GOS: Capítulo 40 Compartiendo el tesoro

Por Gasaraki

______________________________________________________

Capítulo 40 Compartiendo el tesoro

“¿Conoces estas antiguas letra?” Di Yalan no pudo evitar gritar de sorpresa.

“Sí, sólo un poco.”

Shi Yan asintió, pero no echó un vistazo más de cerca al contenido del libro. Sólo sostuvo el libro en sus brazos casualmente y dijo con una voz fría, “Toma la botella de la Esencia de la Llama de la Tierra, y yo tomaré este libro de práctica para las Habilidades Marciales de Nivel Espíritu”.

Di Yalan asintió con la cabeza para mostrar su acuerdo. La botella de la esencia de la llama de la base de la tierra era de hecho extremadamente preciosa para ella. Ella ya estaba en la cima del mundo con esa pequeña botella de líquido en su mano.

“Pero ¿qué hay de estos tres Cristales Demonio?

Después de un tiempo, Di Yalan volvió a preguntar. Y esta vez, mientras hablaba, dio una rápida mirada a Mu Yu Die a su lado, con un mensaje bastante complicado en sus ojos.

Shi Yan ya había conseguido su libro de habilidad de nivel marcial, que obviamente valía millones. Sin embargo, hasta ahora, sólo Mu Yu Die no había conseguido nada.

Esos tres Cristales Demonio aparentemente no eran tan valiosos como la Esencia de la Llama de la Tierra o el Libro de Habilidades. Por lo tanto, Di Yalan tenía la intención de dar esos Cristales Demonios a Mu Yu Die. Sin embargo, le preocupaba que Shi Yan pudiera estar en contra de esta decisión. Por eso dijo esto para medir la reacción de Shi Yan.

“Entonces entregaselos a la señorita Mu. Por mi esta bien.”

Por supuesto que Shi Yan sabía lo que Di Yalan estaba haciendo. Dijo tranquilamente: “No podemos dejar a la señorita Mu sin nada. Ambos tenemos lo que queremos. ¿Qué te parece dar esos tres Cristales Demonio a la Señorita Mu? ”

“Claro, yo también estoy bien con esto.” Di Yalan sonrió con satisfacción. Ella estaba muy contenta de ver que Shi Yan era tan comprensivo y considerado.

Mu Yu Die parecía un poco sorprendida por las palabras de Shi Yan. Ella miró fijamente a Shi Yan por un momento, luego sacudió la cabeza y respondió con una sonrisa incómoda, “No hice nada útil y he estado dependiendo de tu protección todo este tiempo. No puedo tomar estos tres Cristales Demonio.

“Die …” Di Yalan quiso decir algo, pero vaciló.

“No, no puedo tomarlos.” Mu Yu Die parecía muy determinado. Ella sacudió la cabeza con firmeza y empezó a burlarse de sí misma, “me he convertido en una carga para ti. Casi perdiste tu vida protegiéndome. ¿Cómo puedo tomar estos tres Cristales  Demonios? Hermana Lan, Ding Yan, sé que eres muy amable conmigo, pero me sentiría avergonzado de tomar estos Cristales Demonios.”

“Entonces sólo toma uno de ellos.” Shi Yan dijo después de alguna vacilación, “De todos modos, debes tomar uno de estos Cristales Demonios. No podemos aprovecharnos de ti.”

“Sí, por lo menos toma uno de ellos.” Di Yalan también insistió.

Al ver que ambos insistían en esto, Mu Yu Die encontró muy difícil negar su bondad. Ella asintió después de vacilar y dijo: “¡Muchas gracias por tu generosidad!”

Shi Yan dejó de hablar y volvió a cerrar los ojos, volviendo a operar el Qi Profundo dentro de su cuerpo para recuperarse.

Cuando se aclaró la mente y se concentró en el interior, podía sentir claramente los cambios que ocurren en su cuerpo.

No sabía por qué, pero de alguna manera, sentándose allí, podía sentir que el dolor y la molestia en sus músculos estaban desapareciendo rápidamente.

Shi Yan despejó su mente y se concentró completamente en los cambios que su cuerpo estaba atravesando.

De repente, hubo un relámpago en su mente. Su espíritu se iluminó de repente y parecía que se había dado cuenta de algo.

¡Éste es el Espíritu  Marcial Inmortal!

Dentro de su cuerpo, su carne, músculos, huesos, venas, órganos y entrañas estaban sufriendo cambios sutiles.

El Espíritu  Marcial Inmortal había estado regenerando secretamente su cuerpo de una manera que él nunca podría entender. Su debilidad se debida a la ruptura de “Alboroto” también fue gradualmente volviendo a la normalidad.

Shi Yan estaba muy sorprendido. Se dio cuenta de que el Espíritu  Marcial Inmortal no sólo podía recuperar sus heridas, sino también compensar la mayoría de los efectos secundarios que había sufrido de “Alboroto”!

Sin la ayuda del Espíritu  Marcial Inmortal, estaba casi seguro de que sería incapaz de enfrentar a cualquier oponente durante los próximos tres días después de usar “Alboroto”.

Sin embargo, gracias al Espíritu  Marcial Inmortal, esto ya no era el caso.

Con la ayuda del Espíritu  Marcial Inmortal, el dolor y la fatiga en su cuerpo fue desapareciendo lentamente.

A juzgar por la condición de su cuerpo en este momento, a lo sumo, tardaría un día más en recuperar la mitad de su poder. No habría ningún problema para él para participar en otra pelea con el enemigo.

Sin embargo, justo en ese momento en que él se regodeaba en secreto, una súbita y fuerte oleada maligna y loca intención de matar salió del fondo de su corazón.

¡Esta explosión de su energía negativa era tan feroz como un tsunami y fue más destructiva que nunca!

Las corrientes de energía mezcladas con la desesperación, el miedo y el resentimiento se precipitaban desde los meridianos por todo su cuerpo. Se habían transformado en ondas de poder espiritual, rugiendo por su mente, corrompiendo sus pensamientos con una fuerza abrumadora, y alterando su moral y personalidad!

Esta vez, había absorbido el Qi Profundo de los cuatro Guerreros Nacientes, así como los dos Guerreros del Nivel Humano. Cuando los seis de ellos respiraron su último aliento, Shi Yan estaba allí con ellos en esta cueva de piedra.

Por lo tanto, había capturado todo el Qi Profundo procedente de los seis guerreros sin perder una gota, que era mucho más gruesa y más fuerte que todo el Qi Profundo que había absorbido antes.

Por lo tanto, el contragolpe de esta vez fue también más feroz que nunca.

Aunque Shi Yan todavía estaba sentado allí, su respiración comenzó a ser cada vez más pesada, y su cuerpo comenzó a temblar ligeramente. Su cuerpo estaba envuelto en una gruesa red de intenciones asesinas, haciéndole parecer aún más malo a los demás.

Después de unos minutos, adivinó que ya no podía resistirse a esta fuerza. De repente abrió los ojos y miró fijamente a Di Yalan con el deseo ardiendo en sus ojos. Dijo en voz muy baja: “¡Tengo esa cosa  extraña en a mi cuerpo otra vez!

Di Yalan quedó atónita por un momento, y luego rápidamente se sonrojó de repente. Dijo a Mu Yu Die en voz baja: “Die, tú … date la vuelta y no mires”.

La cara de Mu Yu Die también rápidamente se puso roja. Se mordió los labios un poco, se giro hacia la entrada de la cueva con la espalda hacia esas dos personas, y dijo: “Ustedes dos callense. Por favor, no llamen la atención de esas bestias demoníacas aquí. Yo … me quedaré aquí en la entrada.

“Em” Di Yalan contestó con una voz muy baja y luego rápidamente se lanzó en los brazos de Shi Yan.

Poco después, dentro de la cueva, se oía un ritmo de palmadas.

……………………………..

Después de un largo tiempo, con un profundo gemido y temblor del cuerpo, Shi Yan lanzó su clímax dentro del cuerpo de Di Yalan.

Desde los meridianos de todo su cuerpo, de repente brotaron corrientes de poder mágico.

Este extraño poder estaba vagando por su cuerpo al azar, con sólo una pequeña parte de él disparando en el cuerpo de Di Yalan junto con su esencia. La mayor parte de este extraño poder seguía corriendo y chocando dentro de sus venas y vasos, llenando todo su cuerpo.

Shi Yan de repente abrió los ojos.

Se levantó los pantalones y dejó a Di Yalan, que todavía disfrutaba de su momento de felicidad, tumbado en el suelo. Rápidamente se dirigió hacia Mu Yu Die y dijo: “¡Señorita Mu, rápido, ven aquí!”

Mu Yu Die estaba completamente sorprendida por sus acciones, y no pudo evitar retroceder. Su bello rostro palideció al instante. Ella gritó con horror: “¡No! ¡No te acerques!”

“¡El poder mágico dentro de mi cuerpo acaba de derramarse un poco!” Shi Yan se movía hacia Mu Yu Die con un jadeo pesado, y dijo con impaciencia, “Estoy haciendo todo lo posible para controlarlo ahora mismo. ¡Déjame intentar y ver si puedo compartir algo  contigo para ayudarte a recuperar tus venas y músculos rotos dentro de tu cuerpo! ”

“No hay manera!” Mu Yu Die comenzó a gritar: “No, no, no, no estoy lista todavía! ¡No quiero hacer eso contigo! ¡No te acerques!

“No quise decir eso!” Shi Yan rugió con una voz baja.

Podía sentir el poder mágico dividido en decenas de arroyos, vagando alrededor de su cuerpo a través de sus músculos, venas, carne y sangre, alimentando a sus Espíritus Marciales y Qi Profundo en su abdomen, respectivamente.

Con esta velocidad, en poco tiempo, este poder mágico se dispersaría por todo su cuerpo y se absorbería por completo.

Shi Yan se estaba concentrando más que nunca en este momento. Bloqueó por la fuerza una pequeña parte de este extraño poder dentro de su brazo. Estaba colgando de este poder mágico con mucha fuerza y planeó inyectar esta parte del poder en el cuerpo de Mu Yu Die a través del derramamiento de su Qi Profundo.

Al ver a Mu Yu Die continuamente retrocediendo, Shi Yan se puso extremadamente impaciente. De repente dio un paso adelante y agarró Mu Yu Die firmemente en sus brazos.

Con el cuerpo suave y bien curvado de Mu Yu Die de repente tomado en sus brazos, una fragancia refrescante y dulce instantáneamente besó su rostro tiernamente, haciendo su espíritu emocionado de repente.

“¡Déjenme ir!” Mu Yu Die no creyo la teoría de Shi Yan en absoluto. Ella estaba golpeando intensamente el pecho de Shi Yan con sus pequeños puños, y luchando con todo su poder.

Sin embargo, con todas sus venas y músculos rotos, ella no podría usar su Qi Profundo suavemente.

Con todo su poder vacío, ella no era diferente de una niña débil y frágil, y no podía salir de los brazos de Shi Yan ni siquiera un poco.

“¡Deja de luchar! ¡Quédate callada! “Shi Yan cerró los brazos aún más fuerte y forzó su delicioso y delicado cuerpo contra el suyo, dejándola sin espacio para luchar.

En ese momento, Shi Yan hizo que el poder mágico dentro de sus brazos rápidamente se precipitara hacia sus muñecas, todo el camino a través de sus palmas, y en las venas y músculos de la espalda de Mu Yu Die.

“Ahora, intenta lo mejor que puedas para mover este poder a tus venas y músculos rotos! Rápido! “Con Mu Yu Die encerrada en sus brazos, Shi Yan rápidamente susurró en sus delicadas orejas.

Las orejas de Mu Yu Die temblaban mucho, y su dulce cuerpo no podía evitar temblar. Ella estaba maldiciendo silenciosamente a Shi Yan como un bastardo en su corazón.

Sin embargo, sintió claramente dos extrañas ondas de poder fluyendo en su cuerpo a través de las palmas de Shi Yan y dando vueltas dentro de las venas y los músculos de su espalda.

Bajo la dura orden de Shi Yan, Mu Yu Die finalmente se tranquilizó y la detuvo. Empezó a hacer sus mejores esfuerzos para sentir el poder mágico dentro de su cuerpo, tomar el control de él, y utilizarlo para la recuperación de sus venas y músculos rotos.

Teniendo a Mu Yu Die  fuertemente en sus brazos, sintiendo las deliciosas curvas de su cuerpo, oler la dulce fragancia de su cuerpo, Shi Yan se distrajo de repente y comenzó a entretenerse con algunos pensamientos sucios en su mente. No podía evitar la excitación que provenía de su cuerpo inferior.

“¡Ah!”

Mu Yu Die gritó de vergüenza. Dijo, a toda prisa, con el rostro enrojecido: “¡Déjenme ahora! Tú … actuando así … Yo … no puedo calmarme.”

“Bueno, te dejaré ir por ahora.” Shi Yan sabía que este no era el momento adecuado para que él se aprovechara de ella. Él asintió y besó ligeramente la mejilla de Mu Yu Die, “Tomaré esto como una recompensa por ofrecerte este poder mágico como un regalo.”

Después de estas palabras, Shi Yan lanzó Mu Yu Die fuera de sus brazos y dio unos pasos atrás. Luego se sentó contra el muro de piedra y lentamente cerró los ojos.

El rostro entero de Mu Yu Die estaba completamente rojo. Estaba avergonzada y molesta al mismo tiempo. Ella miró a Shi Yan con ira y maldijo, “¡Eres un bastardo!”

Después de esto, con sus hermosos senos subiendo y bajando, Mu Yu Die tomó algunas respiraciones profundas antes de calmarse finalmente.

Ella comprendió que dada esta situación crítica, no podía permitirse perder el tiempo en culpar a Shi Yan. Ella también rápidamente se sentó y trató de usar el poder mágico que ella recibió de Shi Yan para restaurar las venas rotas y los músculos dentro de su cuerpo.

Advertisements

2 thoughts on “GOS: Capítulo 40 Compartiendo el tesoro

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s