PMG: Capítulo 897 – El Gran Loco Emperador 

Editado y traducido por Gasaraki

Patrocinado por: $    Carlos Daniel Osorno Rivera $

______________________________________________________

PMG: Capítulo 897 – El Gran Loco Emperador

Cuando Qiong Qi escuchó a Lin Feng, se puso de pie y las llamas aparecieron alrededor de su cuerpo.

Lin Feng levantó una mano y en un instante apareció una pequeña persona dorada. Lin Feng preguntó: “Espíritu maligno, dime si ese es Yan Di o no”.

La pequeña persona dorada frunció el ceño y parecía aterrorizada. De hecho, era parte del alma destrozada de Yan Di y, además, parecía haber heredado todo lo que Yan Di poseía anteriormente. Poseía todo lo que Yan Di tenía y aún más.

“Si.” Dijo el espíritu maligno en el cerebro de Lin Feng. Lin Feng asintió con frialdad. Cuando Lin Feng había peleado en Aguas Divinas, Qiong Qi lo ayudó como vigía. Después de que Lin Feng matara al rey lobo de fuego, Qiong Qi dejó de reaccionar y ya no estaba tan cerca de él. Lin Feng supo desde ese momento que Qiong Qi ya no era Qiong Qi.

Solo había dos posibilidades, o era un espíritu maligno o era lo que confirmaba el espíritu maligno, Yan Di.

Inicialmente, Lin Feng no había dicho nada para dejar que el espíritu espiritual maligno lo pensara.

“Como sabes que soy yo, el Emperador de la Llama, ¿qué quieres hacer?” Dijo Qiong Qi, aparentemente orgulloso. Su Qi de repente parecía exuberante.

“¿Emperador?” Lin Feng se rió, “Está bien, no hubiera pensado que alguna vez tendría que decir eso pero hoy, te sellaré.”

Lin Feng de repente saltó hacia adelante. Con un flash, luces brillantes iluminaron la habitación. Misteriosas marcas aparecieron y fluyeron por todas partes en la habitación.

También apareció un número infinito de marcas negras.

“¡Técnica de sello del espíritu!” Yan Di estaba horrorizado. Se levantó de repente y ruidos fuertes se extendieron por la habitación. Luces negras rodearon el cuerpo de Yan Di, envolviéndolo como una momia.

“¡Te atreves a usar la técnica de sellado del espíritu sobre mí!” Rugió furiosamente Yan Di. Parecía tan furioso que habría asustado a cualquiera. A pesar de que Yan Di era un espíritu roto y había usado la captura corporal en un animal, aún parecía poderoso. Era parte de su naturaleza. A pesar de que Lin Feng era mucho más fuerte que Qiong Qi, todavía era difícil para Lin Feng controlarlo.

“¡Hmph!”

La expresión facial de Lin Feng se veía fría cuando dijo: “No eres un emperador, eres solo un animal sin valor, ¡nada más!”

“¡Cómo te atreves!” Rugió Qiong Qi. El fuego apareció y comenzó a destrozar las marcas negras. Abrió su gigantesca boca y comenzó a escupir fuego. Qiong Qi era un animal antiguo, su fuego era extremadamente fuerte, y mucho menos el fuego de Yan Di.

Lin Feng saltó y usó su técnica Cosmos que Quema el Sol. Llamas increíbles aparecieron y destruyeron las llamas de Qiong Qi.

En el pasado, Yan Di era increíblemente fuerte pero ahora, solo era una bestia de nivel Xuan.

“¡Toma esto!” Gritó Lin Feng furiosamente. Lin Feng levantó las manos y liberó la fuerza de su espada demoníaca, abofeteando a Qiong Qi con ella. Una explosión sonó cuando la fuerza del sello demoníaco se estrelló contra el cuerpo de Qiong Qi, aplastándolo contra el suelo.

“Te atreves … un emperador …” Qiong Qi estaba furioso. La fuerza del sello demoníaco lo hizo temblar.

En el pasado, era un emperador, pero ahora no se había acostumbrado a ser una bestia fútil.

“Tal vez eras un emperador, pero ahora eres mi mascota.”Dijo Lin Feng. Las luces brillaban en sus manos. Qiong Qi no podía moverse debido a las luces negras así que solo estaba mirando a Lin Feng, su expresión era horrible.

“Roar …” un ser humano quería usar la técnica de sellado del espíritu sobre él, y ahora se había convertido en una simple mascota. Un gran emperador había tomado la forma de una simple mascota.

El emperador había dejado el mundo paralelo porque quería encontrar un cuerpo mejor. Es por eso que había elegido Qiong Qi. Después de todo, Qiong Qi era un animal antiguo y feroz que poseía una fuerza increíble. Pero al final, fue solo un animal. El emperador cometió un error al elegir el cuerpo de Qiong Qi.

“Rugir es inútil” Dijo Lin Feng alegremente. Luces brillantes aparecieron en sus manos y sus labios se movían, parecía como si estuviera cantando algo: el canto sellador del espíritu. El poder de sellado en su mano se estaba volviendo más fuerte.

Las luces se convirtieron en un patrón misterioso.

“¡Sello del espíritu!” Gritó Lin Feng furiosamente. Movió sus dos manos hacia Qiong Qi. Parecía que fue golpeado por un rayo y se electrocutó. Qiong Qi perdió su habilidad de moverse.

“¡Roar!” Pero Qiong Qi no podía rugir, solo se estremeció. Lin Feng lo golpeó de nuevo. La fuerza de sellado del espíritu entró en su cerebro y oprimió su Qi.

Debido a la fuerza de sellamiento del espíritu, la conciencia divina del emperador permanecería aprisionada en el cuerpo de Qiong Qi para siempre. Era casi lo mismo que morir, a menos que algún día, Qiong Qi se volviera lo suficientemente fuerte como para expulsar a Yan Di. Hasta ese día, Yan Di era Qiong Qi.

“¡Espero que mueras!” Qiong Qi parecía furioso mientras miraba a Lin Feng.

Lin Feng se estremeció pero todavía parecía frío.

“Eres una mascota estúpida.” Dijo Lin Feng mientras golpeaba a Qiong Qi con fuerza de sellado, forzándolo a agacharse nuevamente.

“¡Roar!” La técnica de sellado había tenido éxito. Qiong Qi corrió hacia Lin Feng con la boca abierta.

“Vete a la mierda.” Dijo Lin Feng mientras pateaba violentamente a Qiong Qi, haciéndolo volar.

Lin Feng lanzó un Qi helado. Yan Di todavía pensaba en sí mismo como un emperador. Lin Feng tuvo que darle una lección.

Corrió hacia Lin Feng nuevamente. Se sentía humillado y odiaba a Lin Feng.

Lin Feng dio un puñetazo casi golpeando a Qiong Qi. Lin Feng corrió hacia él y lo pateó de nuevo. Qiong Qi gimió de dolor y se estrelló contra la pared, temblando violentamente.

Lin Feng lanzó más fuerza de sellado demoníaco y lo golpeó de nuevo.

“Boom boom boom!” Lin Feng continuó golpeándolo violentamente. Su Qi se estaba debilitando cuando finalmente se agachó. Odiaba a Lin Feng pero no podía contestar.

“¡Emperador! ¡Ven, prueba y mátame! ” Dijo Lin Feng mientras golpeaba sin cesar. Él no mostró misericordia.

En la distancia, algunas personas escucharon los sonidos y supusieron que Lin Feng estaba golpeando a Qiong Qi. Caminaron aún más lejos, preguntándose qué haría Qiong Qi para enfurecer a Lin Feng. Pobre Qiong Qi, solo era una mascota.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s