CSG: Capítulo 276 – Pabellón del Tesoro

Traídos por AvFenix55

__________

Capítulo 276: Pabellón del Tesoro

 

 

 

“¡Boom!”

 

De repente, una gran conmoción se oyó cuando se escucho el ruido de pisadas. Ming Dong entró corriendo con su espada en mano mientras le preguntaba seriamente, “Jian Chen, ¿qué pasó?” Avanzando, vio el agujero gigante en el techo con sus ojos furiosos. volteando hacia Jian Chen, preguntó con preocupación, “Jian Chen, ¿estás bien?”

 

Agitando su mano, Jian Chen dijo: “¡Estoy bien!”

 

“Estamos en el complejo del clan Tianqin y acabamos de llegar a Ciudad de Walaurent sin enemigos. ¿Quién podría atacarte? “, Preguntó Ming Dong con curiosidad.

 

Jian Chen rió entre dientes, “Esto no es obra de un enemigo. En su lugar, este es su intento de ponerme a prueba”.

 

“Una prueba!” Ming Dong tenía una mirada de sorpresa en su rostro, “Entonces estás diciendo que la gente que te atacó sin razón es…”

 

Jian Chen levantó su mano para silenciar a Ming Dong, “Este es un asunto que necesitamos entender mejor y es mejor que no digamos nada”.

 

Ming Dong se quedó quieto por un momento antes de murmurar, “No es de extrañar que los guardias que patrullaban la zona no fueron alertados, así que fue así?”

 

“Ming Dong, ya es bastante tarde, deberías regresar a tu habitación.” Con eso, Jian Chen comenzó a ordenar los azulejos que habían caído antes de volver a subir a su cama.

 

“Si tú lo dices, volveré”. Sin otra palabra, Ming Dong regresó a su habitación sin molestar a Jian Chen.

 

A medida que pasaba la noche y llegó la mañana, Qin Xiao llegó a la habitación de Jian Chen temprano para ver los restos rotos de la puerta que fue destruida por Ming Dong había entrado. Con una mirada atónita, inmediatamente gritó, “Hermano Jian Chen, ¿estás aquí?”

 

“Qin Xiao, ¡entra!” La voz de Jian Chen sonó desde su habitación.

Inmediatamente después de entrar en la habitación, Qin Xiao notó el agujero gigante en el techo de la habitación con un montón de baldosas rotas en el suelo.

 

Viendo esto, Qin Xiao no pudo evitar sentirse sorprendido. Mirando a su alrededor, preguntó: “Hermano Jian Chen, ¿qué pasó exactamente anoche? ¿Por qué hay un desastre aquí como si hubiera habido una pelea?

 

Jian Chen dio una sonrisa casual mientras decía: “No era nada importante. Un misterioso hombre de túnica negra me atacó anoche, pero el hermano Qin Xiao no debería preocuparse por el asunto.

 

“¿Qué, alguien te atacó anoche?” Qin Xiao habló en estado de shock antes de volverse instantáneamente furioso, “¿Quién se atrevería? ¡Pensar que alguien intentaría cometer tal crimen en mi clan Tianqin?! Al parecer esos guardias deberán ser despedidos, ¡no son más que buenos para nada! Hermano Jian Chen, le informaré a mi padre, no te preocupes. No importa quién fue el que te atacó, mi clan Tianqin definitivamente no dejará que este asunto quede impune. Hmph, nunca ha habido tal persona que se atreviera a provocar el honor de nuestro clan Tianqin! “Qin Xiao gritó furiosamente antes de caminar hacia donde su padre se encontraba con tal cólera que incluso Jian Chen no podía aplacarlo.

 

“Parece que Qin Xiao no sabía de los acontecimientos de la noche anterior.” Viendo la retirada de Qin Xiao, Jian Chen murmuró a sí mismo desde su ventana.

 

Rápidamente, un grupo de personas volvió a donde estaba Jian Chen. El líder del grupo fue Qin Xiao con el patriarca del clan Tianqin junto con otros guardias.

 

Jian Chen rápidamente salió de la habitación y ahueco sus manos, “Jian Chen saluda respetuosamente al patriarca Tianqin”.

 

El patriarca rió, ” hermano Jian Chen no necesitas ser tan educado. He oído que has sufrido un ataque ayer por la noche, ¿verdad?

 

“¡Así es!”, Respondió Jian Chen.

 

La actitud del patriarca se hizo extremadamente seria después de esa respuesta mientras miraba la puerta que había sido pateada por Ming Dong. Investigando el lugar por si mismo, su rostro se hizo aún más avergonzado un momento antes de gritar: “¡Qué vergonzoso es esto, cómo se atreve alguien a tratar de tal manera a mi clan Tianqin!” Con una mirada intensa, miró fijamente a uno De los guardias que lo habían acompañado, “¿Qué clase de capitán de la guardia eres tú? Para que un enemigo no tenga miedo de infiltrarse en nuestro clan, ¿de qué sirves?

 

Al oír esto, los guardias comenzaron a entrar en pánico antes de arrodillarse en el suelo, “Por favor, mi señor, haremos todo lo posible para investigar al infiltrado. Por favor, danos la oportunidad de redimirnos. ”

 

“Pah, debido a tus años de servicio a nuestro clan Tianqin a pesar de tener muy pocas contribuciones, te perdonaré temporalmente. ¡Date prisa y descubre quién hizo esto a nuestro clan Tianqin!” El patriarca comandó con un tono estricto.

 

“Agradecemos al patriarca por su amabilidad. Definitivamente descubriremos quién fue el infiltrado.” Los guardias hablaron mientras recibían amnistía y se inclinaban para mostrar su gratitud.

 

El patriarca volteo para mirar a Jian Chen. “Hermano Jian Chen, realmente deseo pedirte disculpas. Pensar que usted sufrió un ataque mientras que era un huésped en mi clan de Tianqin, esto es verdad inesperado. Sin embargo, por favor, no se preocupe, mi clan Tianqin perseguirá al responsable y se asegurará de que sea entregado a usted para tu satisfacción”.

 

Los guardias alineados a su lado se miraron con cierta confusión. En cuanto a Jian Chen, sólo tenían un poco de información sobre él. Sólo sabían que el joven señor se había hecho buen amigo de él, pero el patriarca del clan Tianqin había comenzado a tratar a este frágil joven demasiado bien de lo que imaginaban.

 

“¿Podría ser que este joven tiene un fuerte clan que lo apoya?” Todos los guardias pensaron al mismo tiempo. A pesar de esta pregunta que pesaba en gran medida en sus mentes, no tenían los requisitos para preguntar.

 

La actitud del patriarca hacia Jian Chen le hizo sentir como si estuviera siendo mimado y por lo que no se atrevió a sentirse menospreciado por esto. Ahuecando sus manos, Jian Chen dijo, “Patriarca Tianqin usted es demasiado amable. La noche de ayer no fue nada serio así que por favor no malgaste demasiados esfuerzos en esto. No puedo estar seguro si fue un enemigo mío el que me siguió para matarme”.

 

Después de eso, el patriarca dejó a Jian Chen con unas palabras de despedida mientras mandaba a los patrulleros para asegurarse de que tal evento no volviera a suceder.

 

Qin Xiao caminó hasta el lado de Jian Chen. Con su físico tonificado, la comparación con la delgada constitución de Jian Chen era sorprendentemente clara.

Golpeando su hombro, Qin Xiao dijo: “Hermano Jian Chen, los acontecimientos de ayer por la noche debe haberte asustado. Es un alivio que salieras ileso, de lo contrario no habría manera de que me perdone a mí mismo.”

 

Riendo, Jian Chen dijo unas palabras antes de permitir que Qin Xiao le diera un paseo por Ciudad de Walaurent.

 

Ciudad de Walaurent era extremadamente grande con un centro floreciente. Como Qin Xiao guiaba a Jian Chen y Ming Dong por toda la ciudad, se encontraron con varias calles prósperas.

 

Luego los tres finalmente se detuvieron justo frente a un enorme edificio con las palabras “Pabellón del Tesoro” escrito en letras de fantasía.

 

“Hermano Jian Chen, aquí es donde se guardan la mayoría de los tesoros de Ciudad de Walaurent. Aquí se pueden encontrar tesoro muy raros, vamos a echar un vistazo”, dijo Qin Xiao a Jian Chen.”

 

Dentro del Pabellón del Tesoro, muchos hombres elegantemente vestidos estaban caminando junto con varios mercenarios de aspecto robusto que miraban atentamente a la mercancía que los rodeaba.

 

“Hermano Jian Chen, este lugar tiene el monopolio de los tesoros más fantásticos. Incluso hay muchas cosas de las que incluso datan del pasado antiguo. Aunque pueden no tener ningún uso práctico, se ven muy bien como colección. Por lo tanto, muchas personas se reúnen aquí para buscar cosas para sus colecciones, aunque muy rara vez, hay algunos objetos que más tarde se descubre son tesoros desconocidos. “Qin Xiao dijo mientras miraba a su alrededor la mercancía más cercana.

 

De repente, los espíritus azul y violeta dentro del dantian de Jian Chen se sacudieron una vez antes de enviar un mensaje a Jian Chen telepáticamente. En ese mensaje, Jian Chen podía decir que los dos Espíritus de Espada estaban emocionados.

 

El corazón de Jian Chen dio un vuelco mientras miraba a su alrededor. Sin un cambio en su expresión, dijo, “Hermano Qin Xiao, voy a echar un vistazo entonces.”

 

“Ah, adelante. Cuando sea el momento de irnos, te llamaré. “Qin Xiao respondió.

 

Después, Jian Chen y Ming Dong subieron al segundo piso. En el momento en que pusieron un pie en el segundo piso, Jian Chen dejó de moverse por un momento antes de seguir subiendo.

Cuando Jian Chen se acercó a la cuarta planta, dos hombres de aspecto robusto bloquearon su camino hacia la escalera. Uno de ellos miró a Jian Chen antes de hablar cortésmente, “Mis disculpas, mi señor, pero sólo aquellos con una Tarjeta Purpura pueden entrar en este piso”.

 

Mientras que una tarjeta púrpura era una manera de almacenar y de ahorrar el dinero, dentro del continente de Tian Yuan, una tarjeta púrpura también significaba que el dueño era adinerado. Era un símbolo de estatus que era claramente también el requisito para entrar en el cuarto piso del pabellón.

 

Con un movimiento de su mano, apareció una tarjeta púrpura. Mirando a los dos hombres, dijo: ”¿Puedo entrar ahora?”

 

“Por supuesto, por favor, entre a mi señor!” Los dos hombres instantáneamente le indicaron que pasara junto a ellos.

 

Jian Chen caminó en el cuarto piso, pero justo cuando Ming Dong estaba a punto de seguirlo, los dos hombres inmediatamente bloquearon el camino una vez más. “Mi señor, por favor muéstranos tu Tarjeta Púrpura también. Si no puede mostrar su tarjeta púrpura, entonces en estricta conformidad con nuestras reglas, no se le puede permitir la entrada en el cuarto piso”.

 

Con esas palabras, Ming Dong tenía una mirada amarga en su rostro antes de sonreír a Jian Chen, “Jian Chen, puede seguir adelante, voy a esperar abajo.”

 

“Espera un minuto!” Jian Chen pidió que Ming Dong se detuviera. Con otro movimiento de su mano, una tarjeta púrpura apareció en sus manos. Entregándola en las manos de Ming Dong, Jian Chen se volvió hacia los dos guardias y habló con rigidez: ¿Puede entrar ahora?

 

Los dos guardias se miraron unos a otros con cierta vacilación antes de que cedieran. Aunque ambos pudieron ver que la Tarjeta Púrpura en las manos de Ming Dong no era suya, pero las reglas del edificio sólo estipulaban que uno debe estar en posesión de una Tarjeta Purpura para poder entrar. No estaba estipulado que una tarjeta púrpura debía pertenecerle a la persona, así que Ming Dong no había roto ninguna regla en absoluto.

 

El cuarto piso estaba bastante vacío en comparación con los pisos de abajo. En toda la planta había muchos objetos extraños en exhibición. Que van desde muchas piedras de colores diferentes a extraños trozos de hierro fundido, había incluso muchos antiguos vasos de cerámica y porcelana. En resumen, había muchas cosas fantásticas que mirar, algunas del pasado y muchas no eran cosas normales. Sin embargo, que usos tenían, nadie sabía.

 

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s