GOS: Capítulo 118 – La Diosa de la Luna

Por Gasaraki

_______________________________________________________

Capítulo 118 – La Diosa de la Luna

“¡Vamonos!”

El guerrero del Murciélagos de Sangre Cían gritó, y fuertemente pisoteó en la parte posterior del Murciélagos de Sangre Cían.

El Murciélagos de Sangre Cían se desvaneció como una flecha, mientras los restantes Guardias de Sangre Shura se pusieron pálidos e instaron a sus Murciélagos de Sangre Cían a volar hacia la residencia de la Familia Shi.

Shi Yan se sorprendió, “¿Qué pasa?”

“La Secta de los Tres Dioses es nuestro adversario, y sentí un aura peligrosa de la Piedra de Dios. Cualquiera que haya revivido, debe ser un miembro importante de la Secta de los Tres Dioses. Una vez, vean a los Murciélagos de Sangre Cían, sabrán que somos de la familia Yang. Ya que el Señor Xiao no está aquí, ¡no estamos seguros si podemos proteger al joven Maestro Yan de ellos! ”

El guerrero de la familia Yang junto a Shi Yan parecía serio y alerta.

¡La Secta de los Tres Dioses! ¿Por qué los de nuevo la Secta de los Tres Dioses?

Shi Yan frunció el ceño, y tuvo un poco de miedo por la forma del Mar Sin Fin.

A pesar de que quería ver lo que le pasaría a la piedra de Dios, después de escuchar lo que el guerrero dijo, Shi Yan optar por salir con el Murciélagos de Sangre Cían. Pero se giro varias veces para ver la plaza de la Piedra de Dios.

De repente, una corriente de fuerte luz de la luna explotó desde la Plaza de la Piedra de Dios.

Con el enorme sonido de trueno, una mujer misteriosa vestida de guerrero blanco apareció en la Plaza de la Piedra de Dios.

De lejos, Shi Yan encontró que la mujer era extraordinariamente bonita, igual que una Diosa de la Luna con piel blanca como la nieve.

Esa mujer flotó en el aire en la Plaza de la Piedra de Dios durante un tiempo, y luego se convirtió en luz de la luna y voló hacia el este.

“¡Un experto en el reino cielo!”

El guerrero junto a Shi Yan habló con miedo: “Es una suerte que nos hayamos marchado temprano, o de lo contrario habríamos sido asesinados por ella”.

“¿Ella es aún más fuerte que el tío Xiao?” Shi Yan no podía creerlo.

“No sé si eso es cierto, pero su Qi no es más débil que el del Señor Xiao”. Ese guerrero deliberó: “Los dioses del Sol, la Luna y la Estrella de la Secta de los Tres Dioses tienen una comprensión profunda de los numerosos secretos Artes de la Secta de los Tres Dioses. Incluso para el Señor Xiao, sería difícil competir con ella. ”

La expresión de Shi Yan cambió.

“Eh!”

Un Murciélagos de Sangre Cían se acercó a ellos, en el que se sentó Xia Xin Yan.

Los ojos de Xia Xin Yan mostraron cierta sorpresa, como ella gritó, “Shi Yan, ¿qué hiciste?”

“Nada.” Shi Yan frunció el ceño, “Fui a la Plaza de la Piedra de Dios y mi Espíritu Marcial Estrella de repente se convirtió en una cortina de luz de las estrellas, que voló fuera de mi cuerpo y cayó en esa piedra de Dios. Entonces la Piedra de Dios se agrietó con una luz deslumbrante y una mujer salió de la piedra. ”

“¿La Piedra de Dios había estado allí por mil años? “preguntó Xia Xin Yan, sorprendida.

Shi Yan asintió, “Sí, por lo que sé, antes de que la ciudad Tianyun existiera, esa piedra había estado allí. La ciudad Tianyun fue nombrada después de esa piedra —- una piedra de los cielos. ¿Sabes algo al respecto?”

“Hablemos de ello después de ver al Señor Xiao.” Xia Xin Yan suspiro, como si recordando algún recuerdo horrible.

Al verla perdida en sus pensamientos Shi Yan no preguntó más, aunque tenía algunas preocupaciones.

El Murciélagos de Sangre Cían estaba volando rápidamente. Pronto llegaron al jardín de la familia Shi.

Xiao Han Yi, Shi Jian, y la otra gente no había vuelto todavía, así que Shi Yan los esperó en la plaza central de la residencia.

Al amanecer, Xiao Han Yi, Shi Jian, Zuo Xu y otros volaron lentamente de la familia Beiming.

Mirándolos uno puede decir que fue una buena matanza en la familia Beiming.

“¡Qué!”

Xiao Han Yi llegó, y justo después de echar un vistazo a Shi Yan, gritó: “Joven Maestro Yan, tú, tú …”

Bajo la mirada de Xiao Han Yi, Shi Yan asintió lentamente, “Bueno, tal vez la píldora inmortal duró más de lo esperado, así que avancé de nuevo”.

Shi Jian estaba atónito, mirando a Shi Yan con ojos incrédulos, gritó de alegría, “Chico, ¿llegaste al reino Desastre?”

“Sí.”

“¿Cómo lo lograste?” Zuo Xu parecía extraño mientras seguía sacudiendo la cabeza. No podía quitarse los increíbles ojos de Shi Yan.

“¡Jajaja! Jajajaja

Xiao Han Yi estalló en risas salvajes, “Increíble! ¡Jaja! ¡Increíble! ¡Diecisiete años! ¡El Reino Desastre! ¡Ni siquiera puedes encontrar tal genio en la Familia Yang! Joven Maestro Yan, estoy seguro de que la cabeza de familia te tratará como un tesoro una vez que vuelvas! ”

Al escuchar eso, la sonrisa de Shi Jian desapareció, y él bajó la cabeza y comenzó a suspirar.

Shi Yan era tan talentoso. Si se queda en la familia Shi, entonces se convertirán en la familia más poderosa de la Unión Mercante, e incluso pueden competir con las familias reales del Imperio del Fuego y del Imperio Dios Bendito.

¡Diecisiete años, en el reino Desastre! Incluso Beiming Ce no podía hacerlo!

Al pensar en Shi Yan dejando a la familia Shi para el Mar sin fin, Shi Jian estaba lleno de dolor, pero sabía que no podía detenerlo.

“Señor Xiao, justo ahora, cuando estábamos en la Plaza de la Piedra de Dios …” Ese guerrero le contó todo.

El rostro de Xiao Han Yi cambió, y se llenó de asombro.

Después de un largo rato, Xiao Han Yi miró a Xia Xin Yan, y dijo en voz grave: “Pequeña Xia, ¿qué te parece?”

“Hace mil años, los Tres Dioses fueron al Séptimo Mundo Oscuro con muchos discípulos. Después de la batalla con el Rey Oscuro, Abi, sólo el Dios Sol regresó. El Dios Estrella y Dios Luna desapareció y nunca volvió a aparecer en el Mar Sin Fin. El Dios Estrella, Ouyang Zhi, dejó la falsa Puerta del Cielo en el pantano muerto y conservó el Sello Original del Espíritu Marcial, pero el Dios de la Luna, Ouyang Xiahua, desapareció. ¿Acaso es esa mujer de la piedra?

“¡Imposible!” Xiao Han Yi sacudió la cabeza, e interrumpió a Xia Xin Yan, “El Dios de la Luna Ouyang Xiahua era un guerrero del Reino Dios, aunque se había congelado durante mil años, ¡ella mantuvo su percepción! Según su descripción, esa mujer estaba simplemente en el reino cielo. ¡No sería Ouyang Xiahua!

“Escuché que Ouyang Xiahua tenía una hija, llamada Ouyang Luoshuang. Ella también fue al séptimo mundo oscuro, pero ella era solamente una muchacha de veinte años. ¿Tal vez esa mujer es ella?”

“¿Ouyang Luoshuang?”

Xiao Han Yi de repente se dio cuenta de algo, “¡Es muy probable! Ella estaba en el reino Desastre hace mil años. La Diosa de la Luna debió haber sido gravemente herida en el Séptimo Mundo Oscuro, así que escapó con su hija, y la selló en la Piedra de Dios, para protegerla. Si es ella, entonces la fuerza de la Secta de los Tres Dioses definitivamente aumentará “.

“¿Por qué?” Preguntó Shi Yan.

“El Espíritu Marcial del Sol, el Espíritu Marcial de la Luna y el Espíritu Marcial Estrella podrían absorber directamente la energía del sol, la luna y las estrellas. Cuanto más absorbían la energía, más rápido se desarrollaban sus Espíritus Marciales. En la Secta de los Tres Dioses, generalmente, cuanto más viejo es el guerrero, más alto es su Espíritu Marcial. Porque el guerrero mayor había absorbido más energía, por lo que su Espíritu puede evolucionar fácilmente “.

Xia Xin Yan tomó aire, “Si esa misteriosa mujer es realmente Ouyang Luoshuang, entonces debe haber absorbido la energía de la luna durante mil años. Ni siquiera podemos empezar a adivinar qué tan poderoso ha sido su espíritu marcial de la lunar. En el pasado, ella era una de los Hijos de Dios, y ahora, después de mil años, su Espíritu Marcial de la Luna ha alcanzado un estado sin precedentes.”

“En la batalla de hace mil años, la Secta de los Tres Dioses perdió mucho. Aunque el Dios Sol se las arregló para mantenerse con vida, pero murió después de trescientos años. Sin embargo, durante ese período creó un nuevo Dios Sol. Pero desde entonces no ha habido nuevos Dioses de la Luna o Estrella. Pero la Secta de los Tres Dioses sigue siendo una de las potencias más fuertes en el Mar Sin Fin. Si Ouyang Luoshuang vuelve al Mar sin Fin, ella será la Diosa luna más fuerte! La Secta de los Tres Dioses ganará mucha más fuerza! “Xiao Han Yi suspiró.

Silenciosamente, Shi Yan escuchó la conversación de Xiao Han Yi y Xia Xin Yan, y se hizo más curioso acerca de la Secta de los Tres Dioses.

“Shi Yan obtuvo el Espíritu Marcial Estrella. Si pudiera unirse a la Secta de los Tres Dioses y obtener el conocimiento para usar sus Espíritus Marciales, podría ser el próximo Dios Estrella. “Xia Xin Yan reflexionó, y repentinamente dijo a Shi Yan:” El Dios Estrellar es muy especial en la Secta de los Tres  Dioses. Si la Secta de los Tres Dioses no sabe quién es Shi Yan, y le enseñan todo lo que saben, entonces … ”

Los ojos de Xiao Han Yi se iluminaron, mientras asentía con la cabeza, “Pero depende del jefe de familia decidir. Enviando al Maestro Joven Yan a la Secta de los Tres Dioses para cultivar el Espíritu Marcial Estrella. Es muy arriesgado.”

“Shi Yan pertenece a la familia Yang, depende de ti decidir. Eso fue sólo mi humilde sugerencia. “Xia Xin Yan dijo con calma.

“Jefe de la familia Shi, planeé quedarme por unos días, pero ahora, como las cosas han cambiado, tenemos que regresar al Mar Sin Fin temprano. Ahora que las familias Ling, Mo y Beiming han sido asesinadas, creo que puedes manejar todo.”

Xiao Han Yi reflexionó durante un rato, luego sacó dos libros de su pecho y se los entregó a Shi Jian, “Aquí hay dos habilidades marciales de nivel de Espíritu, que pueden ser de beneficio, y esta es la forma en que puede ponerse en contacto con la familia Yang. Puedes decirle a Ku Luo, del Pabellón Brumoso, si tienes algún problema, lo sabremos.”

Shi Jian estaba sorprendido y feliz. Después de recibir los libros, no sabía qué decir.

“Joven Maestro Yan, tenemos que partir lo antes posible.” Xiao Han Yi miró a Shi Yan.

“Déjame tener un poco de tiempo con mi padre.” Shi Yan asintió y se fue en silencio.

Media hora más tarde, Shi Yan dijo adiós a la familia Shi, y saltó sobre Xiao HanYi en su Murciélagos de Sangre Cían.

Antes de que el amanecer se rompiera, Shi Yan estaba montando el Murciélagos de Sangre Cían hacia el Este hasta el Mar Sin Fin.

Advertisements

3 thoughts on “GOS: Capítulo 118 – La Diosa de la Luna

  1. Ughh asi q dtodas maneras tendra q aprender las tecnicas d la familia d los 3 dioses
    Lo bueno s q hay otra flaka bonita (por cierto gasaraki no m acuerdo si sta novel s genero harem)
    Excelente cap

    Like

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s