PMG: Capítulo 555: ¡No hay diferencia!

Por Gasaraki

_________________________________________________________

Capítulo 555: ¡No hay diferencia!

 

“¡Bom boom boom!” La pata de oso panda chocó con la salvaje y brutal mano. Una nube de polvo surgió de la mano de Hei Sha (Nota: Hei Sha significa “arena negra / polvo negro que es la razón por la que el polvo sale de su mano). Sentía que una monstruosa fuerza física invadía sus manos y brazos, así como el resto de su cuerpo.

 

“¡Muere!”, Gritó Hei Sha. Sorprendentemente, un poco de polvo, tan afilado como una hoja, salió de su boca y se movió hacia Wu Qing.

 

“¡Roaaarrr!” Wu Qing rugió como una  bestia salvaje y abrió su gigantesca boca. En ese momento parecía particularmente horrible, como un león frenético. Su rugido también sonaba como el de un león. Incluso su rostro tenía un fuerte parecido con un león real.

Mientras Wu Qing rugía, su voz hizo que el agudo polvo se dispersara. Luego levantó su gigantesca pata y atacó de nuevo a Hei Sha. Hei Sha se convirtió en un rayo de luz y se movió hacia atrás mientras gemía.
“Tap tap tap….” En el rayo de retirada de Hei Sha era una marca, de esa marca, se podía decir que había sido golpeado por una aterradora fuerza física.

Todo el mundo estaba asombrado mientras miraba a Wu Qing. Wu Qing tenía una clara ventaja sobre su oponente, incluso había logrado hacer que Hei Sha retrocediera.

Lin Feng estaba mirando a Wu Qing, ¿cuál era esa fuerza? ¿Por qué tenía una pata de oso y una cara de león?

¿El espíritu de Wu Qing era un espíritu de oso o un espíritu de león?

Los que conocían a Wu Qing no se sorprendieron. Era el *tercer* alto oficial de Xue Yue, era extremadamente fuerte, la gente de la Montaña del Dragón no podía humillarlo como querían.

“La gente de la Montaña del Dragón nos humilla, pero realmente no sé qué les hace pensar que pueden”, dijo Wu Qing mientras miraba a Hei Sha. Entonces, Wu Qing volvió a su posición original como si nada hubiera pasado nunca.

Hei Sha parecía pálido y moribundo. Había perdido.

Un momento antes, había actuado de una manera muy arrogante, pero ahora fue derrotado por un cultivador de Xue Yue, que humillante.

“Hei Sha, tienes que volver y practicar más”, dijo Qin Chuan en ese momento. Hei Sha había sido derrotado. Había perdido la cara no sólo para sí mismo, sino para todo el mundo de la Montaña del Dragón. Habían llegado pensando que podían humillar a los cultivadores de Xue Yue, pero al final Hei Sha había perdido, no había logrado humillar a nadie, en cambio, se había humillado a sí mismo. Hei Sha había sido golpeado lo que le obligó a retirarse. Su cuerpo entero estaba temblando, la humillación era difícil de digerir para él.

“Qin Chuan, ¿querías comparar tu fuerza con la de Lin Feng? Si quieres luchar, puedes luchar ahora y ver qué tan fuerte es el que derrotó a Yuan Tong “, dijo alguien a Qin Chuan. Todos dieron la vuelta y miraron a Lin Feng.

“Eso haré,” dijo Qin Chuan mientras asentía con la cabeza. Miró a Lin Feng de una manera provocativa y dijo, “Lin Feng, ¿se atreverá a medir su fuerza con la mía?”

“Es una razón estúpida, no estoy interesado, todos ustedes vinieron aquí por eso?” Dijo Lin Feng indiferente. Todos estaban asombrados, ¿qué quería decir Lin Feng?

Lin Feng tenía una sonrisa fría en la cara y dijo lentamente: “Tú has venido de tan lejos para pelear aquí, no para derrotarnos o aprender de nosotros, sino para probar lo fuerte que eras, ¿no es cierto?”

“Siento decepcionarte, pero no estoy interesado en medir mi fuerza con usted”.

Qin Chuan quería utilizar a Lin Feng para mostrar a los demás lo fuerte que era, Qin Chuan, fue, pero Lin Feng no tenía ganas de jugar con él.

Lin Feng se giro, saltó al aire y comenzó a marcharse. Ya no prestaba atención a esa gente.

 

¿Un genio?

 

¿Los genios necesitaban hacer cosas tales que demostraran a los demás lo fuertes que eran? Genios auténticos harían todo lo posible en la Gran Competencia de Xue Yu y todos verían naturalmente lo fuertes que eran.

Estos eslabones sin sentido sólo tenían la intención de demostrar a los demás y de sí mismos lo fuertes que eran los cultivadores de la Montaña del Dragón, y hacerlos sentirse superiores.

Además, Hei Sha ni siquiera había ganado contra Wu Qing, así que querían luchar contra Lin Feng aún más. Querían derrotar a Lin Feng para recuperar la cara, especialmente Qin Chuan.

Miraron a Lin Feng y estuvieron estupefactos, Lin Feng no iba a pelear?

Lin Feng se había negado sorprendentemente.

Qin Chuan lo miró con frialdad, había llegado hasta la residencia de los cultivadores de Xue Yue, tenía que luchar contra Lin Feng, no lo dejaría ir.

Cuando Qin Chuan pensó en ello, inmediatamente saltó al aire y comenzó a perseguir a Lin Feng.

Al mismo tiempo, lanzó una energía helada que envolvió el cuerpo de Lin Feng.

“Si quieres pelear o no, no depende de ti”, dijo Qin Chuan agresivamente. Un fuerte viento apareció a su alrededor, estaba mirando a Lin Feng mientras liberaba algo de energía de batalla que rodeaba el cuerpo de Lin Feng.

Qi puro, entonces, comenzó a fluir en su cuerpo, incluso si Lin Feng no quería pelear, Qin Chuan lo obligaría.

Las luces heladas brillaban en las pupilas de Lin Feng, al cabo de un rato, se detuvo, se volteo abruptamente y miró a Qin Chuan, que le hizo temblar. Las pupilas de Lin Feng parecían aterradoras.

“¡Cuatro mil rotaciones de la fuerza Heruka!”, Pensó Lin Feng. Un líquido negro empezó a fluir en las venas de su brazo, era la fuerza aterradora de los Herukas y se condensaba en su puño. El puño de Lin Feng entonces bombardeó la atmósfera hacia Qin Chuan.

Estaba creando fuertes vientos alrededor y estaba lacerando el ambiente. Parecía que el espacio y el tiempo estaban siendo aplastados.

Qin Chuan parecía estupefacto. No había pensado que Lin Feng lo atacara de repente. No tenía tiempo para reaccionar.

Un viento espantoso le soplaba en la cara. Qin Chuan se movió hacia atrás a toda velocidad, estaba tratando de esquivar, porque tenía la sensación de que si el puño de Lin Feng llegaba a él, definitivamente sería capaz de herirlo.

“¡Viento!” Gritó Lin Feng siguiendo de cerca a Qin Chuan. Su terrible puño lleno de la fuerza de los Herukas estaba ejerciendo demasiada presión sobre Qin Chuan y el fuerte viento hacía que sus cabellos revolotearan.

“¡Piérdase!” Gritó Qin Chuan mientras liberaba algo de Qi puro. Lin Feng estaba peleando ahora, ¿había alguna diferencia entre ellos? La fuerza y la velocidad de Lin Feng eran asombrosas.

“Destruir.” Qin Chuan levantó la mano tratando de bloquear a Lin Feng con su Qi puro. Podía ver la expresión facial de hielo de Lin Feng, lo que significaba que no iba a rendirse. Lin Feng parecía tener la ventaja en ese momento y Qin Chuan no tuvo tiempo para reaccionar.

El Qi puro de Qin Chuan estaba silbando, estaba mirando fijamente a Lin Feng.

“¡Nueve soles ardientes! ” gritó Lin Feng en voz alta. Un gigantesco sol deslumbrante apareció en la mano izquierda de Lin Feng y bombardeó la atmósfera. Su velocidad era inimaginable. Lin Feng sólo tenía un objetivo en ese momento, no quería dar a Qin Chuan ninguna oportunidad de atacar. La multitud quedó atónita mientras miraba a esos dos luchadores. Eran monstruosamente rápidos. Los espectadores tenían la impresión de que estaban alucinando. Sin embargo, se hizo evidente que Lin Feng no iba a darle a Qin Chuan cualquier oportunidad!

Advertisements

One thought on “PMG: Capítulo 555: ¡No hay diferencia!

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s