PMG: Capítulo 961 – Tormenta de viento en el mar Huang

Editado y traducido por Gasaraki

_____________________________________________________________________

Capítulo 961 – Tormenta de viento en el mar Huang

Muy rápidamente, el bote se alejó mientras creaba enormes olas.

El patriarca de la Secta Xiao Yao lanzó abstrusos Qi y utilizó la técnica de agilidad de Xiao Yao para perseguir al bote. Sin embargo, el bote todavía era más rápido. Después de un momento, el patriarca de la Secta Xiao Yao se detuvo y observó cómo el bote se alejaba cada vez más. Estaba furioso. Lin Feng había escapado de nuevo!

“¡Muere!” Gritó el patriarca de la secta Xiao Yao lanzando furiosamente una increíble cantidad de Qi.

La gente en la distancia se sorprendió. Que tan fuerte. Quién había ofendido a un cultivador que podía caminar solo por el Mar Huang.

Afortunadamente, el bote estaba bien protegido y mucho más rápido.

El patriarca de la secta Xiao Yao se arremangó y regresó a la orilla. Incluso si era fuerte, no podía confiar en su fuerza para cruzar el mar. Fue muy peligroso. Mucha gente había muerto intentándolo.

Lin Feng se sintió aliviado al ver que el patriarca de la Secta Xiao Yao no podía seguir el barco.

“Gracias” Dijo Lin Feng a la señorita Yang. Si ella no le hubiera pedido al capitán que se fuera, habría esperado. Eso hubiera sido peligroso.

“No es nada, realmente” Dijo la chica indiferente. Luego le dijo a Lin Feng: “Dijo que te cambiaste la cara, ¿por qué no puedo verla?”

Lin Feng y sus amigos se quitaron sus máscaras y parecían aún más jóvenes. Que máscaras increíbles Fueron extraordinarios.

“Qué máscaras increíbles.” Susurró la chica. Sorprendentemente, ella ni siquiera podía ver que eran máscaras.

“Lo son,” Dijo Lin Feng sonriendo. Esas máscaras fueron realmente increíbles. Incluso los cultivadores fuertes Zun no podían ver a través de él. Lin Feng no sabía cómo el señor Xiao los había fabricado. Esas máscaras probablemente no tenían precio.

La niña no dijo nada. Ella caminó hacia la sala principal del bote. Dentro del bote, había una sala principal y salas de cultivo. Incluso en el bote, el cultivo no podía ser descuidado. Por veinte cristales, tenía que haber algunas mercancías.

Lin Feng y sus amigos estaban al frente mirando el Qi abstruso  que envolvía el bote. Estaba oscuro y había un fuerte viento. Hizo que sus corazones latieran más rápido.

Hubo una tormenta de viento en el Mar Huang. Una capa de energía abstrusa se había roto de ese viento.

Lin Feng no fue el único. Muchas personas que tomaron el bote por primera vez fueron al frente para mirar las nubes oscuras.

“Qué tan fuertes son aquellos que pueden cruzar el mar solos y no sentir nada.” Pensaron muchos de los pasajeros. Si algún día, pudieran cruzar el mar por su cuenta, ¿qué maravilloso sería eso?

“No hay nada que ver, ve y descansa.” Dijo alguien. Era el capitán del bote. Él siempre estaba al frente, después de todo, él lo conducía.

Los buques de guerra de jade rojos de cobre, purpura o violeta y los de Ming Yue eran extremadamente sólidos. Fueron creados por cultivadores extremadamente fuertes. Los barcos eran poderosos, los capitanes también eran cultivadores muy fuertes, no hay necesidad de mencionar que las capas de protección hechas de Qi abstruso también eran muy sólidas.

El capitán parecía un cultivador ordinario, pero en realidad, era monstruosamente fuerte. Lin Feng tenía mucha admiración por el capitán.

Algunas personas fueron al salón principal a descansar, otras fueron a las salas de cultivo.

Pero Lin Feng no se movió, siguió mirando las nubes. Que poderoso. Le hizo soñar despierto con la intención y el cultivo. Recordó que en Xue Yue, los cultivadores del Reino Xuan Qi ya se consideraban fuertes. En Gan Yu o incluso en el mar Huang, el Reino de Xuan Qi se consideró como un nivel muy, muy bajo. Lin Feng quería hacerse más fuerte. Él nunca estuvo satisfecho con su nivel actual.

“¿En qué estás pensando?” Preguntó el capitán a Lin Feng cuando vio que sus amigos y él no se irían. Tenía curiosidad sobre Lin Feng. Cultivadores del primer y segundo reino de Tian Qi, perseguidos por un cultivador Zun muy fuerte … Además, Lin Feng no miró al capitán con miedo como la mayoría de la gente. Él solo parecía normal.

Pero para los cultivadores del primer y la segundo reino  de Tian Qi, ser tan calmos e indiferentes, ¿eran de familias aristocráticas? Probablemente estaban acostumbrados a ver a los cultivadores Zun.

No sabía que Lin Feng había pasado tanto. Tampoco entendió cómo se sentía Lin Feng. Lin Feng había luchado contra los cultivadores Zun, también había recibido enseñanzas de los cultivadores Zun, y había conocido a increíbles cultivadores Zun. Así que, por supuesto, Lin Feng mantuvo la calma cuando enfrentaba a los cultivadores Zun hoy en día.

“Me pregunto cómo sería si no hubiera esa capa de protección.” Susurró Lin Feng.

“¡Cierra el pico de tu cuervo y no hagas observaciones desfavorables!” Dijo furiosamente esa persona. Parecía terriblemente asustado. “Sorprendentemente, los cultivadores del primer y la segundo reino de Tian Qi se atreven a decir tales cosas. ¿Sabes que incluso los más fuertes cultivadores Zun pueden morir en ese mar?”

“Por favor, no te enojes, no pensé antes de hablar.” Dijo Lin Feng sonriendo. Un cultivador Zun que lo criticaba porque era solo un cultivador de nivel Tian era normal. Lin Feng ya estaba acostumbrado a eso.

“¡Hmph!”, Esa persona gimió fríamente y ya no dijo nada.

El tiempo parecía pasar lentamente en el bote. La multitud no podía ver el cielo ni nada, simplemente estaban rodeados por nubes oscuras. Parecía que una tormenta eléctrica podría comenzar en cualquier momento.

El cielo se volvía más oscuro y oscuro, casi apocalíptico. El viento estaba emitiendo silbidos. Pero, las capas de protección todavía estaban protegiendo el barco a través de todo.

El capitán del barco no estaba feliz de ver esa tormenta.

¡Maldita tormenta!

Miró fríamente a Lin Feng y dijo: “¡Espero que no nos hayas traído mala suerte, de lo contrario …!”

Luego, echó un vistazo a la multitud y dijo: “Todos vayan al salón principal y no salgan.” Pase lo que pase, no salgan”

“¡Tú también!” Dijo el capitán a Lin Feng y sus amigos.

Mucha gente parecía aterrorizada cuando escucharon al capitán.

Fue una tormenta …

Muchas personas comenzaron a hablar mientras caminaban de regreso al salón principal. Estaban aterrorizados. Era un hecho bien conocido que las tormentas en el Mar de Huang eran muy peligrosas. También fue el mayor temor de los Marineros Ming Yue. Las tormentas en el mar Huang fueron la causa más frecuente de accidentes.

La gente solo podía orar para que todo estuviera bien.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s