GOS: Capitulo 26. La apuesta

Traducido por Señor X

Editado por Gasaraki

__________________________________________________________________

Capitulo 26. La apuesta

La cara de Tumu parecía melancólica mientras miraba a la cara de Kinmo con asombro. Él estaba asustado.

La sombra no tenía ninguna sustancia, pero era como un fantasma, lo que hacía que Tumu, un bravo y un mercenario de batalla, temeroso. El tomo un paso atrás de la cosa anormal e intento analizar la situación.

Shi Yan inmediatamente sabía que Tumu estaba asustado, mientras daba un paso hacia atrás. Él se sincronizo y se apresuró con su daga como un leopardo. Al mismo tiempo, le pidió a Di Yalan luchar juntos.

Aunque Di Yalan también estaba un poco asustada, ya que sabía que la sombra fantasmal fue liberada por Shi Yan, ella cogió valor para enfrentar a Tumu.

El pálido, humo de luz blanca, que contenía poder de energía negativa refinada, empezó a enredar a Tumu. La sombra fantasmal de Kinmo estaba siguiéndolo y fue en frente de Tumu.

Tumu de repente empezó a concentrase. Sin ninguna distracción, el empezó a practicar su denso Qi Profundo del tercer cielo del Reino Naciente con su técnica secreta. Su Qi Profundo broto de su mano izquierda y exploto en un fuego rojo.

En un instante, apareció un escudo protector rojo de Qi Profundo puro concentrado en su mano izquierda. Ese escudo protector rojo estaba brillando con una luz roja y emitiendo una energía caliente, a pesar de que no era más grande que un barril.

Este escudo, creado por Qi Profundo puro, era aparentemente la habilidad marcial vital de Tumu, la cual requería un montón de energía para usarla.

El escudo protector estaba pegado en la mano izquierda de Tumu. Viendo el torrencial poder negativo de Shi Yan yendo hacia él, Tumu inmediatamente elevó el escudo para bloquear la energía negativa y a la sombra fantasmal de Kinmo.

“¡Cheeee cheee cheee!”

Esta tira de niebla blanca de efecto negativo, junto a la sombra fantasmal de Kinmo brillo después de chocar contra el escudo protector.

En los difuminados destellos, la niebla blanca se desvaneció y la sombra fantasmal parecía estar derritiéndose y desapareciendo poco a poco en el aire.

Notando que el escudo pudo derretir las dos cosas extrañas, Tumu se volvió un poco aliviado. Entonces se mofo astutamente, “niño, ¡déjame ver de que eres capaz!”

Frio, un malicioso aire se dispersaba desde el destello con los continuos sonidos de “chee chee”. Sin darse cuenta Tumu, el aire pasaba en su cuerpo a través de sus poros.

Después de esta burla, la cara de Tumu se volvió muda y el pánico broto de sus ojos.

¡Una brillante luz paso por los ojos de Shi Yan!

De acuerdo con la expresión fácil de Tumu, aunque había intentado limpiar la energía negativa, el no pudo disiparla del todo. Algo había invadido su mente.

“¡Toma acción!”

Después de un ruidoso grito, Shi Yan corrió a su máxima velocidad. Apareció en frente de Tumu de repente, dejando una sombra de luz en el aire.

La daga, la cual tenía una luz azul, acuchillo hacia el cuello de Tumu con prisa, parecía un rayo.

El escudo protector en la mano de Tumu se estaba volviendo más y más caliente. La temperatura casi había despertado a Tumu de su entumecimiento.

¡Tumu abrió abruptamente sus ojos!

“¡Haaaaooo!”

Tumu se arrastró, así el suprimió todas las emociones negativas que habían invadido su mente, al mismo tiempo, dibujo un circulo en el aire con el hacha de su mano derecha.

“¡Kangchang!”

La daga de Shi Yan apuñalo hacia el hacha, lo que provoco una buena explosión proveniente del hacha. Para su sorpresa, se apresuró hacia el brazo de Shi Yan atraves de la daga.

El brazo de Shi Yan se volvió entumecido, lo que le permitió comprobar que el Qi Profundo de Tumu era muy denso, por lo tanto, aparto la daga del hacha rápidamente.

Tumu no reacciono hacia Shi Yan. En su lugar, se giró como el viento y bloqueo la espada corta de Di Yalan, la cual bloqueo con su hacha. Él dijo con una cara seria, “te violare tan fuerte como pueda.”

Shi Yan se volvió rígido y una sed de sangre surgió en su mente.

Balanceando su daga, los músculos de sus piernas empezaban a contraerse lentamente. El poder negativo broto fuera de los poros de sus piernas, cubriéndolas en una pálida niebla.

Tanto sus manos como sus piernas, todo sufrió el cambio, Shi Yan no podía volver a controlar su sed de sangre.

Él estaba abrumado por el deseo de matar, y sus ojos se estaban volviendo más y más rojos, mientras que su cara se estaba volviendo tan horrible como la de un demonio del infierno. Mientras Mu Yu Die que estaba detrás, estaba tan asustada que tapo su boca con su mano.

“¡Hoooohoooo!”

La respiración de Shi Yan se volvía mas y más pesada. El dio patadas y podía sentir un poder sin fin en su pierna. ¡Su escuálido cuerpo avanzo diez metros en un segundo!

Parecía volar como una flecha. ¡Rápido y poderoso!

El hacha de Tumu fluyo rápidamente en el aire e hizo un sinfín de sonidos de rotura. Esto forzó a Di Yalan retroceder, mientras que su brazo se volvía mas y más doloroso al sostener la espada corta. Ella se volvía mas y más débil ante los severos ataques del Qi Profundo de Tumu.

Un poderoso aire asesino vino de repente de su espalda. Tumu tenía una horrible mirada en sus ojos, mientras golpeaba otra vez con su hacha, haciendo retroceder a Di Yalan mientras temblaba.

“¡BANG!”

Tumu pateó pesadamente de forma impaciente hacia el suave abdomen de Di Yalan, mandándola siete metros hacia atrás.

Di Yalan se cayó al suelo sobre la espalda y ella sangraba severamente por su boca. Su Qi Profundo se desordenó e hizo que perdiera toda su fuerza.

La patada de Tumu contenía una creciente explosividad, como si su Qi hubiera explotado en un instante. Su objetivo era vaciar su capacidad de lucha poco a poco para que pudiera hacer frente a Shi Yan.

Dándose la vuelta, Tumu blandió su hacha con una cara viciosa, “niño, voy a cortarte en cientos de pedazos.”

Shi Yan corrió como una flecha y con la ayuda de sus impulsos, dirigió todo su Qi Profundo a su daga.

Cuando el blandía su daga, las sombras de la daga parecían gotas de lluvia. Junto con eso, un vicioso poder frio se enviaba de su daga, envolviendo a Tumu.

“¡Humph!”

Tumu tomo una respiración profunda y empezó a empuñar su escudo protector con su mano izquierda. Aire caliente fluía sin fin fuera del escudo protector y conducía el frio, el aire vicioso, lejos. Entonces levanto su hacha y golpeo precisamente hacia la daga de Shi Yan.

“¡BANG!”

Con el fuerte estruendo, Shi Yan sintió un severo dolor en su muñeca, cuando su daga de repente voló y callo en el suelo a muchos metros detrás de él.

Tumu también estaba pasando un mal momento. El poder mostrado por la daga de Shi Yan era extremadamente vicioso. Aunque se había defendido, se retiró con un tambaleo.

Al mismo tiempo, un aire de frialdad, maldad y pánico, destello atraves de sus brazos en su mente como pequeñas serpientes y le arrastró en una sangrienta atmosfera nuevamente.

Shi Yan se detuvo cuando vio los ojos de Tumu que se volvían perplejos y se retiró lentamente hacia la dirección de Di Yalan.

En ese momento, su daga estaba a muchos metros de distancia de él. Él podría fallar el mejor momento si iba a por la daga y se precipitara hacia Tumu. Quizás Tumu recobraría sus sentidos en aquel momento.

Esto paso por su mente como un rayo y sus ojos se volvieron fríos. Entonces corrió hacia Tumu con todas sus fuerzas y capturo su cintura con sus brazos. Él se impulsó con sus piernas y lanzo a Tumu lejos de Di Yalan con todo su poder, entonces grito, “¡coge tu espada! ¡Apuñálalo!”

Al escuchar su grito, Di Yalan, la cual estaba tirada en el suelo agotada, vio una enorme sombra negra caer en frente de ella.

Sin ninguna vacilación, Di Yalan reunió todo su poder y empuño su espada corta, la cual era más larga que su brazo.

“¡Puuuuuh!”

Cuando acuchillo el corazón de Tumu, él se levantó con un severo dolor. Él se agito locamente e intentaba difícilmente mantener su equilibrio.

La espada apuñalo en la parte trasera de su corazón, en consecuencia, se inclinó en el aire y no se cayó sobre Di Yalan inmediatamente.

Con el apoyo de la espada, Tumu se mantenía mágicamente en esa posición y no se cayó inmediatamente, como si sus piernas se hubieran arraigado en el suelo.

Tumu lucho con todas sus fuerzas, pero solo se encontró con que Shi Yan sujetaba estrechamente sus manos.

Shi Yan parecía refrescado y rio, “perro salvaje, ¡tú ya estás muerto!”

Manteniendo la posición, Tumu grito, “¡bastardo! ¡Suelta mis manos! La espada me apuñalo, ¡así que de este modo va a apuñalarte! ¡Suelta mis manos! ¿Es que quieres morir conmigo?

Shi Yan inyecto apresuradamente Qi en sus brazos. Aunque él no podía activar el escudo de luz oscura, el intentaría usar su espíritu marcial de petrificación.

 

Tumu golpeaba con sus rodillas a Shi Yan una y otra vez. Bajo los pesados golpes, el poder de petrificación parecía concentrarse en el abdomen de Shi Yan, mientras que las otras partes de su cuerpo seguían normales. Su abdomen se volvió gris y era duro como una piedra.

Bajo el ataque de Tumu, el cual estaba en el tercer cielo del Reino Naciente, Shi Yan podía aguantarlo con su espíritu marcial de petrificación. Aunque sentía un dolor extremo en su abdomen, el no escupió sangre y su poder defensivo se volvía anormalmente fuerte.

Di Yalan, la cual estaba debajo de ellos, empezó a notar que Shi Yan y Tumu se abrazaban fuertemente. Si ella empujaba su espada corta atraves de ellos, o Tumu se cayera pesadamente hacia abajo, la espada iría atraves de Tumu y después el cuerpo de Shi Yan, llevándoselos a los dos juntos.

Sabiendo que Shi Yan podría ser apuñalado junto a Tumu, Di Yalan no podía actuar precipitadamente, por lo que ella grito, “¡bastardo! ¡Suéltalo!”

“¡Perro sarnoso, soy mucho más joven que tú, pero tu morirás, mientras que yo como mucho perderé un brazo!”

Shi Yan lo miraba fríamente con una sonrisa. Entonces con los ojos asustados de Tumu, se lanzó junto a Tumu con todo su poder hacia Di Yalan.

“¡Poooh! ¡Poooh!”

El sonido del arma rompiendo la carne y los huesos venían de uno en uno. Di Yalan estaba tumbada sobre su espalda, mientras que Tumu estaba tumbado sobre ella y Shi Yan sobre él.

La espada en su mano apuñalo atraves de ambos. Este iba atraves del corazón de Tumu y el hombro izquierdo de Shi Yan.

El corazón de Tumu estaba atravesado. Después de severas palpitaciones, el murió con una cara extremadamente asustada.

Aunque su hombro estaba roto, Shi Yan parecía horrible y seguía sin soltar a Tumu.

Después de que el Qi Profundo fue absorbido completamente por Shi Yan, se convenció finalmente de que estaba muerto. Entonces relajo sus manos y puso su exhausto y suave cuerpo en el suelo.

 

One thought on “GOS: Capitulo 26. La apuesta

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s