PMG: Capítulo 810 – Información no divulgada

 

 

Editado y traducido por Gasaraki

Patrocinado por: $  Pedro E Lopez Martinez $

[wpedon id = 18351]

_______________________________________________________

Capítulo 810 – Información no divulgada

Jun Mo Xi y sus amigos poseían tesoros preciosos, si los mataban, ¡todos obtendrían aún más tesoros!

 

Jade del Cielo y el Palacio del Dragón del Mar del Este se odiaban mutuamente, pero ambos ganaron para beneficiarse de esta breve cooperación.

 

Una docena de personas miraron a Jun Mo Xi y sus amigos, sus ojos brillaban con luces frías. Jun Mo Xi lanzó algo de Qi mientras miraba a la multitud.

 

“¡Muere!” Aparecieron los terribles rayos de Qi espada. Jun Mo Xi y sus amigos se reunieron y lanzaron su propio terrorífico Qi.

 

“¡Roar!” Huang Fu Long se enfureció con su hacha de dragón cruzando el cielo. Apareció un dragón y estaba lleno del temible Qi dragón.

 

“Déjame luchar.” Yun Fei Yang tocó su antigua campana mientras voló hacia sus oponentes, emitiendo zumbidos incesantes en la atmósfera.

 

Yu Tian Ji lanzó sus estrellas indestructibles, un disco de estrella apareció en su mano mientras la luna y las estrellas se fusionaban.

 

“¡Muere!” Un terrorífico Qi mortal condensado, la mano de Yu Tian Ji deslumbró cuando la luz de las estrellas se disparó contra los oponentes. Los oponentes se separaron a los lados para evitar el ataque. El grupo de oponentes había adoptado una formación de lucha caótica, no luchando más juntos. Los amigos de Lin Feng poseían elementos terroríficos, si los oponentes actuaban imprudentemente probablemente morirían.

 

“Huang Feng, tu gente de Jade del Cielo también tiene tesoros preciosos. Como ya lo sé, ya no es necesario que los ocultes, vamos a ponernos serios.” Debido a que ambas partes se odiaban entre sí, no luchaban con todas sus fuerzas. ¿Quién querría mostrar toda su fuerza frente a sus enemigos? Ao Jiao miró a Huang Feng con una sonrisa radiante, quería ver qué artículo extraordinario había encontrado anteriormente.

 

“¡No le digas a Jade del Cielo qué hacer! Chicos del Palacio del Dragón del Mar del Este nos han estado mirando todo el tiempo así que prepárense. “Huang Feng sonrió fríamente.

 

“Juntos, ¿de acuerdo?” Dijo Ao Jiao mientras sonreía indiferente.

 

“Está bien” Dijo Huang Feng asintiendo. Una escama de dragón apareció en la mano de Ao Jiao, era dorada y brillaba con un increíble Qi.

 

En la otra mano de Huang Feng apareció una deslumbrante corona dorada con un increíble Qi imperial.

 

“Esta es la corona dorada de las leyendas de Jade del Cielo…”Dijo Ao Jiao mientras miraba la corona de Huang Feng.

 

“Suficiente.” Dijo Huang Feng mientras colocaba la corona sobre su cabeza. En un instante, su cuerpo se estaba bañando en un increíble Qi imperial que difundía una magnífica luz dorada a su alrededor.

 

“Creo que podemos inmovilizarlos mientras atacas.” Huang Feng reconoció lo fuerte que era esa corona, y tiró de una cara larga. El Palacio del Dragón del Mar del Este lo quería para ellos.

 

“Bien.” Dijo Ao Jiao con una sonrisa resplandeciente. “Los inmovilizas mientras los mato, uno tras otro.”

 

“Está bien.” Huang Feng estuvo de acuerdo asintiendo. Inmediatamente después, la escama de Ao Jiao apareció en el aire y una fuerza terrorífica comenzó a rodar en las olas en la atmósfera. Pareció que el tiempo se detuvo y el cuerpo de Jun Mo Xi se puso rígido. Esa fuerza invisible parecía ejercer mucha presión sobre ellos, especialmente en Huang Fu Long. Ao Jiao específicamente atacó a Huang Fu Long porque quería su hacha de dragón.

 

“¡Muere!” Gritó furioso Huang Feng. Luego lanzó un aterrador Qi imperial que envolvió su cuerpo. La corona en su cabeza se volvió deslumbrante, como una espada repentinamente conquistadora lanzada en Huang Fu Long.

 

“¡Ten cuidado!” Gritó Jun Mo Xi. La espada podría aniquilar cualquier cosa y no podría ser esquivada.

 

“¡Te atreves!” Gritó una voz cuando aparecieron nubes oscuras, estaban llenos con un terrorífico Qi demonio que hizo que la gente temblara. Un terrorífico Qi espada cruzó el cielo. Esa espada pura de Qi podría lacerar la Tierra y el cielo, era absoluta.

 

El corazón de Huang Feng latía con fuerza. Podía sentir esa espada terrorífica de Qi emergiendo detrás de Huang Fu Long.

 

“¡Muere!” Gritó furioso Huang Feng. Hubo un terrorífico Qi imperial fusionado con su Qi espada, casi había llegado a Huang Fu Long en este momento.

 

“¡Huang Fu Long, muévete hacia un lado!” Gritó alguien a lo lejos. Huang Fu Long se esquivó como una espada terrorífica de Qi pasó junto a él.

 

Huang Feng estaba frenético, qué espada tan terrorífica de Qi. Parecía que su cuerpo iba a ser cortado en pedazos. Él rápidamente trató de esquivar.

 

Huang Feng se sintió paralizado. Su corona se transformó en un escudo de oro imperial.

 

“Boom boom!”

 

Una cantidad infinita de fuerza se estrelló contra el escudo de Huang Feng y él quedó impresionado, la sangre salpicando de su boca.

 

“¡Kacha!” Un crujido se extendió en el aire cuando su escudo se rompió. Huang Feng se estrelló contra el suelo junto a la gran puerta. Ese suelo ya se estaba cayendo a pedazos, por lo que se rompió por completo después de que Huang Feng chocó contra él.

 

“¡Se rompió!” La gente de Jade del Cielo estaba estupefacta.

 

Ao Jiao se quedó sin palabras mientras miraba a Lin Feng, ¡qué hombre tan terrorífico!

 

“Cogf Cogf Cogf.” Huang Feng intentó levantarse nuevamente. Su silueta parpadeó cuando se tiró a través de la puerta.

 

“¿Eh?” Ao Jiao estaba asombrado. “¡Quiere robar los tesoros!”

 

Todo el mundo comenzó a correr hacia la habitación, ya olvidando la pelea. Su único propósito era obtener los tesoros del gran emperador.

 

“El Palacio del Emperador de Jade …” Lin Feng levantó la cabeza y vio esas enormes letras doradas.

 

Después del puente de Paramita, Lin Feng notó muchos pasillos con magníficas paredes doradas. Sin embargo, muchos de ellos estaban firmemente cerrados. Él cree que no eran lo suficientemente fuertes como para abrirlos antes, pero ahora Lin Feng estaba pensando lo contrario.

 

“El palacio está roto en todas partes.”  Dijo Lin Feng mientras miraba la puerta dorada rota. Uno solo tiene que ser lo suficientemente fuerte como para romper los escombros. Lin Feng comenzó a girar su fuerza demoníaca en su cuerpo.

 

Lin Feng giró la cabeza y miró a Huang Fu Long, que sangraba. Luego dijo: “Es bueno que tenga la piel gruesa”. Lin Feng, apresurémonos adelante.”

 

El palacio era vasto, había esculturas y pinturas de dragones y aves fénix en las paredes y pilares a su alrededor.

 

“Boom boom boom!” Terribles sonidos retumbantes se extendieron en el aire cuando los del Palacio del Dragón del Mar del Este atacaron las puertas. Sin embargo, permanecieron cerrados.

 

“¿Ya sabía a dónde ir?” Gritó Ao Jiao furiosamente.

 

“Tiene el mapa y por eso sabía a dónde ir en el palacio.” Nadie hubiera pensado que Huang Feng los traicionaría.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s