Renacimiento de la Emperatriz Maliciosa de Linaje Militar: Capítulo 19

Capítulo 19: El joven Caballero

“Así que fuiste tú”.

Un joven guapo salió del bosque de bambú. Él estaba usando una vestimenta color marfil decorado con hilo plateado, y comparado con el dumpling blanco, era muy elegante.

Él caminó hacia Shen Miao y se detuvo en frente de ella mientras la miraba hacia abajo con ojos probatorios.

Este joven era muy alto ya que Shen Miao solo llegaba a la altura de su pecho. Como si él estuviese mirando a un niño, había una sonrisa rebelde en sus labios pero por su bello rostro, no era ofensiva de ninguna manera. Si fuese una mujer ordinaria, sus latidos del corazón incrementarían y sus orejas se hubiesen sonrojado.

Pero Shen  Miao, después de todo, no era una verdadera belleza incipiente. Ella miró a esa persona y no dijo una palabra.

Los labios del joven se levantaron y de repente apareció una sofisticada espada corta en sus manos. El apunto la funda hacia él y uso la empuñadura para levantar la barbilla de Shen Miao, forzándola a levantar su cabeza.

Shen Miao no tuvo otra opción sino mirar a la otra persona.

El joven estaba en su adolescencia pero su ceño era extremadamente brillante y sus ojos eran como agua otoñal, sonrientes y conmovedores. Pero la intensidad de sus ojos congelaba a los demás y eran un par de ojos agudos que casi podían ver el corazón de uno. Esta clase de persona, incluso con una apariencia frívola sería como una pieza de hielo en el interior.

Ella tomó un respiro profundo y retrocedió un paso para que así la empuñadura de la espada estuviese lejos de su barbilla. Ella dijo afectuosamente, “Xie Xiao Houye”.

Xie Jing Xing sonrió pero su tono era poco claro, “¿Me reconociste?”

“En la Capital Ding, no hay alguien quien no sepa sobre Xie Xiao Houye”. Shen Miao dijo suavemente. Parecía haber algo de sarcasmo en sus palabras pero cuando ella las dijo, actualmente había una seriedad inusual lo cual hacia a otros incapaces de diferenciar el tono.

“No te reconozco”. Xie Jing Xing le dio una mirada y luego miró al tembloroso dumpling en el suelo, “Eres tú quien dejó a Su Ming Lang pasar el mensaje a la familia Su”.

“¿Pasar el mensaje?”, Shen Miao lo miró y sonrió repentinamente, “Solo fue para enseñarle un método para no ser regañado por su padre, desviando su atención. ¿Cómo puede ser para pasar un mensaje?, Xiao Houye no debe pensar de más”.

“¿Pensar de más?”, el joven reflexionó sobre esas palabras antes de acercarse intimidantemente y forzó a Shen Miao a retroceder al árbol. Su expresión era muy ambigua pero su tono era muy claro, “Si yo no pienso de más, habría sido engañado por ti”.

Shen Miao frunció.

Aunque no había tantas regulaciones entre hombres y mujeres en Ming Qi, pero el hacer semejante acción a plena luz del día estaría careciendo en maneras. En particular ya que había mucha nobleza en Guang Wen Tang y si ellos fuese a ver esto. A ella no le importaba que fuese a destruir su reputación sino que Shen Xin sería entonces deshonrado debido a ella. En su vida pasada la familia Shen colapsó por ella y luego ella fue capaz de ver todo el cuidado y atención que sus padres le dieron. Ahora con otra vida, ella protegerá a su familia, así que como toleraría a otro mencionar algo malo sobre la familia Shen. Además fue causado por ella.

Pensando en eso, Shen Miao se volvió algo impaciente, “Para Xiao Houye el atacar con condenas, ¿Cuál es el propósito actual?”

Xie Jing Xing observó atentamente a la jovencita de enfrente.

Él siempre había sido muy sensible con su intuición así que él había sido capaz de ver el trasfondo de las cosas en la superficie. Esto era como él había vivido por los pasados diez años. Para matar a los otros en batalla y luchar las batallas traicioneras bajo la superficie de la Capital Ding e incluyendo también la conspiración oculta en los aposentos del fondo de su residencia. Él parecía como si hubiese crecido así, pero no fue totalmente por suerte. Hay muchos niños nobles en Ming Qi y había muchas razones para sus desapariciones.

Él jamás tomaría algo por hecho.

Las palabras de Su Ming Lang, Su Ming Feng definitivamente no pensaría nada más y Su Laoye también pensaría que fue un recordatorio inadvertido de su hijo. Pero desde su punto de vista, no lo era. Para ser capaz de aprovechar esta oportunidad tan bien, no había muchas coincidencias en el mundo. La mayoría de las coincidencias eran hechas por el hombre.

Él pudo concluir que alguien le había ensañado a Su Ming Lang a decir estas palabras pero para qué propósito, él no lo sabía.

Él planeaba conocer a esta persona por un rato.

Cuando conoció verdaderamente a esta persona, él quedó realmente sorprendido.

Xie Jing Xing pensaba que para ser capaz de salir con palabras con significado tan profundo y en Guang Wen Tang, sería el hijo de algún Funcionario de la Corte, lo más probable uno que pronto estaría entrando a los círculos de los Funcionarios. Quizás es para ganar el apoyo de la familia Su o quizás era para aflojar las riendas solo para sujetarlas mejor. Pero cuando el vio a esta persona, él pensó que Su Ming Lang estaba haciendo una diablura. Fue solo cuando la joven habló, que él estuvo seguro que estaba correcto.

La joven mujer enfrente de él no era alta y solo llegaba a su pecho. Su apariencia no era conmovedora y a lo mucho considerada adorable. Ella lucía como de once años con un molote de doble bucle en su cabeza, con una cara redonda y ojos redondos, con labios pequeños y solo estaba parada allí como un pequeño venado perdido del bosque. Pero ella estaba parada derecha y digna, y cada palabra dicha fue pronunciada lentamente como si fuese enseñada por las mujeres en el Palacio. ¿Quería ella ser una Emperatriz?, si no lo hubiese visto él mismo, Xie Jing Xing se habría atragantado con su saliva.

Mirando arriba y luego abajo, mirando izquierda luego derecha, ella solo era un pequeña niña tonta.

Hasta que ella dijo esas palabras.

Sus facciones eran como las de una niña pero su tono era firme e incluso no había rastro de pánico revelado sino en su lugar algo de impaciencia. Esta era actualmente la primera vez para Xie Xiao Houye. Cuando otras mujeres le ven acercarse, ellas ya se habrían sonrojado, lo cual no era del todo interesante.

Lo más probable era que su edad era muy pequeña y no entendería algo. ¿Pero cómo entendería ella las palabras de la familia Su?

Una de sus manos fue colocada en el tronco del árbol detrás de Shen Miao, así que si alguien mirará, parecía estar abrazándola. Xie Jing Xing bajó su cabeza y se inclinó muy cerca de Shen Miao.

“No me tienes miedo”.

“Xiao Houye no es un monstruo que devora personas, así que qué hay por temer”. Shen Miao dijo suavemente, “Si no hay nada más, regresaré a clase primero”. Terminando, ella estaba lista para irse.

“Détente ahí mismo”. Xie Jing Xing levantó sus brazos y el cabello de Shen Miao pasó por su palma y la hizo cosquillear como hormigas pasando. Él retiró sus manos y dio unas pisadas para atrás para recargarse contra el árbol mientras doblaba sus brazos a través de su pecho, retratando la usual expresión frívola.

“¿Cuál es tu intención al advertir a la familia Su?”

Sus palabras afiladas eran como sus ojos, los cuales nunca ocultaban su acercamiento agudo y directa impulsividad pero que aun así contenía un significado profundo.

Shen Miao suspiró suavemente en su corazón.

Xie Jing Xing era incluso más inteligente de lo que ella se había imaginado. Una oración de Su Ming Lang, y él terminó aquí. No solo terminó aquí, él también cuestionó el propósito de ello. Ella solo sabía que él tenía una perspectiva amplia por su vida anterior, pero por lo de hoy, parece que también era alguien con pensamientos perspicaces.

¿Cómo esconder las verdaderas intenciones de uno cuando uno trataba con personas listas?, desafortunadamente ella jamás quiso esconderse.

“Ninguna otra razón. Solo para autopreservación”.

Después de terminar sus palabras, ella dio un leve saludo a Xie Jing Xing y se volteó para irse sin preocuparse sobre nada más.

Xie Jing Xing entenderá estas palabras.

Detrás de ella, los labios del joven se levantaron mientras jugaba con la espada corta en sus manos.

“Su Ming Lang, ¿cuál es su nombre?”


Índice

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s