PMG: Capítulo 976 – Con la helada ironía y la sátira ardiente

Editado y traducido por Gasaraki

_____________________________________________________________________

Capítulo 976 – Con la helada ironía y la sátira ardiente

“El bote se rompió y terminaste en una isla en medio de la nada … Zi Ye, ¿cómo lograste regresar? ¿Te rescató un poderoso grupo? ” Preguntó fríamente el anciano. Estaba furioso con los piratas.

“Conocí a Lin Feng. Estaba solo con los dos guardaespaldas que me traicionaron. Querían violarme y matarme. Lin Feng los mató a los dos y arregló el bote.” Dijo Yang Zi Ye.

El anciano frunció el ceño. Miró afuera con su conciencia, pero sorprendentemente no le importaba Lin Feng.

“No es un luchador increíble, pero se las arregló para arreglar el bote, mostrarme el bote.” Dijo el anciano.

Yang Zi Ye no supo qué decir, ella permaneció en silencio.

“¿Qué pasa?” Preguntó el anciano.

“Lin Feng arregló el barco y me salvó, pero a cambio, quería quedarse con el barco.” Dijo Yang Zi Ye en voz baja.

El anciano frunció el ceño y de repente parecía enojado.

“¿Cómo se atreve a robar nuestros artículos?”

“Bisabuelo, ese bote estaba roto, ya no me importaba más y estaba atrapado en la isla. Lin Feng logró arreglarlo y salvarme, darle ese barco destrozado no es gran cosa cuando lo miras de esa manera.” Explicó Yang Zi Ye.

“Hmph, ¿por qué vino aquí contigo?” Preguntó fríamente el anciano.

“Yo … no sé.”  Dijo Yang Zi Ye sacudiendo la cabeza.

“Todo el mundo quiere casarse contigo para mezclar su sangre con la nuestra. Eres extremadamente hermosa. En la parte norte de la provincia de Ba Huang, todos están interesados ​​en ti.” Le recordó el anciano.

Yang Zi Ye permaneció en silencio. Lin Feng la había salvado pero había obtenido un bote, eso ya era genial. Ahora, él había venido con ella a su clan, ¿por qué?

“Bisabuelo, él me salvó después de todo. Dale el bote y algunos cristales abstrusos, le debo eso al menos.” Dijo Yang Zi Ye.

“Zi Ye, eres demasiado generosa.” Dijo un joven que entraba. Ese joven era guapo y se parecía a Yang Zi Ye.

Era su hermano mayor, Yang Zi Lan.

El anciano miró a Yang Zi Lan y sonrió, “Zi Lan, Zi Ye tiene razón, ya que salvó a Zi Ye, no podemos permitir que nada le pase a él. Dale unos cristales abstrusos y pídele que se vaya.”

“Bisabuelo, lo entiendo.” Dijo Yang Zi Lan. Miró a Yang Zi Ye y dijo: “Zi Ye, vámonos.”

“Bien.” Los hermanos se fueron y vieron al joven de alas plateadas. Él quería matar a Lin Feng.

“Hermano Jun Luo, pare.” Dijo Yang Zi Lan. Se dio la vuelta y retrajo su espíritu.

“Tienes suerte, si Zi Lan no hubiera intervenido, te habría matado.” Dijo el joven burlonamente.

Lin Feng asintió con la cabeza hacia Yang Zi Ye. Había salvado a Yang Zi Ye y la había traído a casa sana y salva. Él la había ayudado mucho. Sin embargo, ser amigos con ella parecía demasiado inconveniente. Era mejor para él irse.

Yang Zi Ye actuó como si no hubiera visto a Lin Feng en absoluto, lo que hizo que la sonrisa de Lin Feng se volviera rígida.

“Hermano Lin, he oído hablar de ti. Gracias por ayudar a mi hermanita. Puede considerar el barco como un regalo, además, aquí hay algunos cristales abstrusos como regalo. Gracias.”

Yang Zi Lan le dio un anillo a Lin Feng.

Lin Feng se sorprendió, pero tomó el anillo. Se sintió incómodo. ¿El bote también podría considerarse un regalo?

¿Qué quiso decir con “considerarse”? Lin Feng había arreglado el bote, ¿podría devolvérselo después de arreglarlo? ¿Podría haber traído a Yang Zi Ye si no lo había arreglado?

Además, ¿de qué estaban esos cristales? ¿Le estaban pidiendo que se fuera?

Yang Zi Ye parecía fría y distante, incluso sin emociones. Lin Feng lo entendió.

“Hermano Zi Lan, ¿de qué se trata la historia de ese barco?”  Preguntó alguien.

Zi Lan sonrió indiferente y dijo: “Mi hermana pequeña estaba en peligro en medio del Mar Huang, el hermano Lin la ayudó, pero a cambio pidió su bote. También la trajo a casa sana y salva. No podemos ser malos con él, por lo que el bote y los cristales abstrusos son un regalo para expresar nuestro agradecimiento.”

“Jeje, ya veo. Eso es empatía, ayudar a la gente y robar sus artículos.” Dijo el joven con ropas plateadas burlonamente.

“Vino aquí solo para robar los objetos del Clan Yang.” Dijo burlonamente todos los jóvenes. Lin Feng miró a Yang Zi Ye y dijo: “¿Eso es lo que piensas o es eso lo que él piensa?”

Yang Zi Ye lo miró y dijo: “Lin Feng, gracias por haberme llevado de vuelta. Por favor, toma los cristales abstrusos y vete.”

“Jeje, lo entiendo.” Dijo Lin Feng. Se sintió ridículo por actuar tan bien. Tiró el anillo y dijo: “Puedes guardar tus cristales abstrusos.” Yang Zi Lan atrapó el anillo con los cristales.

Luego, frunció el ceño y dijo: “Si eso no es suficiente, dime qué más necesitas.”

“Nada.” Dijo Lin Feng indiferente.

“Hmph, ¿esos cristales no son suficientes para haber salvado a mi hermana? ¡Es posible que seas demasiado codicioso! ” Dijo Yang Zi Lan mientras gemía fríamente.

“¿Entonces crees que la vida de tu hermana vale unos pocos cristales abstrusos? Qué ridículo.” Dijo Lin Feng con indiferencia. Dio media vuelta y se fue.

“Espero que si estoy en problemas algún día, estarás allí para ayudar. Me voy por ahora, espero que no te importe.”

“Hermano Lin, no nos importa que te vayas, pero acepta los cristales abstrusos. Rechazar un regalo es descortés.” Dijo Yang Zi Lan. ¿Quién era Lin Feng para preguntarles si una vida valía unos cristales?

Yang Zi Lan tiró el anillo en Lin Feng.

Lin Feng repentinamente se dio vuelta, condensó Qi en su mano y agarró el anillo. Miró a Yang Zi Ye y a su hermano y dijo: “Bien entonces, lo tomaré. Me voy ahora.”

Después de eso, Lin Feng desapareció entre la multitud.

Yang Zi Lan miró fríamente a Lin Feng. Después de unos minutos, se calmó, sonrió a la multitud y dijo: “Seamos felices, todos.”

“Zi Lan, eres muy amable. Incluso le diste cristales abstrusos.”

“Jeje, él ayudó a Zi Ye después de todo. Ahora, él también tiene su barco, no estoy feliz por eso.” Dijo Yang Zi Lan con indiferencia.

Los jóvenes lo miraron. Yang Zi Lan continuó: “Zi Ye amaba su barco … Qué lástima.”

“Hermano, tengo algo que hacer. Hasta luego.” Dijo el joven con ropa azul cuando se iba.

“Yo también. Vamos juntos.” Dijo el joven con ropa plateada. Muy rápido, los jóvenes se fueron.

Yang Zi Lan sonrió fríamente.

“Hermano, ¿qué estás haciendo …” Dijo Yang Zi Lan. Los jóvenes eran todos listos. Sabían lo que Yang Zi Lan quería. Ahora Lin Feng estaba en peligro.

“Zi Ye, él no se preocupa por ti, ¿por qué tenemos que ser amables?” Dijo Yang Zi Lan. Luego, se sentó en un banco de piedra y dijo fríamente: “¿Cómo podría él robar nuestros tesoros?”

Él parecía furioso.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s