GOS: Capítulo 73 – El Cambio en la Caída de la Piedra de Dios

Por Gasaraki

_______________________________________________________________

Capítulo 73 – El Cambio en la Caída de la Piedra de Dios

Shi Yan vagaba tranquilamente por la plaza de la Piedra de Dios.

Dondequiera que hubiera un cuerpo, él aparecería. Su presencia haría que el cuerpo se secara completamente y quedara desprovisto de cualquier Qi Profundo en cuestión de segundos.

Debido a la devastadora batalla, muchos guerreros cercanos sintieron el peso de la misma.

Aquellos guerreros del reino Elemental y Naciente fueron los más afectados, ya que no pudieron bloquear las réplicas de la batalla entre los guerreros del reino Nirvana. Una vez que se enredaron en su batalla, no había esperanza para ellos.

En tan sólo unos minutos, Shi Yan vagó alrededor de la Plaza de la Piedra de Dios y recolectó todo el Qi Profundo de siete guerreros del Reino Elemental y cuatro guerreros del Reino Naciente.

Sólo los guerreros del reino Humano tuvieron suerte de escapar, ya que podían resistir las réplicas generadas por la batalla, no recibiendo heridas que amenazaran su vida.

Por lo tanto, no había cadáveres de un guerrero del reino humano, lo cual fue muy decepcionante para Shi Yan.

Debido al poder misterioso que podía absorber el Qi Profundo de los cadáveres en sus meridianos, Shi Yan esperaba más caos. Él estaba continuamente alentando a Shi Jain a luchar contra la familia Mo en persona para aumentar las bajas, lo que le permitiria entrar en el reino humano más rápido.

Han Feng estaba a diez metros de él como un fantasma.

Dondequiera que iba, Han Feng lo seguía como una sombra, por lo menos él creó algunos problemas.
A diez metros de distancia, Han Feng estaba mirando fijamente a Shi Yan con ojos llenos de confusión.

Durante la desagradable batalla, Shi Yan estaba actuando extrañamente. Han Feng no pudo averiguar lo que Shi Yan estaba haciendo; Él no preguntó como él estaba allí para proteger a su joven maestro en caso de un accidente.

Tras pasar por la Plaza de la Piedra de Dios, Shi Yan estaba siempre al lado de los cadáveres por un tiempo.

Aunque vio a los cadáveres sufriendo algunos cambios extraños, a Han Feng no le importó, ya que pensaba que esos guerreros muertos debían haber sido envenenados y que estaba entrando en descomposición ahora.

Nunca pudo haber pensado que tales cambios extraños fueran realmente causados por Shi Yan.
“Ahhh!”

No lejos de Shi Yan, la Piedra de Dios se derrumbó repentinamente y se oyó un grito doloroso.

Al oír el grito, Shi Yan se volvió extático y se precipitó.

Bajo aquella Piedra de Dios derrumbada, un guerrero del Reino Naciente estaba tomando sus últimas respiraciones.

Desafortunadamente, el guerrero fue golpeado por uno de los relámpagos de Mo Tuo, sin embargo parecía poseer algún tipo de habilidad defensiva que lo había sostenido hasta ahora.

Shi Yan parecía indiferente al estar de pie junto a la estructura derrumbada. Incluso a diez metros de distancia, Shi Yan podía sentir el denso Qi Profundo del Reino Naciente procedente del herido guerrero.

En pocos minutos, el guerrero fue succionado en seco y Shi Yan adquirió otro lote de Qi Profundo.

Han Feng estaba observando secretamente a Shi Yan en confusión desde otra esquina de esa piedra derrumbada.

“Es tan raro. ¿Alguien ha estado usando veneno? ¿Por qué todos murieron de una manera tan extraña? “Shi Yan sacudió la cabeza y miró a Han Feng,” Tío Han, debe haber alguien aquí en la arena con su propio propósito. ”

Han Feng asintió con aprobación, pero todavía estaba perplejo.

“¡Paa!”

Un relámpago, tan grueso como un brazo, voló como un dragón y golpeó fuertemente la estructura.

“Chee chee chee!”

Cuando el relámpago destelló sobre la estructura derrumbada, una capa de  luz tenue de luna salió repentinamente de esa piedra parecida a una montaña.

La luz tenue de la luna había creado una atmósfera extraña pero fresca, pero la luz de la luna desapareció rápidamente y todo volvió a la normalidad.

Shi Yan y Han Feng, que estaban de pie cerca de esa estructura, habían observado todo el proceso.

“Mmm!”

Shi Yan soltó un suave sonido y caminó hacia esa estructura colapsada frunciendo el ceño. Estiró una mano y apretó sobre esta misteriosa piedra.

Bajo el sol ardiente, la piedra estaba fresca al tacto. Era como si la piedra hubiera estado acumulando la luz de la luna durante mil años y llevara la frescura de la noche.

Y era tan pesada como un metal común.

Sintiéndolo por un tiempo, Shi Yan no pudo encontrar nada fuera de lo común sobre la piedra. La soltó  de la mano y le preguntó a Han Feng, frunciendo el ceño: “Tío Han, ¿has visto la piedra brillando por unos segundos hace unos momentos?”

“Sí.” Han Feng asintió suavemente y se acercó también. Tocó la legendaria piedra y comentó: “No hay cambio, tal vez sea porque el rayo de Mo Tuo la golpeó justo ahora”.

“Sí, debe tener algo que ver con el Espíritu Marcial del Rayos de Mo Tuo.” Shi Yan aceptó que no podía imaginar nada especial. Todavía quedaba un poco de sospecha en su mente, sin embargo, como no podía encontrar nada ahora, no lo pensó más.

“¡Miembros de la familia Mo! ¡Dispense y váyanse a casa! “De repente, desde el campo de batalla, llegó la orden enojada de Mo Tuo.

Shi Yan miró en la dirección de donde provenía el sonido.

Bajo los ataques implacables, Mo Tuo parecía estar en una situación difícil; Su espalda estaba sangrando severamente y parecía estar muy herido.

No siguió luchando después del ataque severo de Shi Tie y se precipitó hacia la calle comercial lejana en una prisa.

Mu Xun, Shi Tie y Shi Jian inmediatamente dieron una persecución sin decir una palabra.

Aquellos dos hombres parecidos a una torre vacilaron un segundo, pero al final se quedaron en el centro de la arena, sin intención de matar.

Esos miembros de la familia Mo tampoco se atrevieron a permanecer en la arena después de la orden de Mo Tuo, huyendo en todas direcciones por separado.

Shi Yan estaba tranquilamente de pie detrás de la piedra de Dios y observando los alrededores. Vio al anciano con el pelo desaliñado del Valle del Dragón Venenoso protegiendo celosamente a Mo Qi con Li Han, corriendo hacia un bloque de casas al sur de la Plaza de la Piedra de Dios.

“No podemos permitir que Mo Qi viva.” Shi Yan respiró hondo y dijo a Han Feng, “Si la raíz de la hierba no se extrae, crecerá cuando legue la primavera. Tenemos que sacar a Mo Qi.”

Si la raíz de la hierba no se extrae, crecerá cuando llegue la primavera.

Han Feng frunció el ceño y repitió esa frase dos veces, y finalmente comprendió. Sus ojos brillaron y él suavemente dijo, “Joven Maestro Yan es realmente capaz de grandes cosas”

Sin decir nada, Shi Yan se alejó de la piedra caída de Dios y dio persecución después a Mo Qi.

Shi Yan pronto salió de la Plaza de la Piedra de Dios. Justo cuando estaba a punto de entrar en las estrechas calles entre las casas, encontró a Shi Yang y algunos miembros de la familia Shi persiguieron por detrás también.

“Gran Tío, yo me ocuparé de Mo Qi, tú irás  tras los otros.” Shi Yan gritó desde lejos.

Shi Yang se quedó atónito cuando vio que era Shi Yan quien estaba persiguiendo. Él reprendió, “¿Dónde has estado hasta ahora? ¿No sabes que es un caos en la arena? ¡Tu abuelo pelará mi piel si tienes un accidente! ”

“Está bien.” Han Feng apareció detrás de Shi Yan y respondió suavemente.

Viendo a Han Feng detrás de Shi Yan, Shi Yang se relajó y sonrió, “Bueno, vas tras de Mo Qi y me iré tras Mo Chao Tian”.

Luego asintió con la cabeza a Han Feng, corrió hacia otro camino y se alejó corriendo.

…………………..

Un cuarto de hora más tarde.

En una pequeña calle en la región del sur, Mo Qi estaba con un humor asesino mientras que él se centró en irse.

De repente apareció una sombra delante de él.

En la esquina de la calle de enfrente, Shi Yan se apoyó en la pared  y el entono con una sonrisa burlona en su rostro, y dijo casualmente, “Mo Qi, ¿estás cansado? Sí, puedes descansar ahora.”

Mo Qi de repente se detuvo con una cara feroz, “Shi Yan! ¡Mataste a mi hermano, debes pagarlo!”

“¿Pagar por el?” La boca de Shi Yan se ensanchó y sacudió la cabeza, “Mo Zhan no está demasiado lejos, usted puede alcanzarlo a él si usted es lo suficientemente rápido. He venido a verlo.”

“¡Joven Maestro Qi!” Li Han apareció detrás de Mo Qi, y al lado de Li Han se encontraba la Mano Sangrienta, del Valle del Dragón Venenoso del Imperio del Dios Bendito.

“¡Mátalo!” Mo Qi señaló a Shi Yan y dijo enojado: “¡Él tiene que morir!”

“Que la generación más joven solucione su propio problema. Será mejor que no te involucres.” Han Feng levantó repentinamente la cabeza de una casa, mirando a Mano Sangrienta y Li Han fríamente.

“Mano Sangrienta del Valle del Dragón Venenoso” Shi Yan miró a ese anciano y repentinamente comentó, “¿Refinaste esa Píldora de Qi de Sangre? Bueno, El Valle del Dragón Venenoso  es literalmente la cuna de los alquimistas degenerados que sólo saben hacer píldoras degeneradas “.

“¡Chico, estás buscando la muerte!” Mano Sangrienta frunció el ceño cuando su rostro se volvió rígido repentinamente. Él gruñó, “No tuve ningún reparo en involucrarme en su familia Shi y en el asunto de la familia Mo. Pero ahora que eres tan arrogante, ¿qué tal probar mi habilidad del Valle del Dragón Venenoso ? ”

“Joven Maestro Yan, tú cuidas de Mo Qi, Mano Sangrienta y Li Han son míos.” Han Feng anunció suavemente y voló desde el techo tan ligero como una pluma y se paró entre Mano Sangrienta y Li Han.

“¿Hehehe, crees que nosotros, del Valle del Dragón Venenoso, estamos cojos?” Mano Sangrienta sonrió con astucia e inmediatamente tragó una extraña píldora, que era tan grande como un longan*, y tan carmesí como la sangre.

Nota: Dimocarpus longan* es una fruta comestible jugosa de una planta relacionada con el lichí, cultivada en el sudeste asiático.

Después de haber tomado esa píldora, los ojos de Mano Sangrienta se pusieron de pronto rojos y su cabello revuelto se erizó en sus extremos, mientras que un denso olor a sangre provenía de su cuerpo.

La cara de Han Feng cambió de repente, “Joven maestro Yan, ir a casa ahora mismo!”

“Li Han, Mo Qi, maten a ese niño arrogante. Yo me encargaré del anciano. Mano Sangrienta alargó la boca con una sonrisa y se lamió los labios con una expresión horripilante.

“Tío Han, ten cuidado.” Shi Yan estaba en alerta cuando se dio cuenta de algo extraño en el cambio de Mano Sangrienta. Echó un vistazo a Han Feng y Mo Qi, y corrió hacia el lago verde Lunar lo más rápido posible.

Antes de que Han Feng pudiera despegarse, Mano Sangrienta se lanzó hacia adelante y un intenso aire sangriento lo envolvió de repente y le impidió salir.

Li Han y Mo Qi se miraron y persiguieron en la dirección de Shi Yan sin decir una palabra.

……………….

Cinco minutos después.

En otra calle, Li Han y Mo Qi se detuvieron repentinamente. Mo Qi dijo con una cara feroz: “¿Niño, no te estás escapando? ¿Estás cansado de vivir?”

“¡Había dicho que no dejaría que tu familia Mo tuviera descendientes! No puedo romper mi promesa. “Shi Yan se paró a la entrada de la calle, con aspecto sombrío.

De repente se emitieron humos blancos de su cuerpo. La energía negativa que brotaba de él desprendía una impresión asesina, como si fuera un sangriento Dios de la Matanza del Mar de Sangre Shura.

Ya que Han Feng no estaba con él, finalmente podría usar su habilidad real ahora.

Advertisements

One thought on “GOS: Capítulo 73 – El Cambio en la Caída de la Piedra de Dios

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s