PMG: Capítulo 478: ¡Aterrorizado!

Editado por Gasaraki

______________________________________________________________________________

Capítulo 478: ¡Aterrorizado!

El loto negro de Lin Feng contenía una monstruosa energía mortal. Nada podía permanecer en esa mortífera tormenta de energía, aniquilaba todo.

 

Las nueve estrellas fueron tragadas por el loto negro y no había luz que ver. El tercer enviado quedó atónito. De pronto pareció aterrorizado. Ese loto negro era aterrador, podía tragar y destruir cualquier cosa.

 

Lin Feng condensaría la mayoría de su Qi puro del Sol y fuego sombrío para hacer el loto  negro, pero después de haber estado en el desierto del otro lado del mundo, absorbió una gran cantidad de cristales de los cristales de los lobos de fuego haciendo que su  Qi del Sol más fuerte. Al condensarlo con su fuego sombrío, su loto negro se había vuelto aún más aterrador. Por lo tanto, Lin Feng no necesitaba usar gran parte de sus reservas de Qi puro. Todavía tenía Qi, pero ya era más que suficiente para derrotar al tercer enviado.

 

 

“¡Retirada!” El tercer enviado no tenía ganas de pelear. Su magnífica aniquilación de nueve estrellas había sido destruida por el loto negro de Lin Feng, por lo que no tuvo más remedio que esquivar.

 

Pero aunque su aniquilación de nueve estrellas había sido destruida, su fuerza seguía presionando hacia adelante con el impulso de su ataque, lo que le hacía difícil retirarse.

 

“¡Posición de las estrellas, cambio!” gritó furioso el tercer enviado. Su espada empezó a difundir una extraña luz estelar. Su velocidad era increíble, pero no estaba usando su espada para atacar, sino que lo estaba usando para esquivar y retirarse.

 

¿Pero podría escapar? Lin Feng sonrió fríamente.

 

“¡Viento!” En un instante, se alejó por el viento y se precipitó hacia delante.

 

Las estrellas seguían flotando en el aire, pero Lin Feng ya había llegado. Su energía mortal envolvió el cuerpo del tercer enviado, de modo que el tercer enviado apresuradamente blandió su espada. Sin embargo, no fue suficiente para bloquear la energía mortal. En un instante, su espada fue tragada y desapareció en la oscuridad. Los ojos de Lin Feng se oscurecieron, el tercer enviado bajó la cabeza y el loto negro de Lin Feng ya estaba delante de él, llegó a su pecho. Estaba aterrorizado y desesperado.

 

Un sonido sutil surgió y el tercer enviado quedó atónito cuando miró su pecho. El  loto negro de Lin Feng acababa de penetrar directamente en su pecho.

 

El tercer enviado levantó la cabeza y miró a Lin Feng, que estaba desesperado. Sólo podía ver los ojos negros y fríos de Lin Feng.

 

¿Va a morir?

 

Cuando el tercer enviado pensó en morir, se sintió aún más desesperanzado y empezó a temblar. Inmediatamente después, vio a Lin Feng retrocediendo. La distancia entre ellos era cada vez mayor, la energía mortal negra de Lin Feng ya había envuelto todo su cuerpo y las llamas negras estaban consumiendo sus entrañas.

 

“Aaahhhhh……” Un grito llenó el aire mientras las llamas negras envolvieron al tercer enviado y en un instante, el tercer enviado desapareció de la existencia.

 

La multitud tenía los ojos fijos en esta escena. La gente de Xue Yue había visto ese loto negro antes, pero era mucho más poderoso que la última vez que lo presenciaron.

 

La gente de Tian Feng quedó sorprendida. Ese mortal loto negro era imparable e inmediatamente quemó al tercer enviado a la muerte.

 

Lin Feng era demasiado aterrador.

 

Lin Feng se volvió, miró a la gente de Tian Feng y luego comenzó a caminar lentamente hacia ellos.

 

Paso, Paso, El sonido de los pasos de Lin Feng resonó a través del silencio. Todo el mundo miraba fijamente a Lin Feng. ¿Va a continuar con sus desafíos?

 

Lin Feng caminó hacia el segundo enviado y se detuvo. Todo el mundo estaba atónito. ¿Lin Feng iba a desafiar al segundo enviado? Fue clasificado como el segundo más fuerte entre los enviados de Tian Feng.

 

“Hasta ahora, cinco débiles y cobardes, el único enviado que queda es usted” Dijo Lin Feng indiferente que hizo que los corazones de las personas corriera más rápido. Lin Feng realmente quería desafiar al segundo enviado a una batalla hasta la muerte. Era increíble, sus acciones eran extremadamente agresivas.

 

Había desafiado a cada enviado del séptimo al segundo. Los había humillado o inmediatamente los había matado. No había saltado una sola. Lin Feng desafió a seis personas, una tras otra.

 

El segundo enviado miraba fijamente a Lin Feng con una mirada fría. Luego se levantó lentamente.

 

“Muy bien, eso es suficiente. Eso es demasiadas batallas por hoy. Si continúas luchando, dañará la amistad existente entre Xue Yue y Tian Feng” Dijo Ruo Lan Shan que sorprendió a todo el mundo. Estaba siendo un hipócrita. Lin Feng ya había luchado y matado a personas de Tian Feng, pero sólo estaba entrando en ese momento.

 

Después de todo, el segundo enviado y Lin Feng eran extremadamente fuertes y talentosos, si uno de ellos muere, sería una vergüenza. Ruo Lan Shan no quería que lucharan hasta la muerte, por lo que tuvo que detenerlos.

 

“Lin Feng, eso es suficiente, por favor, vuelva a su asiento” Dijo Ruo Lan Shan mientras asintió ligeramente. Lin Feng miró fríamente al segundo enviado. No insistió y dijo algo a cambio.

 

“¡Como era de esperar, los siete enviados son tan increíbles como pensé!” Bromeó Lin  Feng haciendo que esa gente de Tian Feng tirara una larga cara. Lin Feng los había humillado una y otra vez.

 

Un momento antes, si pudieran matar a Lin Feng, podrían haber recuperado algo de su prestigio y reputación. Por lo tanto, cuando Feng Chen evitó que el cuarto enviado peleara, su propósito era que los enviados fuertes lucharan contra Lin Feng, él había esperado que el tercer enviado fuera suficiente para matarlo.

 

Desafortunadamente, el tercer enviado no pudo matar a Lin Feng, en lugar de eso Lin Feng lo había matado. En ese momento, Lin Feng había regresado a su asiento y dos personas de Tian Feng estaban muertas, mientras que el resto de ellos se burlaban por ser cobardes y débiles porque no peleaban.

 

Aquellos seis enviados habían llegado a Xue Yue pensando muy bien de sí mismos, pensando que se convertirían en famosos a través de Xue Yue, pero al final, fueron humillados. Ninguno de ellos se atrevió a decir otra palabra.

 

“Señor Ruo, ya hemos tenido suficiente diversión esta noche, vamos a terminar aquí las cosas” Dijo Feng Chen en ese momento a Ruo Lan Shan mientras se inclinaba ligeramente.

 

Ruo Lan Shan miró a Feng Chen. Obviamente sabía que Feng Chen y los demás no estaban de humor para continuar el banquete, habían sido humillados.

 

“Príncipe Wu Ya, ¿qué te parece?” Le preguntó Ruo Lan Shan a Duan Wu Ya.

 

“Feng Chen y los otros probablemente están agotados. Haré que algunas personas preparen sus habitaciones en mi palacio, así como en su habitación, señor Ruo” Dijo Duan Wu Ya. Él entendía perfectamente por qué no querían quedarse.

 

“Wu Ya, Su Alteza, acaba de preparar una habitación para Ruo Lan Shan y los demás, mi pueblo y yo todavía no han visitado la Ciudad Imperial de Xue Yue, por lo que no planeamos quedarnos en el palacio. Vamos a dar un paseo por la ciudad” Dijo Feng Chen rechazando la oferta de Duan Wu Ya. Aunque aún tenía una magnífica sonrisa en la cara, todo el mundo sabía que estaba furioso. La gente de Tian Feng no podía seguir actuando amistosamente con los de Xue Yue.

 

Los siete enviados eran los más destacados jóvenes cultivadores de Tian Feng, pero durante esa noche, todos y cada uno de ellos habían sido humillados. Ya no podían ser amigos.

 

“Está bien también. Ve y visita la Ciudad Imperial, es una ciudad hermosa” Dijo Duan Wu Ya mientras sonreía con alegría. Su sonrisa parecía la de un gran ganador que hizo que la gente de Tian Feng se sintiera incómoda.

 

“Bien. Todo el mundo puede dispersarse” Dijo Duan Wu Ya mientras se paraba y se trasladaba a Ruo Lan Shan. Luego dijo: “Señor Ruo, te llevaré al palacio”.

 

“Muy bien” Respondió Ruo Lan Shan mientras asentía ligeramente mientras se marchaba con Duan Wu Ya. Rao Tian Shu y Jian Chen también lo siguieron. Mientras se marchaban, Ruo Lan Shan y Jian Chen miraron a Lin Feng.

 

“Vamos” Dijo Feng Chen y luego saltó de inmediato en el aire. Su gente se fue con él sin decir otra palabra.

 

“Xin Ye, déjame llevarte de vuelta a tu residencia” Dijo Lin Feng a Duan Xin Ye que  sonrió y asintió. Luego saltó sobre la espalda de Lin Feng mientras Lin Feng volaba hacia  el aire.

 

Después de que Lin Feng se marchara, alguien seguía mirando su espalda de una manera helada. Era Duan Tian Lang.

 

Pero Duan Tian Lang sólo miró a Lin Feng, nada más. No habló con nadie y silenciosamente salió del palacio.

 

En medio de la noche, Duan Tian Lang volaba a toda velocidad a través del cielo,  pero tenía la sensación de que alguien lo observaba.

 

“Pero Lin Feng está con la princesa…” Pensó Duan Tian Lang tratando de tranquilizarse. Lin Feng había dicho, durante el banquete, que vendría por él después del banquete para liquidar cuentas. Duan Tian Lang se sintió nervioso desde ese momento… Y ahora, tenía la sensación de que alguien estaba mirando.

Pero cuando volvió la cabeza, no había nadie alrededor.

Advertisements

2 thoughts on “PMG: Capítulo 478: ¡Aterrorizado!

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s