.

 

Lin Feng parecía muy diferente que en el pasado. Cuando decidieron seguir a Lin Feng, todavía estaba muy débil y todavía tenía el aire de la juventud. Pero, habían visto las batallas del lago Xiangjiang. Los dos ancianos sabían que Lin Feng ya había superado su poder.

 

Además, los había sobrepasado en tan poco tiempo que los dos ancianos no podían ni siquiera creer en sus ojos, era como un sueño.

 

Inicialmente habían pensado que Lin Feng los superaría después de unos años, pero de hecho, había necesitado menos de un año y ya era mucho más fuerte que ellos. Podría matar fácilmente a los cultivadores del tercer y cuarto reino  Xuan Qi como si  fueran insectos. Sin mencionar que el fondo de Lin Feng también era increíble.

 

“¡Haha!” Rió el señor Huo y luego dijo mientras miraba a Lin Feng: “¡No escuches a Señor Chi! Si necesitas algo, solo danos un pedido”.

 

Lin Feng se sorprendió, pero volvió rápidamente a la normalidad. El señor Huo era muy amable, él era más comprensivo que Lin Feng.

 

“Señor Huo, ¿de qué ‘órdenes’ estás hablando? En aquel entonces, decidiste seguirme, un don nadie, siempre lo recordaré” Dijo Lin Feng mientras sacudía la cabeza y sonreía.

 

El señor Huo y el señor Chi asintieron y dijeron: “Si no te hubiéramos entendido en aquel entonces y no tuviéramos relación contigo, no te habríamos seguido”.

 

“De hecho, Lin Feng, ¿por qué necesitas hablar así y sonar sentimental, eres tan femenina?” Dijo Señor Chi.

 

“Haha, sí” Lin Feng asintió con la cabeza. Luego continuó: “Señor Huo, necesito que regreses a la ciudad de Yangzhou y luego traigas una tropa a la cadena de montaña Yun Hai. Quiero que rodees la cadena montañosa durante siete días.

 

Jing Yun tembló y sus ojos empezaron a brillar. ¿Llevar a la gente a la cadena de montaña Yun Hai…? ¿Lo rodean durante siete días?

 

¿Qué quería hacer Lin Feng?

 

“Además, también quiero pedirle, señor Chi, que lleve una tropa a la secta Hao Yue y los exterminen” dijo Lin Feng, que hizo que Jing Yun temblara de nuevo. Chu Zhan Peng y su padre Chu Qing estaban muertos, la secta Hao Yue estaba en su estado más débil y vulnerable.

 

Lin Feng quería cumplir su promesa y resucitar la secta Yun Hai. Aquellos que participaron en el exterminio de la secta Yun Hai necesitaban morir.

 

Había llegado el momento de vengarse de la secta Yun Hai. “No hay problema”.

“No hay problema aquí tampoco”.

 

Los dos ancianos respondieron y asintieron. Entonces se levantaron de inmediato.

 

“Lin Feng, se dice que el antiguo territorio de la Secta Yun Hai ha sido invadido por aquellos que ayudaron a destruirlo. Además, la cadena de montañas Yun Hai también está habitada por una serie de nuevas sectas. Es debido a la montaña del viento negro, es una gran localización para que las sectas entrenen y cultiven. La ubicación da muchas ventajas  a las sectas” Dijo Jing Yun a Lin Feng, ella explicó la situación.

 

Lin Feng asintió ligeramente. Comprendió por qué la cadena de montaña Yun Hai era un buen lugar para una secta.

 

“Rodéenlo durante siete días. Nadie debe siquiera pensar en dar un solo paso dentro del territorio. Las personas que residen en la cadena montañosa tendrán siete días para salir, si pasan siete días, maten a todos. El señor Chi, después de destruir la secta Hao Yue, haga que algunas personas traigan los despojos de la guerra a la ciudad de Yangzhou, y luego muevan a las tropas hacia la Villa de la montaña hielo y nieve, espérenme a mitad de camino” Dijo Lin Feng con frialdad.

 

No había leyes en el mundo del cultivo excepto la ley de la selva. En el pasado, Duan Tian Lang había influido en la Villa de la montaña hielo y nieve, la secta Hao Yue y la secta Wan Shou para unir las manos y destruir la secta Yun Hai, habían transcurrido tres años desde que ese baño de sangre y una deuda de sangre tenía que ser pagada con sangre.

 

“Ya sé qué hacer” dijo el señor Huo mientras asentía. “No perdamos tiempo, Lin Feng, el señor Chi y yo nos iremos inmediatamente”.

 

“Está bien” Dijo Lin Feng mientras asentía con la cabeza. El señor Chi y el señor Huo se fueron inmediatamente sin perder un momento.

 

Jing Yun miró a Lin Feng y sus ojos brillaban. Había conocido a Lin Feng durante mucho tiempo y lo había visto realizar tantas cosas geniales.

 

Jing Yun todavía podía recordar cómo Lin Feng estaba entonces cuando sólo había roto a través del sexto reino  Qi. Era un simple discípulo de la secta Yun Hai y era considerado muy débil. Entonces, de repente comenzó a deslumbrar a todo el mundo como un meteorito parpadeando en el cielo. Había luchado a lo largo de muchas batallas de vida y muerte, y paso a paso, progresó en su cultivo. Ahora, lo consideraba un cultivador extremadamente poderoso y fácilmente tenía el poder de destruir una secta.

 

Lin Feng ya era más fuerte que Nan Gong Ling en el pasado. Tal vez podría resucitar la antigua gloria de la secta Yun Hai.

 

Era un joven de dieciocho años, pero tan elegante y prestigioso. Se había convertido en el discípulo más talentoso de la secta Yun Hai y su gloria era incomparable. Si no podía resucitar la secta Yun Hai, entonces nadie podía devolverla a Xue Yue.

 

Jing Yun había escuchado conversaciones en el pasado con respecto a la secta Yun Hai y Nan Gong Ling. La gente diría que si la Secta Yun Hai no hubiera sido aniquilada, entonces habría florecido una vez más. Dos años antes, la secta Yun Hai estaba en su punto más débil, era un período de declive para la secta, por lo que no podían defenderse de los

 

ataques. Al final, Lin Feng sobrevivió y heredó la Secta Yun Hai, su resurrección estaba en sus manos.

 

Lin Feng había hecho una promesa y éstas eran las cosas que necesitaba hacer.

 

“Lin Feng” gritó Lan Jiao en ese momento. Lin Feng volvió la cabeza y miró hacia ella. Parecía como si estuviera cargada de dolor y su cara estaba contorsionada.

 

“Lin Feng, me voy” Dijo Lan Jiao que sorprendió a Lin Feng, pero él inmediatamente recuperó su compostura. Lan Jiao no era ni su amiga ni su enemiga. Había aceptado llevarla con él porque el Pabellón de los Sueños había sido exterminado. Lan Jiao quería seguir viviendo así que había tenido que seguir a Lin Feng. Había pasado mucho tiempo desde esos acontecimientos y Lan Jiao quería vivir su propia vida.

 

Cuando vio que Lin Feng permanecía en silencio, continuó: “La gente del Pabellón Cósmico ya está en Xue Yue, están en la Ciudad Imperial.

 

“¡El Pabellón Cósmico!” Lin Feng estaba sorprendido. El Pabellón de los Sueños fue un subgrupo del Pabellón Cósmico que fue un poder influyente en el Imperio de la Montaña del Dragón. Eran extremadamente poderosos, más que esas pequeñas esferas de influencia en Xue Yue. Sorprendentemente, habían llegado a Xue Yue.

 

“Lan Jiao, aunque sabes todo acerca de lo que pasó en el Río Celestial, no debes contarles  al respecto, el segundo príncipe Duan Wu Ya no debería ofenderse a ningún precio. Mientras están en Xue Yue, el Pabellón Cósmico no tiene el poder de hacerle daño”. Advirtió Lin Feng. Lin Feng y Duan Wu Ya a menudo tenía contacto. Lin Feng todavía no entendía por qué Duan Wu Ya siempre actuó tan amable con él, era insondable. Lin Feng realmente no entendía Duan Wu Ya. En  Río Celestial, Duan Wu Ya incluso se había atrevido a atacar a un rey  fantasma maligno.

 

Si Lan Jiao quería aprovechar esta oportunidad para atacar a Duan Wu Ya en Xue Yue, ella sería asesinada y Duan Wu Ya saldría ileso.

 

“Lo sé” Respondió Lan Jiao mientras asentía con la cabeza. “Lo que pasó en el Río Celestial no será mencionado, pretenderé no saber nada al respecto”.

 

“Muy bien entonces” Respondió Lin Feng mientras asentía con la cabeza. Lan Jiao era todavía una de sus conocidas y Lin Feng esperaba que no le pasara nada malo.

 

“¿Hay algo que quieras decirme?” Preguntó Lan Jiao mientras miraba hacia Lin Feng de una manera cálida y amistosa.

 

Después de permanecer en silencio durante unos segundos, Lin Feng dijo: “Cuida bien de ti misma”.

 

“Lo haré” Dijo Lan Jiao mientras sonreía. Inmediatamente después, dio media vuelta y se marchó. Ella no tomó nada con ella, simplemente se fue con las manos vacías.

Advertisements

2 thoughts on “PMG: Capítulo 466: ¡Resurrección de la secta Yun Hai!

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s