GOS: Capítulo 563 –  Ciudad Piedra Maravillosa

 

Traducido y Edición por Gasaraki

[wpedon id = 18351]

__________________________________________________________

Capítulo 563 –   Ciudad Piedra Maravillosa

Shi Yan se sobresaltó. Cuando se dio cuenta de que era Ye Chang Feng, sonrió.

Habían pasado varios años desde que se separaron en la Niebla Nociva Magnética Oscura, Shi Yan fue a la Gran Tierra Divina y la Cordillera del Alma Muerta. Pensó que podría encontrarse allí con Ye Chang Feng. Sin embargo, este mocoso había ido a buscar su libertad a otro lugar. Incluso Li Zheng Rong no pudo encontrarlo.

Shi Yan había venido a Ciudad Piedra Maravillosa para recoger los materiales para su Formación de Teletransportación. Era su destino que pudieran encontrarse aquí.

Ye Chang Feng se rió alegremente, caminando hacia él.

Lo siguieron otras tres personas que Shi Yan había conocido, Lin Zhi, Luo Xiao y Luo Meng.

Se había encontrado con estos tres en la Niebla Nociva Magnética Oscura.

En cuanto a Lin Zhi con su cuerpo caliente, no solo la había visto en la Niebla Nociva  Magnética Oscura, la había abofeteado varias veces. Al verla ahora, no pudo evitar sentirse avergonzado.

Lin Zhi también se sintió un poco incómoda. Ella se demoró en la distancia, lejos de ellos. Los hermanos Luo Xiao y Luo Meng tuvieron que llamarla varias veces. Luego, a regañadientes, caminó hacia ellos.

 “Hermano, tú sabes cómo luchar bien. Después de que llegaste a la Gran Tierra Divina, he oído muchos rumores sobre ti.” Ye Chang Feng sonrió maliciosamente. “Bueno, ¿es cierto que las cuatro flores de nieve de la Ciudad Emperador de Hielo tienen una relación contigo?”

Shi Yan estaba aturdido.

Este tipo no preguntó por nada más que este asunto. Bueno, los hombres siempre fueron hombres.

“No hay una relación seria. Solo somos amigos. Amigos normales.” Sonrió a regañadientes Shi Yan.

Luo Xiao y Luo Meng vinieron con las mismas sonrisas malvadas en sus caras. Continuamente le felicitaban. Parecían tener un gran deseo, también.

“Detente. La gente rumorea que has sometido las cuatro flores de nieve de la Ciudad Emperador del Hielo. He oído que incluso Qing Ting Dong y sus hermanas guardan silencio cuando hablan sobre la relación contigo. Tu negativa no funciona, hermano.” Se rió Ye Chang Feng.

Lin Zhi hizo un puchero. Cuando se unió al grupo, su rostro se llenó de desdén mientras sus ojos reflejaban su odio.

Shi Yan ignoró a esta mujer. Él habló con Ye Chang Feng, Luo Xiao y Luo Meng, preguntándoles qué habían sido durante estos años.

“No vale la pena mencionarlo. Seguramente, nuestra experiencia no es tan interesante como la tuya.” Ye Chang Feng puso un semblante lloroso. “El Viejo Demonio me obligó a estudiar las formaciones espirituales todos los días. He luchado mucho para deshacerme de él. Luego, el Viejo Demonio me pidió que le contara todas las cosas que he experimentado contigo. Hermano, eres  increíble un en cualquier lugar al que vayas, los accidentes ocurren allí. ¡Uhgg! Desde que visitó la Cordillera del Alma Muerta, nadie se atreve a ir a ese lugar nunca más. Mi maestro también tuvo que mudarse.”

La catástrofe de la Cordillera del Alma Muerta se había extendido por toda la Tierra Divina sin que él se diera cuenta.

No importaban las siete facciones antiguas o los discípulos de las sectas pequeñas, trataban de utilizar sus medios para resolver la situación allí.

Antes de que se resolviera el peligro de la guarida malvada de las almas muertas, ningún guerrero, herrero o alquimista se atrevió a regresar a la cordillera de las Montañas del Alma Muerta. Por el momento, el lugar sagrado de los alquimistas y los herreros se había aislado.

Aunque Li Zheng Rong y Ke Da eran fuertes, no eran tan fuertes como Yun Hao y los demás. Incluso Yun Hao y Nie Ruo no pudieron resolver el malvado problema de la guarida de las almas muertas. Entonces, Li Zheng Rong y los demás, por supuesto, no tenían otra alternativa.

De mala gana, Li Zheng Rong y su gente tuvieron que abandonar la cordillera del Alma Muerta y encontrar nuevos lugares para cultivar.

Según Ye Chang Feng, Li Zheng Rong y Lin Ya Qi vendrían a la Ciudad Piedra Maravillosa  y se quedarían allí por un tiempo.

Después de varios años, Ye Chang Feng no tuvo muchos cambios. Su reino era ahora el Segundo Cielo del Reino Nirvana. Excepto por eso, no tenía nada que sacudiera la tierra. Él no habló mucho. Después de narrar su breve historia, cerró la boca.

Sin embargo, Luo Xiao y Luo Meng tenían un gran interés en la relación entre Shi Yan y el grupo de Bing Qing Tong. Siguieron haciendo preguntas.

Shi Yan no quería hablar de esto. Él solo sonrió irónicamente y guardó silencio. Los hermanos Luo Xiou no pudieron evitar pedirle a Ye Chang Feng que explotara la información de Shi Yan.

“Está bien, no hagas demasiadas preguntas. No es tan sucio como creías.” Shi Yan sonrió con fuerza, gruñó a los tres hombres perversos que eran realmente persistentes con el asunto. “¿Por qué vinieron ustedes a esta Ciudad Piedra Maravillosa?”

 “Por supuesto, deberíamos estar en la Ciudad Piedra Maravillosa.” Continuó Luo Xiao, “Mi maestro es el Maestro de la Ciudad Piedra Maravillosa. Si no me quedo aquí, ¿a dónde más puedo ir?”

“Luo Xiao, Luo Meng y Lin Zhi da-jie son todos aprendices de  Zhu. Esta Ciudad Piedra Maravillosa es el territorio de Zhu.” Explicó Ye Chang Feng. 

Shi Yan estaba sorprendido.

Sabía que el Viejo Zhu era Zhu Yi, el maestro de Ciudad Piedra Maravillosa, uno de los Ancianos de la Secta Tesoro Espiritual.

Sin embargo, no esperaba que Lin Zhi, Luo Xiao y Luo Meng fueran discípulos de Zhu Yi.

Zhu Yi tenía el Tercer Cielo del Reino Dios, con una buena reputación en la Secta Tesoro Espiritual. Él entendía hacer negocios bien. Bajo su gestión, Ciudad Piedra Maravillosa fue pulida y animada, lo que atrajo a tantos guerreros aquí para cultivar materiales.

Esta persona no era ni un alquimista ni un herrero, pero tenía un conocimiento especial de tesoros raros. Con solo echar un vistazo, sabía cuánto debería valorarse un tipo de material.

En la Secta Tesoro Espiritual, Zhu Yi era un raro experto ya que siempre se enfocó en cultivar, su competencia excelente.

Dado que los tres del grupo de Lin Zhi podrían tenerlo como su maestro, deben tener buena suerte.

“Oh, eso es todo.” Shi Yan sonrió, “Llegué a la Ciudad Piedra Maravillosa para encontrar algunos materiales que aún me faltan. Gracias a Dios que te encontré aquí. Como eres el anfitrión, sería conveniente ayudarme a encontrarlos.” 

Luego, enumeró más de diez tipos de material que necesitaba.

Luo Xiao y Luo Meng lo escucharon atentamente. Cuando terminó, Luo Xiao le respondió: “No es difícil encontrar otros materiales. Incluso si Ciudad Piedra Maravillosa no los tiene, podemos ayudarte a buscar en las otras ciudades de la Secta Tesoro Espiritual. Sin embargo, el Cristal Etéreo es realmente raro y precioso. No tenemos tiendas que lo vendan en Ciudad Piedra Maravillosa. “

Shi Yan se sintió decepcionado.

Si la Secta Tesoro Espiritual no tenía el Cristal Etéreo, no sabía dónde más encontrarlo. Sin el Cristal Etéreo, construir la Formación de Teletransportacion simplemente desperdiciaba su esfuerzo.

“¿Sabes dónde encontrar el Cristal Etéreo?” Shi Yan reflexionó y preguntó.

“¿Para qué lo necesitas? El Cristal Etéreo tiene una sola función, que es construir una Formación de Teletransportacion. ¿Sabes cómo hacer eso?” Ye Chang Feng estaba aturdido.

Shi Yan solo sonrió, sin querer explicar. “¿Sabes donde encontrarlo?”

“Mi maestro sabe, supongo.” Agregó repentinamente Lin Zhi.

Los ojos de Shi Yan se iluminaron. “¿Puedes llevarme a conocer a tu maestro?”

“Esto no debería ser un problema.” Luo Xiao se rió a carcajadas. “A mi maestro realmente le agradas. Cuando regresamos de la Niebla Nociva  Magnética Oscura, le contamos acerca de ti. Han pasado varios años y has despertado muchas cosas desde que llegaste a la Gran Tierra Divina. Creo que mi maestro tiene un gran interés en ti.”

Shi Yan forzó una sonrisa, “Entonces por favor llévame a conocerlo.”

“No hay problema.”

Luo Xiao y Luo Meng lideraron el camino. Caminaron directamente al Palacio de Ciudad Piedra Maravillosa del Maestro de la Ciudad.

Zhu Yi estaba teniendo algunos invitados. Cuando escuchó el llamado de Luo Xiao y Luo Meng, quiso regañarlos. Pero, después de que llegó a conocer la situación, los ojos de Zhu Yi se iluminaron.

“Pequeño amigo, ¿eres Shi Yan?” Zhu Yi se rió.

Shi Yan asintió.

“Las generaciones más jóvenes nos superarán a tiempo.” Zhu Yi parecía alegre. Reflexionó, luego cambió su complexión, mirando a un anciano marchito junto a él. “Ye-ge, echa un vistazo.”

El anciano frunció el ceño mientras evaluaba a Shi Yan, su cara extraña.

“Shi Yan, este es el hermano de mi maestro, el tío Ye.” Presentó Luo Xiao con una cara sonriente. “El tío Ye ama la libertad. Le gusta coleccionar cosas extrañas.”

Shi Yan se alegró. Él inclinó levemente su cuerpo para saludar al anciano. “Precursor Ye, ¿tienes el Cristal Etéreo?”

Ye Xiong era un anciano de la Secta Tesoro Espiritual. Le gustaba viajar. Él no tenía una dirección permanente ya que no permaneció en la Secta Tesoro Espiritual durante todo el año. Él conocía muchos lugares especiales y peculiares en la Gran Tierra Divina.

“Tengo algunos cristales etéreos.” Ye Xiong asintió. Reflexionó durante un rato y luego dijo: “De todos modos, no me falta nada. Y no tengo la intención de cambiarlos.”

Ye Xiong también tenía la base de cultivo del Tercer Cielo del Reino Dios. Su aura era vieja y gruesa, lo que demostraba que era un experto peligroso.

Mientras decía eso, Shi Yan sintió comezón en el corazón y no pudo reprimirlo. Él forzó una sonrisa. “Precursor Ye, realmente necesito el cristal etéreo. Puedo pagar un alto precio. ¿Es posible?” 

Ye Xiong negó con la cabeza y dijo deliberadamente: “Dije que no me falta nada, y no quiero venderlo.”

Shi Yan estaba lleno de desilusión.

“Ye-ge, ¿no necesitas puntos calientes para acompañarte a ese lugar? ¿Qué hay de Shi Yan?” Zhu Yi sonrió. “No permaneces en la secta durante todo el año, por lo que tu información no se actualiza. No menosprecies a este joven. Había sometido a Ning Du Quan en la Ciudad Emperador de Hielo. Escuché que Yu Li Ming , el monstruo, también murió en sus manos. Si lo tienes como tu compañía, tu oportunidad de ganar será mejor.”

Los ojos de Ye Xiong se iluminaron, pero parecía que no lo había asumido. Él dijo más fuerte, “¿Él mató a Yu Li Ming? ¿Cómo podría ser?”

 “Shi Yan, tal vez deberías probar tu valor un poco.” Agregó Ye Chang Feng en el momento correcto.

“Si tienes este tipo de poder, puedo darte el Cristal Etéreo, siempre y cuando me ayudes con una cosa.” Dijo Ye Xiong con una cara seria.

Shi Yan no dijo nada, convocando al Diablo de Guerra.

Tan pronto como apareció el Diablo de Guerra, un aura destructora de la tierra se disparó por todas partes.

Lin Zhi, Ye Chang Feng, Luo Xiao y Luo Meng se sobresaltaron y se vieron obligados a retroceder.

La luz brilló en los ojos de Zhu Yi y Ye Xiong. Estaban temblando de emoción.

“¡Bueno!” Gritó Ye Xiong. Él respiró hondo y dijo: “Te lo puedo dar.”

Shi Yan recuperó el Diablo de Guerra en su Anillo de la Vena de Sangre.

 “Mientras aceptes acompañarme al Viejo Montículo del Firmamento Sombreado para atrapar a una Bestia Trueno del Cielo, ¡te daré el Cristal Etéreo!” Ye Xiong dijo brevemente.

Shi Yan estaba aturdido.

El Viejo Montículo del Firmamento Sombreado, Tumba Cadáver Antigua y la Cordillera de la Montaña del Alma Muerta, fueron las tres áreas peligrosas en la Gran Tierra Divina.

El Viejo Montículo del Firmamento Sombreado estaba en el territorio de la Secta tesoro Espiritual. Era un área prohibida extraña. Incluso los expertos de la Secta tesoro Espiritual no se atrevieron a operar cerca de él. Los rumores dicen que tuvo algunas barreras extremadamente peligrosas hechas en el tiempo de la Antigüedad.

Sin embargo, para Shi Yan, el Viejo Montículo del Firmamento Sombreado era un lugar especial.

Era la tierra del antepasado del Clan Sonido Demoníaco. Ese lugar guardaba los tesoros secretos y los libros antiguos escritos por los antepasados ​​del Clan Sonido Demoníaco. Antes de llegar a la Gran Tierra Divina, había planeado visitar allí.

La condición de Ye Xiong, aunque estaba más allá de su anticipación, se adaptaba bien a su plan.

“No es gran cosa.” Asintió Shi inmediatamente.

 

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s