PMG: Capítulo 983 – Pisando

Editado y traducido por Gasaraki

_____________________________________________________________________

Capítulo 983 – Pisando

El viento de Chou Jun Luo estaba siendo destruido por la espada de Lin Feng.

“Qué espada de alto nivel.” Pensó Chou Jun Luo. Había marcas misteriosas en la espada que parecían proteger a Lin Feng.

“¡Muere!” Gritó Lin Feng en una voz profunda. Un dragón deslumbrante apareció en medio de ese viento.

Chou Jun Luo agitó sus alas aún más rápido, pero el viento se desvaneció de inmediato en medio de la luz de las estrellas.

“¡Bzzz!” Chou Jun Luo saltó hacia atrás y lanzó una luz plateada para bloquear las luces de la espada. Sin embargo, las luces de la espada eran más rápidas. Su luz plateada se convirtió en dos hermosos destellos.

“¡Alas plateadas!” La expresión facial de Chou Jun Luo cambió drásticamente. Añadió aún más fuerza de sangre a su ataque. Él condensó sus energías de viento, tratando de protegerse. Él cerró sus alas para envolverse en ellas.

“¡Slash, slash!” La explosión sonó cuando su capa protectora se rompió. Había grietas por todas partes en esas alas.

“Argh!” Sangre apareció en sus alas y Chou Jun Lui parecía desesperado.

“¡Slash, slash!” Las luces de la espada lentamente rompían el espíritu de alas de Chou Jun Luo. Finalmente, desapareció. Chou Jun Luo, envuelto en sus alas y empapado en sangre, cayó del cielo. Cayó al suelo con un ruido sordo.

Lin Feng salió del viento plateado y ya no tenía su espada Tian Ji. La multitud miró a Lin Feng. Luego, miraron a Chou Jun Luo en el suelo.

“¿Qué está pasando?” ¿Lin Feng no estaba muerto y Chou Jun Luo se había derrumbado?

¿Cómo lo había hecho Lin Feng? Solo había penetrado en el segundo reino de Tian Qi …

Jiang Ning y los demás estaban estupefactos. Sabían lo fuerte que era Chou Jun Luo y su increíble espíritu de Alas plateadas. Sin embargo, no había logrado matar a Lin Feng, ¡ni siquiera fue capaz de lastimarlo! Parecía que casi había muerto. Si no se hubiera protegido con su fuerza de sangre, estaría muerto en este momento.

Lin Feng miró las alas plateadas cubiertas de sangre y maldijo. Esas alas eran realmente sólidas! Esa fue una dura batalla.

Lin Feng aterrizó en las alas y pisoteó sobre ellas, empujándolo en el suelo. La multitud se estremeció.

Lin Feng estaba pisando a un cultivador del quinto reino de Tian Qi que poseía un poderoso espíritu de sangre. La multitud solo podía imaginar lo humillante y exasperante que sería.

“Haces que otras personas se sientan débiles. Crees que puedes matar fácilmente a cualquiera. ¿Pero tu ves? Estoy caminando sobre tu amigo. ¿Alguien más quiere probarme también? “Dijo Lin Feng burlonamente, mirando a Jiang Ning y los demás.

Jiang Ning no dijo nada. Anteriormente pensó que sería fácil matar a Lin Feng, Yang Zi Lan pensó lo mismo. Es por eso que él había dicho que volvería dos horas después. Esa fue una apuesta segura para matar a Lin Feng. Ahora, sus dos horas casi habían terminado.

Lin Feng no solo había sobrevivido, sino que ahora estaba parado encima de Chou Jun Luo.

“Niño pequeño, muévete. Él también me insultó. Necesito darle una lección también.” Dijo Qiong Qi.

Lin Feng puso los ojos en blanco. A Qiong Qi le gustaba presionarlo.

Nota> hahahaahah se paso Qiong Qi.

Lin Feng se alejó. Qiong Qi sonrió fríamente mientras miraba esas alas sangrantes. Dijo burlonamente, “¿Pensaste que estarías seguro envuelto en tus alas? Vamos a tomar unas alitas asadas para el almuerzo.”

Abrió la boca y escupió fuego y la sangre en las alas comenzó a hervir.

El fuego se estaba calentando cada vez más.

Los ojos de Qiong Qi centelleaban mientras se burlaba de Chou Jun Luo.

Lin Feng levantó la cabeza y dijo, mientras miraba a lo lejos, “Ya han pasado dos horas.”

Lin Feng apenas terminó de hablar antes de que dos siluetas aparecieran en la distancia, Yang Zi Lan y su hermana.

Yang Zi Lan sonreía cuando llegó, pero su sonrisa se volvió rígida cuando vio las alas de Chou Jun Luo quemandose en el suelo.

Lin Feng no había muerto y, además de eso, estaba humillando a Chou Jun Luo.

“Hermano Lin, ¿qué está pasando?” Dijo Yang Zi Lan con frialdad.

“Dame los cristales abstrusos, llegas tarde.” Dijo Lin Feng haciendo caso omiso de la pregunta de Yang Zi Lan. Yang Zi Lan no pudo decir nada. Qiong Qi estaba consiguiendo su venganza. Solo podía darle a Lin Feng los cristales que le debía.

Yang Zi Lan permaneció en silencio y sacó un anillo. Lanzó a Lin Feng y dijo: “Puedes contarlos.” Debería haber mil.”

“Mil.” La multitud estaba envidiosa.

Lin Feng examinó el contenido del anillo y contó los cristales.

“Hermano Lin, ¿qué estás haciendo?” Dijo Yang Zi Lan. Estaba furioso cuando vio a Lin Feng contar los cristales, “¡¿No confías en mí ?!”

“Tienes razón, no confío en ti en absoluto.” Dijo Lin Feng riendo. Puso todos los cristales en su propio anillo y arrojó el otro anillo al suelo.

“Eres descarado y no confiable. Todos vimos que no era digno de confianza que estuvieras con tus dos horas. No hay necesidad de seguir fingiendo ahora.” Dijo Lin Feng con una sonrisa resplandeciente. “No me digas que no dijiste que regresarías dos horas después solo para darles tiempo de matarme. No querías darme esos cristales abstrusos. Pensabas, oh, Lin Feng debería morir por pedirme cristales abstrusos. Intentabas ir a casa y quedarte allí para no perder la cara mientras tus amigos me mataban. De todos modos, ¡gracias por tus cristales! ”

“Hermano Lin, hay algunas cosas que es mejor guardar para usted.” Dijo Yang Zi Lan.

“No hay necesidad de amenazarme. Incluso desde que traje a tu hermana, has querido matarme. No sé por qué, tal vez porque querías recuperar tu bote. Ahora tu plan está arruinado. No puedo hacer nada contra tu clan de todos modos, solo puedo decir algunas palabras. No me gustan las personas como tú.”

“¡Y usted, señorita Yang!”, Dijo Lin Feng mirando a Yang Zi Ye. Él sonrió con indiferencia y dijo: “Me ayudaste en el pasado, así que te ayudé a ti también. Vine al Clan Yang porque quería ser tu amigo. Después de todo, hemos atravesado dificultades en el mar de Huang. Lamentablemente, me hiciste comprender que pertenecemos a dos mundos diferentes. Como mi estado social no es tan alto como el tuyo, no podemos ser amigos. Gracias, ahora me voy.”

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s