GOS: Capítulo 46 – Un vistazo

Por Gasaraki

___________________________________________________

Capítulo 46 – Un vistazo

Medio mes después, en la Ciudad Tianyun.

Shi Yan y Han Zhong, así como una tropa de guerreros de la familia Shi, estaban entrando a la ciudad a paso lento. Un dragón de tierra llevaba los bienes que habían comprado de Ciudad Silenciosa.

Shi Yan y Han Zhong estaban a la cabeza de la tropa y habían hablado todo el camino.

“Viejo Han, se está haciendo tarde. Continuemos para ir casa mañana. Deberíamos descansar hoy en algún lugar de la ciudad, ¿de acuerdo? “, Dijo Shi Yan tranquilamente.

“Bueno, ¿dónde quiere quedarse el hermano Yan?” Han Zhong sonrió con una mirada ambigua en la cara: “La ciudad de Tianyun es la ciudad más grande de la Unión Mercante, con una gran población de varios millones. Los centros recreativos de esta ciudad son mucho mejores que los de las ciudades pequeñas por las que pasamos “.

“Bueno Viejo Han, ya que está familiarizado con esta área, usted encabeza el camino. ”

“Me temo que las monedas de cristal restantes no son suficientes. Hmm, vamos a gastar mucho en algunos lugares. ”

“Viejo Han, ¿quieres tomar ventaja de mí otra vez? La última vez en el Pabellón del Olor, fingiste estar borracho y me hizo pagar* por todo. ¿Ahora quieres hacer eso de nuevo? ”

Nota: En RD una persona que no pone un peso cuando sale con los otros y disfruta atento a otros se les dice Gallos. (Porque los gallos no ponen huevos)

“Hehe … Estaba realmente borracho ese tiempo. ¡Me estás tratando injustamente!”

“No me importa. ¡Tienes que pagar esta vez! O le diré al tío Han Feng todo lo que hiciste en el camino.”

“¡No! Hermano Yan, es mi regalo! Mi invitación, ¿de acuerdo? “Han Zhong fingió un rostro miserable y suspiró,” Usted sabe el temperamento de mi hermano es demasiado bien! Si él sabe lo que hice, me dará una patada. ¡Oh mi! ¡Estoy tan miserable! Trabajo muy duro para la familia y gano tan poco dinero que apenas puedo pagar mi tiempo de recreación … ”

“¡De acuerdo! “Shi Yan miró hacia atrás y gritó a los guerreros detrás de él, “Compañeros, ¿todos oyeron eso?”

“Sí, lo escuchamos!”

Los siete guerreros de la Familia Shi gritaron emocionados al mismo tiempo.

“¡Vayámonos!”

……………………………….

Shi Yan se mezcló bien con Han Zhong y los guerreros en ese medio mes.

Shi Yan no era pretencioso en absoluto mientras comía e interactuaba felizmente con los guerreros. Y era muy abierto cuando se trataba de mujeres, porque nunca se acostó en los burdeles, a veces siendo aún más atrevido y caliente que Han Zhong una vez que conoció a una chica encantadora.

Los dos se fueron a un montón de burdeles juntos por el camino. Pagaron en turnos y nunca dejaron que los guerreros usasen dinero.

En un tiempo muy corto, Shi Yan ganó la confianza de Han Zhong y sus acompañantes.

Han Zhong creyó compartir los mismos intereses y felicitó a Shi Yan por el hecho de que había crecido. A medida que su nivel aumentaba, Shi Yan se había convertido en una persona totalmente diferente.

Shi Yan ocultó la mayor parte de lo que le había pasado en el Bosque Oscuro. Le dijo a Han Zhong que encontró un cierto tipo de fruta roja en la antigua cueva que estaba estudiando. Después de comer tres de esas frutas, él consiguió Qi profundo y despertó el espíritu marcial de la petrificación de la familia de Shi.

No mencionó ni una palabra sobre el grupo sanguíneo, el misterioso Espíritu Marcial Inmortal, ni la historia entre él y Mo Yanyu y Mu Yu Die.

Aunque Han Zhong estaba muy sorprendido por la historia mágica de Shi Yan, no siguió preguntando, pero pensó que Shi Yan fue increíblemente afortunado al encontrar esas frutas que lo hizo más fuerte.

Y durante estos días, Shi Yan aprendió todo lo que pudo sobre la familia Shi a través de Han Zhong.

El antiguo amo de su cuerpo le había dejado muchos recuerdos, aunque se trataba sobre todo de las reliquias históricas y del antiguo lenguaje que había estudiado.

Pero Shi Yan no podía recordar muchos recuerdos de la familia Shi. Afortunadamente Han Zhong no estaba a su disposición. Durante su tiempo juntos en burdeles, Han Zhong ya le había dicho todo lo que quería saber.

Después de salir juntos varias veces, a Han Zhong le comenzó a caer bien  este joven maestro; Por lo que le dijo a Shi Yan no sólo sobre el negocio y la distribución de poder de la familia Shi, sino también el sentido común sobre el entrenamiento marcial, que Shi Yan no era consciente de antes.

Por ejemplo, cuando un guerrero alcanzó el nivel Nirvana, el mar de la concepción que formaría en su mente, podría conectar y combinar el espíritu marcial mágico con su Qi profundo para activar una habilidad secreta y lanzar una energía asombrosa.

Además, le contó a Shi Yan mucho sobre las características y debilidades de todo tipo de espíritus marciales; Sobre el Espíritu Marcial más poderoso en la Unión Mercante, el Imperio del Fuego y el Dios Bendito o, y sus debilidades y desventajas.

Aunque Han Zhong era muy lujurioso, era muy diligente en el entrenamiento de Artes Marciales.

Han Zhong poseía mucha información sobre los guerreros, por lo tanto, a través de él, Shi Yan obtuvo una comprensión completa y comprensiva acerca de los guerreros, así como las diferencias entre los niveles por debajo del nivel Desastre.

Han Zhong era un guerrero de nivel Desastre, por lo que no podía decirle a Shi Yan mucho sobre los niveles por encima, pero le dijo a Shi Yan todo lo que sabía acerca de los niveles inferiores.

Esta información era exactamente lo que Shi Yan necesitaba más ahora mismo.

…………………………………..

El Pabellón de los Sueños.

Shi Yan y Han Zhong, junto con cuatro guerreros de la familia Shi, estaban bebiendo y divirtiéndose en una habitación grande en el tercer piso.

En el centro de la habitación sencilla y poco sofisticada, sobre una suave alfombra, se erguía una mesa cuadrada de un metro de alto, que estaba llena de delicados alimentos y bebidas.

Shi Yan y Han Zhong estaban sentados en la alfombra con chicas jóvenes calientes en sus brazos, gritando y jugando dados felizmente.

“Viejo Han, bebe!” Shi Yan gritó.

Han Zhong estaba abatido, ya que había perdido muchas veces. Bebió el vino en su taza de inmediato y frotó  los pechos y los brazos de la chica. Entonces él levantó los dados y gruñó, “Esta mano tiene algo de suerte, esta vez voy a ganar definitivamente!”

“¡Ah, si eso es suerte, mis dos en las manos la tienen!” La sonrisa de Shi Yan se ensanchó y él puso ambas manos debajo del manto de la chica, “Qiu Xiang, realmente tienes grandes cosas aquí, digamos, siempre seré más grande ¡que él!”

Qiu Xiang tenía piel blanca delicada y pechos gordos. Sus ojos acuosos estaban llenos de timidez, “¡Joven Maestro Yan, eres tan malo! ¿Por qué me burlas todo el tiempo?

“Usted puede burlarse de mí también.” Shi Yan sonrió, bebió su bebida fuerte, e instó, “Viejo Han, qué estás esperando? ¡Lanza los dados!

“Yin Kui y Jiu Shan están cerca. El Yin Qi está saliendo adelante. Puedo sentirlo claramente. “Han Zhong frunció el ceño, soltó a la chica en sus brazos, y silenciosamente caminó hacia la ventana.

Abrió la ventana y miró con la ayuda de la luz de una gran linterna roja: “Bueno, hay esta  Beiming Ce. Yin Kui y Jiu Shan nunca salen de su lado. Dondequiera que estén Yin Kui y Jiu Shan, encontrarán a Beiming Ce.

Como Han Zhong mencionó Beiming Ce, Shi Yan recordó de repente a Mu Yu Die y Di Yalan.

Después de un poco de vacilación, él también se acercó a la ventana y la abrió un poco más, mirando fríamente a la tropa de la calle.

Esta tropa estaba formada por una treintena de personas. Beiming Ce estaba montando en su caballo blanco Ling Xiao de nieve a la cabeza de la tropa. Sonriendo ligeramente, estaba hablando con alguien en el sedán* de un dragón a su lado.

Nota: sedán* de un dragón o Dragón de tierra (una carroza a manos) Aquí.

Cuando la cortina del sedán revoloteó en el viento, pudo verse la cara de Mu Yu Die.

Di Yalan cabalgaba sobre un caballo de guerra con una armadura negra, con su cuerpo caliente moviéndose hacia arriba y hacia abajo con el ritmo del caballo de guerra. Ella lo miró con malos ánimos y un ceño leve y triste pudo ser visto entre sus cejas.

Ella apenas sonrió cuando Beiming Ce habló con ella, sin mostrar demasiado interés.

Los dos viejos, que emitían el pesado Yin Qi, estaban montando caballos de guerra blindados de negro detrás de Beiming Ce en silencio.

Shi Yan abrió la ventana un poco más. Cuando miró a la tropa que todavía estaban a decenas de metros de distancia, los dos viejos parecían notar mientras miraban en su dirección inmediatamente.

Shi Yan sintió que dos corrientes de Yin Qi fríos brotaban de sus ojos desde tan lejos, haciéndole estremecerse de miedo.

Los dos ancianos parecían conocer a Han Zhong, cuando  llegaron cerca de la ventana y lo vieron, su aire frío disminuyó.

Bajo la mirada de los dos hombres, Han Zhong se convirtió en una persona totalmente diferente. En lugar de comportarse de una manera ruidosa, extravagante y bulliciosa, se veía rígido, mientras les daba un saludo, sosteniendo sus puños delante de su pecho.

Los dos ancianos asintieron y no giraron  a mirar a Han Zhong. Se volvieron y entrecerraron los ojos, volviendo a centrarse en la espalda de Beiming Ce.

La tropa de la familia Beiming no se detuvo, pero siguió sus tranquilos pasos por la calle.

Había varios guerreros que estaban buscando diversión en la calle estrecha. Caminaron al lado de la carretera cuando vieron a la tropa de Beiming.

De este modo se formó de repente un pequeño camino en medio de la concurrida calle para que las tropas de Beiming se desplazaran sin problemas.

Advertisements

One thought on “GOS: Capítulo 46 – Un vistazo

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s