GOS: Capítulo 543 – ¿Primo?

 

Traducido y Edición por Gasaraki

[wpedon id= 18351]

_______________________________________

Capítulo 543 – ¿Primo?

La Píldora Alma Original fue mucho más efectivo que la Píldora restauradora de Alma.

Después de tragar diez pastillas, se convirtieron en una corriente cálida que fluía hacia su Mar de Conciencia. El Mar de la Conciencia parecía que estaba regado con un fluido de crecimiento, siendo restaurado rápidamente.

La Consciencia del Alma consumida se había complementado rápidamente bajo el efecto mágico de esta corriente cálida. Cuando se utilizaba la píldora restauradora de almas para recuperar la conciencia del alma consumida, requería más de medio día. Sin embargo, la Píldora Alma Original solo necesitó quince minutos.

Su Conciencia del Alma fue recuperada.

Después de sentirlo, Shi Yan pudo confirmar que si tuviera más Píldoras Alma Original, después de que su Conciencia del Alma fuera restaurada, se agrandaría un poco más.

Sin embargo, Lin Ya Qi no le dio más tiempo.

Tan pronto como su Conciencia del Alma había sido restaurada, Lin Ya Qi inmediatamente gritó, llamándolo a salir de la sala de gravedad y tomar venganza por ella.

Shin Yan estaba de buen humor, entrecerrando los ojos. La luz fría brillaba en sus pupilas, mientras él curvaba sus labios. “No es necesario que te molestes, ya han venido por ti.”

La sonrisa de Lin Ya Qi se congeló cuando resopló. “¿Tan rápido? Parece que siempre me vigilan. Esos idiotas tienen malos pensamientos. De hecho, ninguno de ellos es agradable.”

Shi Yan se puso de pie, frente a Lin Ya Qi. Luego se quitó la ropa sucia de guerrero gris verdoso y se puso una negra. Ajustando su collar, Shi Yan pateó la puerta y salió.

Fuera de la habitación, Hao Hai y Ming Mei se quedaron allí con sus ojos agudos y su aura profunda y sombría.

¡Tercer Cielo del Reino Cielo!

Los ojos de Shi Yan se iluminaron. A primera vista, reconoció su base de cultivo precisamente.

Hao Hai y Ming Mei llevaban una armadura gris plateada y una armadura escarlata respectivamente. Sus preciosas armaduras cubrían la mitad de sus cuerpos, y la luz brillaba brillantemente de sus brazos y rodillas. Vagamente, las personas pueden ver fluctuaciones de energía desde estos puntos.

Había algunas clases de formaciones extrañas y malvadas talladas en sus armaduras, que podían reunir el Qi del cielo y la tierra. Aunque los dos se detuvieron, el Qi del cielo y la tierra en los alrededores se juntaron proactivamente hacia ellos, entrando a la formación en sus armaduras y siendo absorbidos en sus cuerpos. Esto los ayudó a condensar la Esencia de Qi en cualquier momento.

Ambos llevaban anillos de almacenamiento y otro anillo de cinco colores en sus dedos. Estos anillos brillaban con un halo tierno y translúcido, lo que indicaba que no eran solo objetos normales.

“¡Vale la pena su identidad, los sucesores de las antiguas facciones!” Shi Yan los felicitó en su cabeza. Su ropa, accesorios, los anillos de almacenamiento y los anillos en sus brazos probablemente eran artículos invaluables. Deben tener algunos efectos especiales que podrían mejorar su fuerza mientras luchan.

La base de cultivo del Tercer Cielo del Reino Cielo de estas dos personas estaba llena del aura de la era antigua. Su esencia de Qi era pura, que obviamente era más alta que los guerreros del Tercer Cielo ordinario del Reino  Cielo.

Mientras sus ojos recorrían a Hao Hai y Ming Mei, los otros dos también lo estaban observando.

Una tela de guerrero negro azabache cubría un cuerpo musculoso con una actitud fría. Su largo cabello negro caía sobre sus hombros. Sus ojos eran como dos estrellas brillando y oprimiendo las mentes de las personas.

Hao Hai y Ming Mei fueron sacudidos por dentro, pero aún mantuvieron la cara rígida.

Podían sentir el aura brutal derramada de Shi Yan mientras su aliento estaba lleno de clara intención asesina.

¡No es un caqui suave! (No es el tipo de persona que podría ser intimidado fácilmente – TL)

A primera vista, Hao Hai y Ming Mei entendieron algo. Luego pudieron ver el miedo en los ojos del otro.

El aura asesina no se pudo obtener a través de la cultivación. Un guerrero solo podía obtenerlo de peleas y matanzas fatales, en las que tenía que matar a muchos otros guerreros.

Si otros los detectaban con cuidado, podían ver el aura asesina en Hao Hai y Ming Mei también. Sin embargo, era mucho menos que Shi Yan.

¿Quién era este hombre?

Hao Hai y Ming Mei intercambiaron miradas, sus corazones se llenaron de sorpresa mientras buscaban en sus cabezas la identidad de hombres jóvenes y destacados en la Gran Tierra Divina.

Los nombres de jóvenes prominentes cruzaron sus mentes rápidamente.

Negando con la cabeza, Hao Hai se dio cuenta de que ninguno de los jóvenes sobresalientes en la Tierra Divina se correspondía con el porte que Shi Yan tenía.

Lin Ya Qi soltó una ligera sonrisa. Ella salió lentamente de la sala de gravedad, lanzando una mirada a Hao Hai. Sus hermosos ojos mostraban su desdén hacia el joven. Ella resopló y dijo con impaciencia, “Vienes aquí otra vez … ¿Para qué?”

Hao Hai estaba furioso. Una luz fría cruzó lentamente sus ojos de fénix que podrían asustar a la gente. “La píldora que me vendiste contenía un veneno extremo. ¡Casi me caí en el desconcierto! ¿Me dices para qué vengo?”

“Ah” Lin Ya Qi no cambió su cara. Por el contrario, ella soltó una risita. “Cuando te la di, ¿no te recordé que no la había refinado? Recuerdo que ya te lo dije. Recordarlo o no, es tu responsabilidad.”

Una sonrisa interesante colgó en el rostro de Ming Mei cuando estaba retirando su elegante cuerpo, manteniendo una distancia con Hao Hai. Luego, ella habló suavemente, “Ya Qi mei mei, estoy aquí solo para ver la diversión. No necesitas molestarte conmigo.”

La cara de Lin Ya Qi estaba fría. Ella bufó y murmuró algo por lo bajo, como si estuviera maldiciendo a alguien más.

“Resulta que no puedo razonar contigo.” Hao Hai no estaba enojado. Parecía estar más tranquilo, asintió con la cabeza y dijo: “Devuélvanme los materiales que le he dado para refinar las píldoras. O bien, denme las píldoras reales. De lo contrario, no dejaré que se escape.” Mientras te disculpes, no te molestaré más para darle la cara al Viejo Li.”

“En tus sueños.” Lin Ya Qi esbozó una sonrisa burlona, ​​su rostro lleno de desdén.

El semblante de Hao Hai se volvió más tenso. Tomó un respiro profundo. El anillo en su brazo tenía muchas fibras negras que parecían algas marinas en el océano profundo, extendiéndose y enrollándose alrededor de ambos brazos.

Esas fibras negras se movían con una trayectoria misteriosa, formando patrones demoníacos pequeños pero densos en sus brazos. Después de que se formaron los patrones, comenzaron a absorber la Esencia de Qi en su cuerpo.

Las fibras negras y finas que forman los patrones se hicieron más exquisitas después de recibir la Esencia de Qi. Ahora, se veían como el brillante cabello largo y negro.

Sizzle Sizzle Sizzle!

Extraños sonidos se hicieron eco de su armadura, ya que las fluctuaciones de energía se expandieron por todas partes.

El cielo y la tierra Qi fueron repentinamente restringidos.

El desbordante cielo rico y el aura de la tierra parecían estar separados por una barrera invisible. No solo se cortó el espacio que los rodeaba, sino también el aura del cielo y la tierra que rodeaba a Shi Yan y Lin Ya Qi.

Una energía que giraba el espacio apareció junto a Hao Hai. El espacio comenzó entonces a arrugarse como si estuviera a punto de colapsar, dando a la gente una extraña sensación de encogimiento.

Un rastro de rencor brilló en los ojos de Lin Ya Qi. Dio un paso hacia atrás en silencio hasta que llegó a la puerta de la sala de gravitación. Entonces, ella sonrió, señalando a Shi Yan. “Este es mi primo. Dijo que, mientras él esté aquí, ya nadie puede intimidarme.”

¿Primo?

Hao Hai y Ming Mei sospechaban. ¿Desde cuándo tenía un primo?

Como eran todos los jóvenes talentos de la Gran Tierra Divina, no era la primera vez que Hao Hai y Ming Mei visitaban la Cordillera del Alma Muerta, o la primera vez que contactaban a Lin Ya Qi. Sabían que los dos discípulos de Li Zheng Rong eran huérfanos, a quienes Li Zheng Rong había cuidado desde pequeños.

¿Cómo podría un huérfano tener un primo de repente?

“Bueno, hoy en día, los primos son cosas que no podemos aclarar. El que amo, podría llamarlo primo también … Jaja”. Ming Mei sonrió tiernamente, mirando a Shi Yan y Lin Ya Qi con oscuros pensamientos en su rostro.

Hao Hai lo entendió, mientras su rostro se enfriaba.

Le gustaba Lin Ya Qi, y Ming Mei lo sabía bien. Aún sospechaba, pero después de que Ming Mei lo despertó, lo recibió de inmediato.

Perra!

Lin Ya Qi miró a Ming Mei con hostilidad mientras maldecía a la niña en su cabeza. En realidad, ella había pronunciado la palabra, pero no hizo ningún ruido. Lin Ya Qi no era una idiota. Ella entendió que Ming Mei la quemó a propósito.

La relación entre Lin Ya Qi y Hao Hai solía ser un poco armoniosa. Si Ming Mei no hubiera agregado las cosas en el momento equivocado, lo que provocó el estado de ánimo de Hao Hai, Hao Hai no se habría portado mal con ella. No aceleraría a una disputa violenta como ahora.

El odio que sentía por Ming Mei era más profundo de lo que sentía por Hao Hai. Si no fuera porque Ming Mei era más peligrosa que Hao Hai, antes habría actuado contra esa mujer.

“Primo, quieren intimidarme.” Gritó Lin Ya Qi con su voz suave y su aspecto inocente. Señaló a Ming Mei y Hao Hai. “Estas dos personas no son buenas. Dañan a otras personas todos los días. Bueno, especialmente la que siempre echa aceite en el fuego, creo que lamenta no poder matar a algunas chicas que son más bellas que ella. Bueno, ya sabes. , ese tipo de personas son las más repugnantes.”

Los ojos de Ming Mei se encogieron. Ella curvó sus labios y resopló. “¿Estás hablando de mí?” Las mujeres siempre se preocuparon por sus apariencias, especialmente las mujeres bonitas. Las palabras de Lin Ya Qi, por supuesto, hicieron que la otra chica se pusiera de los nervios.

“Nah, cómo me atrevo a hablar de ti. Todos saben que eres la mujer más hermosa. Ming Mei, sí, claro, eres tan hermosa.”Se burló Lin Ya Qi con cara fría.

Ming Mei dejó escapar una ligera sonrisa, pero sus ojos brillaban con luz fría. Estaba un poco triste mientras miraba a la otra chica, pareciendo ser completamente provocada.

“¿Quieres interferir en los asuntos de los demás?” Aunque Hao Hai estaba furioso, todavía tenía su mente clara. Podía reconocer que Shi Yan no era solo un hombre ordinario.

“No interferiré en los asuntos de los demás.” Sonrió Shi Yan.

Hao Hai relajó su rostro rígido, mientras Lin Ya Qi se enojaba, girando sus ojos hacia él. Ming Mei lo encontró interesante, riéndose y mirándolo.

“Es asunto de mi prima, ¿cómo puedo considerarlo ‘el asunto de los demás’?” Shi Yan sonríe débilmente. Se puso de pie y curvó los labios, sus modales tan afilados como un cuchillo cuando gritó: “¡Deja de balbucear! Si quieres pelear, mueve el culo. No tengo mucho tiempo para ti.”

En esa fracción de tiempo, la característica indignada en el rostro de Lin Ya Qi desapareció. Ella sonrió alegremente hasta que su cuerpo tembló. “Lo sabía. Mi primo es el que más me gusta.”

Shi Yan sintió que se le erizaba el cabello mientras mostraba una sonrisa forzada en su corazón. Sin embargo, todavía parecía frío, como de costumbre.

Hao Hai estaba furioso. La luz fría chispeaba como corrientes eléctricas en sus ojos. El aura en él se volvió más asesina, pero su rostro se estaba calmando.

“¡Brillante pez gordo!” Exclamó Shi Yan en su cabeza. Fue la primera vez que mostró su semblante serio. Ahora sabía que la joven generación nutrida por las siete facciones antiguas era realmente difícil de tratar.

Durante una pelea, cuanto más se enfadaba, más posibilidades tenía uno de caer en las circunstancias desfavorables. Cuando los golpes lucharon, compitieron entre sí en aura, estado de ánimo, experiencia e inteligencia.

Durante una batalla, si el oponente podía controlar el estado de ánimo, el aura de uno cambiaría en consecuencia, lo que afectaría la imagen completa de la batalla.

Cuando un guerrero tenía la ira afectando su mente, no podía reaccionar con claridad. Perder la mente significaba perder la comprensión de toda la situación.

Justo antes de la pelea, Hao Hai pudo restaurar su sano juicio, que era lo que haría un típico pez gordo.

“No me importa si eres su primo o no. Hablando con franqueza, me irritas. Si no me siento bien, tampoco deberías esperar sentirte bien.” Hao Hai le dio una leve sonrisa, su cara tranquila y relajada. Sin embargo, su aura se volvió más peligrosa.

Respondiendo a Hao Hai, tres palabras vinieron del lado de Shi Yan: “Ven y ven a mí.”

De repente, Hao Hai se movió como un rayo que rasga el cielo … Fuerte, decidido, malvado y brutal.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s