PMG: Capítulo 902 – La muerte de los cultivadores fuertes

Editado y traducido por Gasaraki

Patrocinado por: $    Carlos Daniel Osorno Rivera $

______________________________________________________

PMG: Capítulo 902 – La muerte de los cultivadores fuertes

Poco después, Lin Feng llegó al exterior del palacio. Había un grupo de personas orgullosamente parados en el cielo. Su Qi era tan frío que la gente común se congelaría si se les acercaban. Debido a Lin Feng, personas de Shen Gong y, más precisamente, gente de Shen Gong del Este y de Shen Gong del Norte, habían desaparecido en el mundo misterioso.

Xi Jue Tian, ​​el líder de Shen Gong  del Oeste y su grupo de personas habían llegado a la ciudad de Yangzhou, pero también han desaparecido. De los cuatro distritos, solo quedaba uno, Shen Gong del Sur.

“Lin Feng.”

Lin Feng ya había visto al líder de ese grupo. Fue el cultivador Zun quien una vez le había enseñado a Lin Feng algunas cosas. Después de la Gran Competencia de Xue Yu, viajaron de regreso a Shen Gong y se encontraron con un cultivador Zun.

“Lin Feng, mucho tiempo sin verte. Ya has matado a los líderes de tres distritos de Shen Gong. ¿Qué debería hacer contigo? “Dijo el cultivador Zun de manera fría. Lin Feng miró a su interlocutor de una manera ni altiva, ni humilde, ni servil ni dominante: “Señor, debería entender mi posición, no tenía otra opción. Si no hubiera matado a esa gente, me hubieran matado. ¿Pude elegir?”

“¿Y yo? ¿Tengo una opción? Has matado a tanta gente mía … Obviamente no puedo perdonarte. ¿Y qué? ¿Quieres matarme a mí también? “Dijo el cultivador Zun, mirando a Lin Feng. Su voz contenía una energía increíble. No sonaba furioso, pero sonaba majestuoso.

“Señor, usted sabe que no tenía otra opción. Sin embargo, aunque solo nos vimos una vez, me enseñaste algunas cosas, nunca querría matarte. Por lo tanto, espero que pueda irse por su propia voluntad.” Dijo Lin Feng como si hubiera estado hablando de algo normal. Sin embargo, la gente de Shen Gong estaba estupefacta.

Entonces, según Lin Feng, el asunto es … ¿no deseaba matar al cultivador Zun? Quería que el cultivador Zun se fuera por su propia voluntad …?

Qué arrogante. Cuán audaz.

El cultivador Zun estaba simplemente asombrado. Miró a Lin Feng de una manera extraña.

“¿Cómo puedes estar tan seguro?” El cultivador de Zun estaba intrigado. Lin Feng, sorprendentemente, declaró que no quería matarlo.

“Me gusta ser magnánimo. Nunca quise ser enemigo de Shen Gong. Sin embargo, Shen Gong sigue persiguiéndome. En lo que a ti y a mí respecta, no somos enemigos en absoluto. Por lo tanto, no quiero pelear contigo y deseo aún menos por tu muerte. Entonces, lo mejor para los dos es que se vayan.”

Lin Feng sonaba amistoso, ni orgulloso ni arrogante. Él solo estaba tranquilo.

“Parece que realmente obtuviste tesoros increíbles en el mundo misterioso. Xi Jue Tian y los otros vinieron y tú los mataste a todos. Ahora, suenas como si estuvieras desafiando las leyes del universo. ¿Qué tipo de armas mortales has obtenido para actuar con tanta confianza? Realmente me gustaría poder verlos.” Dijo el cultivador Zun.

“Uh?” Las otras personas de Shen Gong se sorprendieron y miraron a Lin Feng. El cultivador Zun tenía razón. Xi Jue Tian y los otros habían venido y habían sido asesinados por Lin Feng. Además de eso, Lin Feng realmente sonaba seguro de sí mismo, no estaba fingiendo. Por lo tanto, realmente podría haber obtenido un arma mortal. De repente, todo el mundo estaba más interesado en Lin Feng.

Señor, ya he dicho todo lo que deseo decir sobre el tema. Si sigues insistiendo y realmente quieres matarme, entonces no podré permanecer magnánimo. Tendré que matarte.” Dijo Lin Feng con calma.

El cultivador Zun suspiró. “Está muy mal antes, Bei Ming tenía ojos pero no podía ver. Él cometió un terrible error. No quiero ser tu enemigo, pero debido a Shen Gong, tengo que matarte. No importa, realmente quiero ver los preciosos tesoros del Emperador Jade también.”

“Como lo desee.” Dijo Lin Feng. Si tenían la conciencia tranquila y realmente deseaban matarlo, había hecho todo lo posible por resolver la situación de forma pacífica.

El cultivador Zun no atacó de inmediato. Miró a su alrededor antes de decir de manera distante: “Ya que todos nos miran, no es necesario esconder la cabeza y mostrar la cola.”

Desde el horizonte, muchas personas aparecieron y volaron.

Sus Qi fueron increíbles. Sin embargo, no eran de Shen Gong.

“Jade del Cielo, el Palacio del Dragon del Mar del Este, parece que nos has estado espiando durante bastante tiempo.” Dijo el cultivador Zun. Sorprendentemente, tanto Jade del Cielo como el Palacio del Dragon del Mar del Este habían enviado un cultivador Zun. Eso demostró que consideraban a Lin Feng una amenaza. El cultivador Zun de Shen Gong sabía que esos grupos influyentes habían estado espiándolos desde el principio. Solo querían usar Shen Gong.

Sin embargo, no pudieron ocultarse. Tenían miedo de que el cultivador Zun de Shen Gong matara a Lin Feng y se fuera con los tesoros si estaban demasiado lejos.

“Hehe. Por supuesto, también queremos ver los preciosos tesoros de Lin Feng con nuestros propios ojos.” Dijo el líder del grupo del Palacio del Dragón del Mar del Este. Él no parecía molesto, solo majestuoso. Estaba mirando a Lin Feng de una manera extraña. Al mismo tiempo, confirmó lo que el cultivador Zun de Shen Gong había adivinado, Lin Feng definitivamente tenía un arma mortal.

“Lo mismo aquí.” Dijo el líder de Jade del Cielo. También pensó que Lin Feng había obtenido un tesoro precioso del palacio del Emperador de Jade.

Realmente quería saber lo que sus antepasados ​​habían dejado atrás y lo que sucedió en el mundo misterioso. Huang Feng tenía un mapa del palacio del Emperador de Jade, ¿cómo podía perder contra Lin Feng? Todo esto era un misterio que solo Lin Feng podía explicar.

“Shen Gong, el Palacio del Dragón del Mar del Este, Jade del Cielo.” Lin Feng los miró a todos. “Algún día, cuando llegue a las nubes, les haré una visita para expresar mi gratitud por sus amables actitudes.”

“Te enfrentas a tres cultivadores Zun y, sorprendentemente, todavía piensas que llegarás a las nubes algún día. Me pregunto si tu confianza en ti mismo está realmente fundada o si solo eres ignorante. Incluso si tienes un arma increíble, dudo que pueda ayudarte a derrotar a tres cultivadores Zun.” Dijo el cultivador Zun del Palacio del Dragón del Mar del Este.” Un golpe y podrías morir.”

Lin Feng lo miró y sin temor dijo: “Muchas personas del Palacio del Dragón del Mar del Este me han dicho esas cosas antes. Sin embargo, están todos enterrados ahora. Tal vez sea tu turno ahora.”

Lin Feng dio media vuelta bruscamente y volvió corriendo al palacio.

“¿A dónde vas? ¿Crees que puedes escapar? “Dijo el cultivador Zun. Una increíble cantidad de fuerza de la Tierra y el cielo apareció en su mano.

“¡Muere!” Al mismo tiempo, los cultivadores Zun de Shen Gong y de Jade del Cielo lo siguieron. Querían ver qué clase de tesoro usaría Lin Feng para luchar contra tres cultivadores Zun.

¿Cómo podría Lin Feng luchar contra tres cultivadores Zun?

Sin embargo, en ese momento, parecía que algunas marcas misteriosas comenzaban a brillar. En un abrir y cerrar de ojos, se deslumbraron y todo en el palacio se envolvió en esas luces deslumbrantes. Parecía que habían sido aislados del mundo exterior.

“¡Rooaaaar!”

“¡Boom!”

“Tshh, tshh …”

El viento silbaba, las llamas rugían, el hielo y la escarcha congelaban la atmósfera, el Qi espada estaba lacerando el firmamento. En el palacio, una terrorífica fuerza de fuego de repente comenzó a fluir a través de las marcas misteriosas, una fuerza apocalíptica.

“¿Que esta pasando?”

La expresión facial de los tres cultivadores Zun cambió de repente y parecían nerviosos. Podían sentir que su Qi estaba restringido por la energía abstrusa.

Las energías abstrusas del fuego y la espada los estaban atacando y parecía que era el fin del mundo.

“Kacha, kacha …” Los corazones de la gente estaban latiendo con fuerza. Los cultivadores de nivel Tian estaban aterrorizados, especialmente aquellos que estaban cerca de los cultivadores Zun. Sus cuerpos ya habían comenzado a desintegrarse.

“¿Qué tipo de fuerza es esa?” Muchas personas gritaban desesperadamente. ¿Qué tipo de hechicería fue eso?

“Estamos condenados”. ¡Ellos estaban condenados y lo sabían!

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s