MGA: Capítulo 426 – De Regreso a la escuela de Dios del Fuego

Traducido por Claimus
Editado por Gasaraki

“Chu Feng, mi abuelo también me dijo que incluso si la región Mar del Este es ilimitado y no tiene fronteras, no es el fin de este mundo. La razón del porqué se llama la Región Mar del Este es porque en este mundo, además de la Región Mar del Este, también existe la Región Mar del Oeste, la Región Mar del Norte y la Región Mar del Sur.”
“En medio de las cuatro grandes regiones Marinas, hay una tierra misteriosa. Ese lugar es el centro del mundo. Es el cielo para los cultivadores, el lugar donde todos los genios anhelan estar. “

“En esa misteriosa tierra, mi abuelo dijo que los Cuerpos Divinos ni siquiera son extremadamente raros porque ese mundo es donde convergen todos los genios. Es donde los vencedores están en el bien y los perdedores están equivocados. Un lugar donde sólo las personas poderosas pueden sobrevivir. “

“Sin embargo, en cuanto a esa tierra tan misteriosa, incluso mi abuelo no está seguro, porque nunca ha ido a ese lugar.”

Ese pedazo de tierra es como una leyenda. Uno no va allí sólo porque esa persona lo quiere, pero mi abuelo dijo que existe porque muchos expertos picos habían entrado en esa tierra”.

“Así que, Chu Feng, este mundo es demasiado grande. Tan grande que no podemos imaginarlo. También hay demasiados expertos. Inimaginablemente grande.

“En el continente de las Nueve Provincias en este momento, es como si estuviéramos viviendo en un desolado pueblo de montaña al que la gente no le gusta venir. La gente de aquí es muy fácil de satisfacer, pero no saben que hay una montaña más allá de cada montaña, y una persona más allá de cada persona. Sólo están viviendo con la auto-satisfacción en este pequeño trozo de tierra. “

“Así que, nunca podemos ser arrogantes. No podemos sentirnos orgullosos porque tenemos un talento tan poderoso en esta tierra y nos sentimos satisfechos”.

“Porque, en realidad, estamos tomando nuestros cuerpos especiales, poderes especiales, y comparándonos con un montón de basura con talento extremadamente débil. No importa cuánto más nos alaban o nos temen, es inútil porque la gente en este lugar es originariamente débil. Ellos son personas que no pueden entrar en la plataforma de este mundo”.

“Y tú y yo estamos condenados a abandonar este lugar. No sólo tendremos que entrar en la Región Mar del Este, también tenemos que entrar en la misteriosa tierra que es como una leyenda”.

“No significa mucho para nosotros ser titulado como genios aquí porque eso es lo que se espera. Con su talento mezquino, no deberían vernos como genios. Deben vernos como dioses.

“Lo que necesitamos hacer no es convertirse en el genio en sus ojos. Es ser el genio en la región del mar del este, aunque sea ser genio en esa tierra misteriosa. Sólo entonces no seríamos enterrados bajo la fuerza de otras personas después de entrar en ese lugar donde en todas partes habrá gente poderosa “, le recordó seriamente Zi Ling.

En ese instante, las emociones de Chu Feng estaban extremadamente complicadas. Incluso la sangre en su cuerpo estaba hirviendo, y él estaba sintiendo que estaba siendo quemado por vapor de llamas calientes.

Aunque Huevito siempre le había recordado que este lugar era sólo una esquina de un iceberg en el mundo, y que este mundo es muy grande, como que existe un cielo más allá de un cielo y una persona más allá de una persona, Chu Feng nunca pensó en todo aquello. Su mirada siempre había permanecido en este continente de las Nueve Provincias.

Pero después de escuchar las palabras de Zi Ling, Chu Feng de pronto se dio cuenta. Finalmente se dio cuenta de lo grande que era este mundo y sabía que había innumerables expertos en este mundo.

Sabía que en su continente se le consideraba un genio porque tenía un poder de batalla que desafiaba los cielos, pero tal vez a los ojos de otras personas, no era más que una pieza de basura normal.

Así, la sangre de Chu Feng se encendió. Finalmente supo la dirección a la que tenía que dirigirse. Todavía necesitaba hacerse fuerte, ser aún más fuerte, porque este continente de las Nueve Provincias estaba condenado a ser incapaz de contenerlo.

Su objetivo no era la Región Mar del Este, donde había expertos en todas partes. Era el centro de este mundo, donde los genios estaban en masa. La misteriosa tierra donde sólo los verdaderos genios podrían estar.

“Si Zi Ling vino de la Región Mar del Este, entonces ¿De dónde vengo?”

“Mis padres, mi familia, ¿dónde están todos ustedes? Chu Feng miraba hacia el cielo, y cada vez más, su corazón deseaba salir de este continente de las Nueve Provincias y dirigirse hacia esa nueva tierra.

“Bueno. Chu Feng, el tiempo que paguen el precio. Vayamos a la Escuela Dios del Fuego. Después de atraer a la cabeza de la Escuela Dios del Fuego, saquearemos todo de la Escuela Dios del Fuego y les haremos sufrir las malas consecuencias de sus malas acciones. De repente, Zi Ling sonrió y dulcemente dijo.

“Mm. Es hora de dejar que paguen el precio. “Escuchando las palabras de Zi Ling, las esquinas de la boca de Chu Feng también se levantaron y revelaron un toque de una sonrisa ligera y malvada.

Rápidamente después, Chu Feng y Zi Ling montaron el exquisito carruaje de Zi Ling de regreso a la escuela Dios del Fuego. Tenía que decir que la velocidad del Exquisito Carruaje era verdaderamente bastante rápida.

Cuando Chu Feng y Zi Ling regresaron a la Escuela Dios del Fuego, el anciano que regresaba a la Escuela Dios del Fuego aún no había llegado. Los dos habían esperado dos días antes de que ese anciano regresara a la Escuela  Dios del Fuego.

En cuanto a cómo Chu Feng y Zi Ling supieron que el anciano regreso, fue porque repentinamente, la Escuela del Dios de Fuego comenzó a temblar.

Luego, la cabeza de la Escuela  Dios del Fuego salió volando y detrás de él, incluso había once expertos en el reino Celestial siguiéndole, y con una velocidad extremadamente rápida, corrieron directamente hacia la Cordillera de la Bestia del Capitolio y el anciano que notificó también estaba en ese grupo.

Después de marcharse, para evitar cualquier circunstancia inesperada, Chu Feng y Zi Ling esperaron otro medio día, y después que pasara el medio día, cuando la cabeza de la Escuela Dios del Fuego todavía no regresó, se calmaron y entraron primero en la ubicación de la tumba que estaban buscando.

La tumba de la Escuela Dios del Fuego fue construida muy ampliamente. Las tumbas de la gente normal eran construidas bajo tierra, pero la mitad de esta tumba estaba sobre el suelo, y la otra mitad estaba bajo tierra.

También significaba que en la sección sobre el suelo de la tumba, había grandes palacios. Fuera de los palacios, había altas y grandes paredes. Mirando su apariencia  externa, ese lugar parecía una ciudad que estaba sola, ya las puertas de la ciudad, había cuatro palabras escritas: “Cementerio del Dios del Fuego”.

Frente a las puertas del cementerio del Dios del Fuego, dos discípulos nucleo estaban de pie. Esos dos discípulos núcleo tenían cultivos en el reino Profundo. Estaban perfectamente rectos, tan rectos como una jabalina, y no se movían en absoluto.

Pero Chu Feng y Zi Ling sabían que no eran los únicos guardianes de esa tumba. Podría decirse que la Escuela del Dios Fuego valora muy fuertemente al Cementerio del Dios del Fuego, y ellos colocaban alrededor de mil discípulos núcleo para vigilar allí.

Aunque eran también discípulos núcleo, los discípulos que guardaban dentro de los cementerios eran definitivamente las élites dentro de los discípulos núcleo. Casi todos tenían cultivos en el reino Profundo, e incluso si no estaban en el reino Profundo, ciertamente estaban en el pico del reino del Origen.

Y aparte de los discípulos núcleo, había alrededor de cien ancianos núcleo. Los cultivos de esos ancianos núcleo eran mucho más altos. Todos estaban en el pico del reino  Profundo. La mayoría de ellos estaban aproximadamente en el 7º nivel del reino Profundo, y algunos estaban incluso en el noveno nivel del reino Profundo, estando verdaderamente en el pico del reino Profundo.

Aparte de esos poderosos miembros guardianes, había incluso capas de Formaciones de Espíritus dentro del Cementerio del Dios del Fuego y toda clase de mecanismos.

Había incluso campanas de alerta. No importa qué tipo de intruso se atreviera a entrar en este lugar, siempre y cuando los encuentren, los guardianes sin duda harán sonar la campana de inmediato y en ese momento, todos en la Escuela Dios del fuego vendrían a reforzar.

Por lo tanto, con el fin de no ” Sorprender a la serpiente de golpe en la hierba “, Chu Feng y la misión de Zi Ling era muy difícil. No sólo tenían que matar a todos en el cementerio del Dios del Fuego, sino que tenían que matar a todos antes de que hicieran algún ruido y no dejarles que puedan tocar la campana de alerta.

 

Advertisements

One thought on “MGA: Capítulo 426 – De Regreso a la escuela de Dios del Fuego

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s