DKC: Capítulo 79 – Para someter a un espíritu tonto, adorable, mimado (6)

Traducido por Yari
Editado por Ashiraa


DKC: Capítulo 79 – Para someter a un espíritu tonto, adorable, mimado (6)

Los retumbantes ecos de rocas que caían parecían crecer, y los árboles que bloqueaban el camino fueron transformados inmediatamente en cenizas por el Aliento de Dragón.

Después de una larga persecución, todavía era incapaz de alcanzarla. El dragón divino estaba tan enfurecido, que sus dos ojos estaban rojos de ira. Sin embargo, todavía tenía miedo de herir al pequeño dragón divino, por lo que no se atrevería a disparar el aliento de un dragón.

Los grandes ojos del dragón divino continuaron ardiendo con llamas de furia. La enorme cola de dragón se parecía a una cadena de hierro densamente unida que se balanceaba peligrosamente alrededor. En un lugar que había barrido, rompió todos los árboles forestales a diez metros de su cuerpo.

Las hojas volando se arremolinaban en el aire mientras una nube gigante de polvo se elevaba.

Aunque Su Luo no fue arrastrada por la cola del dragón, fue golpeada por fragmentos de madera volando.

Un trozo de madera rota golpeó cruelmente contra su espalda. Cuando lo hizo, Su Luo sintió como si su espalda estuviera a punto de abrirse de par en par. Se sentía como si una enorme roca hubiera estado presionando contra su pecho, tan pesadamente que hacía casi imposible que ella respirara.

Ella sentía que el qi y la sangre en todo su cuerpo rodaban en ondas. Un dulce sabor cobrizo se materializó en su garganta. Incapaz de mantenerlo, roció una corriente de sangre.

“Phoo…” Las suelas de los pies de Su Luo se balancearon, casi incapaces de ponerse de pie.

Justo en este momento, una sensación de una crisis inminente se precipitó a través de su mente.

Esto fue causado por el dragón divino detrás de ella, que se preparaba inesperadamente para desencadenar el Aliento del Dragón. Un resplandor imponente atravesó, y los rayos brillantes eran como espadas afiladas lanzadas hacia Su Luo.

La piel de Su Luo había sufrido inmediatamente un cambio importante.

Ella no escatimó esfuerzos al correr hacia las espinas inclinadas, su velocidad era tan rápida que sólo quedaba una sombra incompleta.

Ese rayo de intenso resplandor era como la punta de una espada de doble filo, que daba directamente vuelta a los árboles a cien metros de distancia en cenizas. Incluso el suelo estaba completamente abierto, dejando una gran fisura aterradora en la tierra. El suelo y el barro también se convirtieron en polvo fino.

Su Luo evitó peligrosamente este movimiento mortal. Sin embargo, un frío helado salió de su corazón, y su frente fue instantáneamente cubierta de sudor frío.

Estaba casi al final de su cuerda y apenas estaba colgada por un hilo.

Pero afortunadamente, en este momento el fénix de fuego ya había alcanzado al dragón divino.

En consecuencia, este feudo de sangre de las dos bestias divinas reanudó. Esto le proporcionó a Su Luo una pequeña oportunidad de la que podía aprovechar.

Si el dragón divino no temía problemas en la retaguardia, Su Luo sabía que ella simplemente no habría sido su oponente. Es muy probable que ella ya hubiera sido cortada a la muerte por las garras del dragón divino sin poder correr por más de varios cientos de metros.

Sin embargo, en el pasado reciente Su Luo parecía estar atendido por la diosa de la fortuna.

Contra todas las expectativas, en los talones traseros de este dragón divino, el fénix de fuego siguió y continuó su batalla con el dragón. Por otra parte, este fénix de fuego había  tomado ventaja de sus dificultades con todo provecho. Como resultado, el dragón divino no tenía otra alternativa que enfrentarse a Su Luo con odioso arrepentimiento mientras crujía los dientes.

Cada vez que el dragón divino estaba a punto de matar a Su Luo, el fénix de fuego que había estado siguiéndolo muy de cerca salía y provocaba una perturbación. Este tipo de situación se repetía una y otra vez, enfureciendo al dragón divino hasta casi escupir sangre.

Pero ahora, incluso Su Luo también tenía una especie de impulso de escupir sangre.

¡Se acabó!

Cuando Su Luo vio los estériles acantilados y las rocas escarpadas frente a frente, ella inmediatamente quiso empezar a llorar pero carecía de lágrimas para comenzar.

En ese momento, las tres direcciones que avanzaban estaban bloqueadas por un acantilado y detrás de ella la madre dragón persiguió febrilmente, sin querer dejarla ir. ¡Ahora ella básicamente no tenía dónde escapar!

¿Qué hacer? ¿Podría ser que sus manos estuvieran prácticamente atadas y preparadas para ser capturadas?

¡Fuera de la cuestión! Incluso si ella devolviera al adorable dragón ahora, el dragón divino no la dejará escapar.

En este momento aún no había llegado a la calle sin salida, así que seguramente había otra oportunidad de salvarse.

Efectivamente, el cielo nunca impidió el camino.

Los ojos afilados de Su Luo veían una vid verde oscuro perfectamente recta colgando abajo del acantilado.

Su Luo le dio unos cuantos remolcadores y descubrió que esta vid trepadora se parecida a una cuerda aparentemente era usada frecuentemente por personas antes que ella. No necesita preocuparse por el aspecto de firmeza de la vid.

¡Parece como si los Cielos realmente no quisieran que muera!

El corazón de Su Luo se alegró inmediatamente.

Ella metió el pequeño dragón adorable en su pecho, después ella utilizó sus manos para agarrar ágilmente la vid. Ella usó ambas manos y pies para subir rápidamente el alto acantilado. Le tomo menos de un cuarto de hora llegar a la cima.

Encima del acantilado había un plano cubierto por un prado. Una ligera brisa pasó por delante y sacudió una zona ordenada del campo en un movimiento ascendente y descendente, como una onda verde de jade que ondulaba. Esta visión le dio la sensación de un corazón tranquilo, un espíritu complacido.

De pie sobre el precipicio y mirando a lo lejos. Su Luo podía ver claramente la lucha febril entre el dragón divino y el fénix de fuego no muy lejos.

Era como si hubieran reclamado un área del cielo y la tierra para sí mismos. Los remiendos ardientes del océano se extienden sin cesar, con llamas altísimas hirviendo sobre como lava.


~(˘▾˘~)  | (˘▾˘)|  (~˘▾˘)~

Advertisements

3 thoughts on “DKC: Capítulo 79 – Para someter a un espíritu tonto, adorable, mimado (6)

  1. Pingback: DKC: Capítulo 80 – Para someter a un espíritu tonto, adorable, mimado (7) | Scarlett Translations

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s