MGA: Capítulo 2130 – Reingreso Al Camino Celestial

Capítulo 2130 – Reingreso Al Camino Celestial

“¿Por qué?” preguntó Chu Feng.

Chu Feng realmente sentía que la naturaleza de la Inmortal Luna no era mala. Aunque se había apoderado por la fuerza de los cuerpos de Su Rou y Su Mei, Chu Feng sentía que debía poseer sus propias dificultades que difícilmente podía mencionar.

Por lo tanto, incluso si el Dragón Azur y los demás no lo pidieran, todavía no planearía dañar a la Inmortal Luna.

Sin embargo, ya que el Dragón Azur y los demás habían pedido clemencia para la Inmortal Luna, Chu Feng consideró que debería haber una razón especial.

“Hemos prometido a Qing Xuantian que no íbamos a decir a nadie acerca de su relación con la Inmortal Luna.”

“Como tal, sólo nos queda decir que Qing Xuantian y la Inmortal Luna poseían una extraordinaria relación.”

“Por lo tanto, Chu Feng, ¿podría darnos cara, darle cara a Qing Xuantian, y no hacerle daño a la Inmortal Luna?” Declaró el Dragón Azur.

En este momento, Chu Feng llegó a un entendimiento. Resultó que el Dragón Azur y los otros abogaban por la Inmortal Luna debido Qing Xuantian.

A pesar de que Chu Feng ya sabía que la Inmortal Luna poseía una relación con Qing Xuantian, no esperaba que fuera una relación extraordinaria.

“Si la Inmortal Luna está dispuesta a devolver los cuerpos de Su Rou y Su Mei, naturalmente no le haré daño. Sin embargo, si ella se niega, mis manos serán forzadas.”

“Después de todo, Su Rou y Su Mei son mis queridas mujeres”, Chu Feng no habló con demasiada inflexibilidad.

Independientemente de si la Inmortal Luna era buena o mala, permaneció que había capturado por la fuerza los cuerpos de Su Rou y Su Mei. Si ella se niega a devolver sus cuerpos, Chu Feng no sería amable con ella sólo porque ella lo había salvado antes.

Después de todo, eran los cuerpos de Su Rou y Su Mei.

“Si la Inmortal Luna se rehúsa a entregar los cuerpos de Su Rou y Su Mei, incluso si no estás dispuesto a dejarnos, los cuatro no dejaríamos que se saliera con la suya”, dijo el Dragón Azur.

El Pájaro Bermellón, la Tortuga Negra y el Tigre Blanco asintieron también con las palabras del Dragón Azur. Habían expresado sus puntos de vista.

Viendo eso, Chu Feng sonrió ligeramente. Sentía alegría en su corazón. Aunque las Cuatro Grandes Bestias Divinas habían declarado POR la Inmortal Luna de Qing Xuantian, ellos no lo han olvidado, su nuevo maestro.

…………

Región del Mar del Este. En un mar llamado el Mar del Cielo. Un sinnúmero de personas ya estaban reunidas en este lugar.

La razón por la que todas estas personas se reunieron aquí fue porque este era el lugar donde el Camino Celestial se abría cada año.

*Retumbar ~~~*

Cuando comenzaron a oírse rumores, las olas empezaron a surgir por encima del mar. Entonces, un enorme remolino empezó a aparecer.

A medida que el torbellino giraba, las olas se hacían aún más feroces. El tamaño del remolino comenzó a expandirse incesantemente. Al final, innumerables enormes remolinos prácticamente cubrieron todo el mar. Fue realmente una vista magnífica.

*Bang ~~~*

*Bang ~~~*

*Bang ~~~*

*Bang ~~~*

De repente, muchos gruesos rayos de luz comenzaron a dispararse explosivamente desde los remolinos. Después de ser sacados de los remolinos en el mar, los rayos de luz se reunieron en el cielo y formaron una gran formación dorada y deslumbrante.

Esa gran formación poseía un tamaño enorme. La parte superior de ella alcanzó las nubes mientras que el fondo entró en el mar. Parecía una pared alta y dorada que separaba al mundo. Al mismo tiempo, parecía un sol brillante que estaba entre el cielo y la tierra.

En este tipo de situación, una entrada pronto apareció en el centro de la formación.

“Esta aquí.”

En ese momento, gritos ensordecedores sonaron de la multitud. Todo el mundo estaba lleno de emoción.

La razón de esto fue porque todos sabían que este momento significaba que el Camino Celestial se había abierto oficialmente.

Simplemente, aunque la multitud se llenó de emoción desde la apertura del Camino Celestial, ninguno de ellos se atrevió a poner un pie en ella.

La razón de ello se debía a que todo el mundo sabía que, si bien el Camino Celestial era capaz de llevarlos a la legendaria Tierra Santa del Marcialismo, el Camino Celestial también era extremadamente y altamente peligroso.

*Retumbar ~~~*

Justo en ese momento, el espacio de repente comenzó a temblar. Todos sentían que el mundo parecía temblar violentamente. De hecho, aquellos con bajo nivel de cultivo caían directamente desde el aire hacia el mar.

“¿Qué está pasando?”

En este momento, mucha gente comenzó a entrar en pánico. Incluso los viejos personajes de alto nivel revelaron expresiones de pánico.

Aunque la sensación que sentían persistió sólo un instante, fue como la llegada del día del juicio final. Como tal, todos sentían temores persistentes en sus corazones.

Simplemente, nadie sabía que el temblor de antes fue causado por el movimiento ondulatorio creado por el movimiento rápido.

En el momento en que todos los presentes estaban alarmados, Chu Feng, el viejo ciego y las Cuatro Grandes Bestias Divinas habían entrado con éxito en el Camino Celestial.

Lo primero con lo que se encontraron después de entrar en el Camino Celestial era la oscuridad. Sentían como si este lugar era un pozo sin fondo. Sin embargo, a medida que avanzaban, la luz apareció ante ellos. Era una tenue luz de color azul. Ese resplandor fue creado por algún tipo de objeto flotante.

Ese objeto de color azul intenso que emitía la luz tenía el tamaño de una sandía. Además, los objetos de color azul intenso se encontraron en todo este vasto mundo hasta donde los ojos podían ver. Este lugar no parecía ser un espacio aislado en absoluto. En cambio, parecía más como un cielo estrellado, era muy bello y misteriosa.

A medida que continuaban avanzando, empezaron a oírse aterradores llantos angustiados. Siguiendo muy de cerca, había muchos espíritus vengativos buscando sus vidas.

Todo era exactamente lo mismo que aquella vez cuando Chu Feng entró en el Camino Celestial. Todo esto eran cosas que uno debía experimentar después de poner un pie en el Camino Celestial.

Simplemente, en aquel entonces, Chu Feng se sentía incómodo después de haberse encontrado con estas cosas. Sin embargo, ahora… estaba completamente tranquilo.

Incluso si hubiera verdaderos peligros en el Camino Celestial, rara vez habría algo capaz de causar daño a Chu Feng en el Camino Celestial dado lo poderoso que es ahora.

Además, el viejo ciego, un Medio Ancestro Marcial rango cinco, estaba con él.

Más importante aún, Chu Feng sintió que… su padre sabría que había entrado en el Camino Celestial.

La razón de esto era debido a que nunca se olvidó quién fue el que envió a esa poderosa estatua para salvarlo cuando él y Tantai Xue se encontraron con rivales difíciles en el Camino Celestial.

Era el Viejo Simio. Sin embargo, Chu Feng sabía que el Viejo Mono debía haber hecho eso según las instrucciones de su padre.

“Padre debe saber que he venido a buscarlo, ¿verdad?”

“¿Padre estará dispuesto a verme esta vez?”

Recordando la escena del pasado, Chu Feng se puso aún más emocionado y nervioso.

Estaba emocionado porque quería ver a su padre biológico. Estaba nervioso porque temía que sus fuerzas fueran insuficientes y acabaría negándose a ser visto por su padre otra vez.

Con este tipo de nerviosismo llenando su corazón, Chu Feng finalmente llegó ante esa magnífica puerta.

Esa puerta apareció exactamente igual que antes. Estaba abierto.

Sin embargo, a diferencia de entonces, las dos estatuas guardianes estaban de pie a ambos lados ahora. Parecían muy impresionantes.

En este momento, Chu Feng se detuvo ante la puerta y dirigió su mirada a una de las dos estatuas guardianes. Con una sonrisa, dijo: “Fue eso lo que me salvó en ese entonces.”

Después de decir esas palabras, Chu Feng puso un pie en la puerta.

Todo era lo mismo que en aquel entonces. Después de entrar en la puerta, se encontraron con la oscuridad. A pesar de que Chu Feng era un Emperador Marcial rango siete y un Espiritista Mundial Capa Real Marca Dragón, sus técnicas seguían siendo incapaces de lograr cualquier cosa en este lugar.

Al igual que una persona ciega, sólo podía continuar adelante hacia la débil luz que podía ver hacia adelante. Chu Feng y los demás siguieron hacia esa luz.

Cuando finalmente lograron llegar ante la luz, Chu Feng se puso aún más emocionado.

Era la luz del fuego. Había una hoguera. Sin embargo, ese no era el aspecto importante. Lo más importante, sentado junto a la hoguera estaba un mono extremadamente delgado que llevaba ropa de aspecto lamentable.

Ese… era el Viejo Simio.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s