PMG: Capítulo 526: La pintura con el corazón

Por Gasaraki

________________________________________________

Capítulo 526: La pintura con el corazón

 

Yue Meng He sorprendió a Lin Feng. Miró a su madre, ya había adoptado completamente a Meng Qing, en la medida en que ella estaba tomando su lado contra Lin Feng.

 

Lin Feng sonrió, Meng Qing y su madre se llevaba muy bien, él estaba, por supuesto, muy feliz por eso.

 

Lin Feng levantó la cabeza y miró a Meng Qing y Duan Xin Ye juntas en la distancia. Podía ver que estaban hablando. Duan Xin Ye parecía más relajada en ese momento y ella sonreía de una manera resplandeciente.

 

Lin Feng sentía que un peso pesado había sido levantado de su corazón. Tenía dos mujeres asombrosas, sólo podía ser feliz. No necesitaba a su madre decirle eso, él era perfectamente consciente, él las amó profundamente y la acarició.

Pensó en todas las cosas que Meng Qing y Duan Xin Ye le habían dicho en el pasado y se echó a reír. Sin tener que hablar de quién sería la esposa principal o no, todo fluía sin ningún problema. Meng Qing ya le había dicho que no le importaba tener a varias mujeres a su lado y Duan Xin Ye le había dicho que no le importaba tener el estatus de esposa principal en el pasado, estaría feliz de quedarse con él .

 

“Que chico afortunado.” Dijo Lin Hai mientras suspiraba y sonreía. Su hijo era tan afortunado en el amor, tenía dos chicas increíblemente hermosas, como un padre, él podría solamente ser feliz.

 

“¿Qué? ¿Quieres decir que no eres feliz? “Dijo Yue Meng He mientras miraba a Lin Hai que lo sorprendió. Una sonrisa temblorosa apareció en su rostro y dijo: “¡Por supuesto que no, yo también soy feliz! Entonces bajó la cabeza y siguió tallando.

 

Ese dulce momento hizo sonreír aún más a Lin Feng, sus labios empezaron a temblar y le dijo a su padre: “Ahora entiendo de qué tenías miedo, padre.”

 

“Chico malhablado, mira tu lenguaje!” Dijo Lin Hai mirado trastornado, Lin Feng inmediatamente comenzó a sacudir la cabeza apresuradamente y se fue como si nada hubiera pasado nunca.

 

“Ve a mi hijo, sé un buen hombre para Xin Ye y Meng Qing.” Dijo Yue Meng He mientras miraba a Duan Xin Ye y Meng Qing que no estaban demasiado lejos de ellas. Lin Feng asintió y caminó lentamente hacia ellas.

En ese momento, Meng Qing también tomó un pincel y un pedazo de papel y comenzó a aprender de Duan Xin Ye. A continuación, comenzó a delinear los contornos de su pintura.

 

Ignoraban a Lin Feng, se perdieron en ese momento de felicidad. Lin Feng fue excluido de ese momento de alegría.

 

Todo era inesperado para Lin Feng, pero se sentía satisfecho.

 

Duan Xin Ye se quedó dos días en el Bosque Amor Enfermo y se quedó con Meng Qing durante dos días. Ella le enseñó a pintar. De vez en cuando, charlaban y reían juntas también. El pobre Lin Feng estaba solo, excluido, durante dos días las chicas lo ignoraron. Se sentía triste, no sabía a quién había ofendido ….

 

El tercer día, Duan Wu Ya envió a algunas personas al Bosque Amor Enfermo para recoger a Duan Xin Ye, y al mismo tiempo, reportar un mensaje a Lin Feng.

 

Ruo Lan Shan quería que Lin Feng fuera y esperara frente al Palacio Imperial tres días después, se iban a ir al Imperio de la Montaña del Dragón.

 

Esa noticia había excitado a todo el país. La Gran Competencia de Xue Yu finalmente iba a empezar, pero aún no sabían cuántas personas iban a participar.

Lin Feng adivinó que Ruo Lan Shan no había seleccionado realmente a los combatientes, sólo estaba considerando las fechas.

 

Tres días estuvo bien, sin embargo, la Gran Competencia de Xue Yu ocurriría tarde o temprano, salir antes sería una buena oportunidad para conocer a algunos genios del imperio.

 

“Duan Wu Dao, Duan Wu Ya, Yue Tian Meng y los demás irán todos allí …” Pensó Lin Feng, pero en ese momento, él estaba sentado en el bosque de bambú y había una enorme estera de paja en la que había muchos papeles.

Nota: Una estera es una pieza de tejido grueso y áspero (esparto, palma, junco u otro material parecido), que generalmente se utiliza para cubrir parte del suelo de un lugar.

Lin Feng estaba pintando, su mano se movía sobre el papel como muchas estrellas fugaces.

 

En frente de Lin Feng, Meng Qing estaba sentada a unos tres metros de distancia. Parecía tranquila y serena, aparte de sus ojos y las manos de Lin Feng, parecía que nada más se movía en el mundo.

 

La silueta de una mujer apareció gradualmente bajo el pincel de Lin Feng. Parecía afectuosa, suave y delicada, pura y santa como un ser celestial. También parecía natural y despreocupada. Sin embargo, en esa pintura, esa chica no parecía tan hermosa como en la realidad.

 

“No, no es bueno.” Pensó Lin Feng mientras movía lentamente la cabeza. No estaba satisfecho. Arrancó el papel y las llamas aparecieron en su mano, quemó el papel en cenizas.

“Lin Feng, ¿todavía necesitas mas tiempo?” Preguntó Meng Qing en voz baja. Había estado sentada allí durante demasiado tiempo y Lin Feng había intentado muchas veces, pero había fallado cada vez. Cada vez, había quemado el papel.

 

Meng Qing estaba molesta, inicialmente, Duan Xin Ye le había estado enseñando a pintar, después de eso, Lin Feng había empezado a tratar de pintar el retrato de Meng Qing, sin ninguna interrupción. Además, no permitió que Meng Qing se fuera, la quería delante de él.

 

“Tienes que esperar hasta que haya terminado.” Dijo Lin Feng mientras se reía, sabía que estaba siendo molesto.

 

Meng Qing permaneció en silencio y sentado. Se veía pura y libre de la vulgaridad, ella perfectamente emparejado con el hermoso paisaje.

 

El sonido del pincel de Lin Feng sobre el papel continuó extendiéndose por el aire. Otro retrato apareció, otra Meng Qing, se veía muy similar, Lin Feng había logrado hacer su rostro parece extremadamente hermoso, pero le faltaba vitalidad.

 

“No …” Dijo Lin Feng en voz baja de nuevo. Arrancó el papel y lo quemó lentamente. Lin Feng había quemado otro pedazo de papel.

 

“Lin Feng puso otro papel delante de él y comenzó de nuevo, en los ojos de Lin Feng, sólo estaba Meng Qing en ese momento, nada más.

Su pincel danzaba sobre el papel, volvía a aparecer un retrato, los sonidos del pincel en el papel y de las hojas crujientes se fundían en el aire, era muy romántico.

 

“No…”

 

“No……”

 

“No …” Lin Feng logró pintar su rostro maravillosamente cada vez, parecía muy similar pero faltaba algo, era vitalidad, esa vitalidad que daba a la gente la impresión de que las diez mil cosas de la creación eran incoloras cuando vieron Meng Qing.

 

Lin Feng ni siquiera sabía cuántas hojas había quemado ya, pero Meng Qing seguía sentada allí y observaba el hermoso bosque de bambú. Cuando vio a Lin Feng fruncir el ceño y la angustia, no parecía impaciente en absoluto, su corazón estaba lleno de dulces sentimientos.

 

Lin Feng la estaba observando atentamente y también estaba mirando a Lin Feng.

 

No hablaban en absoluto, pero la mayor parte del tiempo, sólo una mirada les bastó para adivinar sus pensamientos mutuos.

 

El tiempo pasaba lentamente y el cielo estaba oscureciendo, el día y la noche se estaban fusionando en ese momento, el tiempo estaba realmente pasando lentamente.

Sin embargo, Lin Feng seguía en silencio, de la mañana a la noche, había permanecido en silencio, y luego de la tarde a la mañana, hasta que el sol apareció y las flores florecieron. Tenían la sensación de que estaban presenciando el despertar del mundo, la creación del planeta.

 

Finalmente, al tercer día, Lin Feng levantó su pincel en el aire.

 

Miró a Meng Qing, una brisa suave rozó su cuerpo que hizo que su cabello revoloteara suavemente. Inmediatamente después, cerró los ojos, lentamente.

 

Dejó de mirar a Meng Qing, sólo cerró los ojos y finalmente su mano volvió a flotar sobre el papel.

 

El sonido del pincel sobre el papel comenzó a difundirse en el aire de nuevo, pero esta vez, no había nada desordenado en absoluto, Lin Feng estaba pintando de manera libre y sin restricciones, como si fuera guiado por el cielo.

 

Los ojos de Lin Feng estaban cerrados, su mano continuaba bailando sobre el papel, suavemente y con habilidad. Lo hizo todo de una sola vez sin parar ni un momento, había estado luchando durante tres días, pero en ese momento había ganado.

 

“Uf…..” Lin Feng suspiró y abrió los ojos, luego miró su pintura, finalmente, sonrió de una manera resplandeciente, no pudo dejar de sonreír.

Finalmente, levantó su pintura y la miró, parecía viva. Estaba llena de vitalidad. Además, no sólo se veía bien, era magnífica.

 

Meng Qing levantó la cabeza y miró a Lin Feng, había estado observándola durante tres días y había consumido mucha energía. Meng Qing dio una magnífica sonrisa.

 

Ese retrato era increíblemente hermoso, como un ser celestial, como una flor floreciente.

 

“Finalmente logré hacerlo.” Dijo Lin Feng en voz baja con una sonrisa de satisfacción en su rostro.

 

“Lin Feng, ya que cerraste los ojos, ¿por qué me necesita aquí?”

 

“Porque necesito sentir tu presencia, si estás a mi lado, te puedo imaginar en mi mente y en mi corazón”, dijo Lin Feng con una voz suave y tierna mientras sonreía: “Cuando este en la carretera Y te extrañe demasiado, al menos, puedo mirar este retrato de ti. Y cuando te pinté, tuve que cerrar los ojos, porque necesitaba usar mi corazón para verte, mis ojos no son lo suficientemente eficientes.

 

Meng Qing se sintió avergonzada y acarició su cabello, se veía increíblemente hermosa, Lin Feng había cerrado los ojos para pintar, y pintó con su corazón. Además, esa pintura no era sólo el retrato de Meng Qing, era el amor por Meng Qing.

Advertisements

5 thoughts on “PMG: Capítulo 526: La pintura con el corazón

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s