PMG: Capítulo 997 – Matar a Tian Lin

Editado y traducido por Gasaraki

_____________________________________________________________________

Capítulo 997 – Matar a Tian Lin

“Sorprendentemente, te estás riendo.” Dijo el príncipe Tian Lin, quien también reía. Sin embargo, se rió de una manera muy extraña. ¿Qué podría hacerle Lin Feng a él en la provincia de Ba Huang?

“Cuarto Reino de Tian Qi.” Lin Feng inspeccionó el nivel de cultivo del príncipe Tian Lin. La última vez que lo vio, tenía la fuerza del tercera reino de Tian Qi. Los otros cultivadores que estaban con él también se habían abierto paso en al cuarto reino de Tian Qi.

“Sin tus hechizos de despliegue y sin Hou Qing Lin, ¿qué puedes hacer?” Dijo fríamente el príncipe Tian Lin.

Ahora que el príncipe Tian Lin había abierto el cuarto reino de Tian Qi y estaban en la provincia de Ba Huang, Lin Feng no tenía ninguna posibilidad.

“Olvidaste eso cuando Hou Qing Lin y Yu Xiao aún no habían llegado, tú me atacaste, pero al final, fuiste tú el que quedó lastimado. Me perdiste y usaste a Yu Xiao para salvarte. Parece que has olvidado cómo terminamos las cosas.” Dijo Lin Feng con un tono burlón. El príncipe Tian Lin miró a sus amigos avergonzado. Lin Feng lo había lastimado.

“Tienes una lengua simplona. Esta vez, te mataré.” Dijo el príncipe Tian Lin mientras se arrojaba a Lin Feng.

“Roar, roar.” Sin vacilar, el príncipe Tian Lin se arrojó sobre Lin Feng y liberó su espíritu de viento. Su espíritu era aún más poderoso que la última vez que Lin Feng lo había visto.

“¡Muere!” Gritó el príncipe Tian Lin furiosamente.

Una fuerza terrorífica rodeó a Lin Feng.

“Las personas como tú solo pueden confiar en la fuerza de la sangre de sus antepasados. Al parecer, solo sabes cómo liberar tu espíritu. ¡Sin tu espíritu, serías incluso peor que la basura! “Dijo Lin Feng de una manera despreciativa. Lentamente se elevó en el aire y miró al Príncipe Tian Lin.

“En aquel entonces, en la gran reunión de la secta, llevaba una máscara. Llegaste a Gan Yu como un discípulo de cultivación imperial y pensaste que todos te admiraban. Si no fueras un discípulo de cultivación imperial y no tuvieras un espíritu fuerte, te habría matado en un abrir y cerrar de ojos.” Dijo Lin Feng mientras liberaba energías aterradoras.

“Te enseñaré algo hoy, ser un discípulo de cultivación imperial te hace sentir orgulloso, pero por sí solo no es suficiente.” Lin Feng sintió la nueva sangre que fluía en su cuerpo. Él era mucho más fuerte. Se sentía como si un océano fluyera por sus venas. Los otros lo miraron sorprendidos.

El viento del Príncipe Tian Lin rozó a Lin Feng, pero se dio cuenta de que Lin Feng estaba rodeado de algún tipo de fuerza. El viento ni siquiera lo estaba afectando.

El príncipe Tian Lin hizo una mueca. Lin Feng ahora tenía una poderosa fuerza de sangre, ¿por qué?

“No pienses que no puedo matarte.” Dijo el príncipe Tian Lin. Al mismo tiempo, liberó su propia fuerza de sangre. La atmósfera fue asaltada por silbidos huracanes y el polvo voló alrededor. El viento era tan agudo como el filo de una espada.

“¡Muere!” Gritó el príncipe Tian Lin.

Aparecieron luces negras y una terrorífica fuerza de sellado rodó en el aire. Lin Feng condensó algo de fuerza en su mano. Era si la fuerza de la Tierra y el cielo.

Lin Feng movió su fuerza de sangre hacia la palma de su mano. Esa sensación lo hizo sentir aún más seguro y más fuerte.

La expresión facial del príncipe Tian Lin se veía cada vez peor. Su espíritu de viento era fuerte, pero cuando sintió la fuerza de Lin Feng, no supo qué hacer.

¿Cómo se había vuelto tan fuerte Lin Feng? Él era mucho más fuerte que la última vez.

“Eres patético. Pobre de ti.” Dijo Lin Feng cuando vio que la expresión facial del príncipe Tian Lin había cambiado drásticamente. Luego añadió, con frialdad: “Estaba ocultando mi fuerza la última vez, si no lo hubiera hecho, podría haberte matado al instante. Eres mucho, mucho más débil que Chou Jun Luo.” Dijo Lin Feng. Finalmente, él estaba atacando.

“Boom boom!”

Una increíble cantidad de fuerza y ​​fuerza se extendió por el cielo. Esas energías rodearon al espíritu del viento y las suprimieron con fuerza de sellado.

“¡Boom!”

Un fuerte sonido se extendió en el aire y el Príncipe Tian Lin gimió de dolor. Su rostro se volvió mortalmente pálido. Su espíritu fue impulsado por Lin Feng y una fuerza de sellado incluso lo había restringido.

“¡Discípulo de cultivación imperial, ridículo!” Dijo fríamente Lin Feng. Luego caminó hacia Príncipe Tian Lin. El príncipe Tian Lin tenía miedo, no podía vencer a Lin Feng

“¡Mátenlo!” Gritó el príncipe Tian Lin furiosamente mientras corría. Sus amigos inmediatamente liberaron sus propios espíritus.

 

“Solo detente y haz las cosas más fáciles para los dos.” Dijo alguien a Lin Feng. Lin Feng lo miró y siguió corriendo hacia el príncipe Tian Lin mientras decía: “¿No puedes matarme así que me estás pidiendo que retroceda? ¡Qué ridículo es eso!”

“¡Ya que eso es lo que piensas, muere!” Dijo uno de los guardaespaldas. Cinco cultivadores se arrojaron a Lin Feng al mismo tiempo.

“Roaaar…”

Lin Feng abrió la boca y lanzó un Qi demoníaco. Una sombra de demonio apareció junto con silbidos de energía.

Una explosión sonó cuando la energía demoníaca se estrelló contra el grupo de personas.

“Kaboom!” La tierra y el cielo temblaban tan bien como esas personas. Inmediatamente cayeron del cielo y se estrellaron contra el suelo, muertos.

Todas esas personas estaban muertas. El príncipe Tian Lin los miró, su corazón se retorcía, parecía asustado pero estupefacto, no podía creer lo que veía.

Demonio, energías demoníacas …

“¡Ese fuiste tú ese día!” Dijo el príncipe Tian Lin. Quien había robado el fuego vacío era Lin Feng, disfrazado de demonio.

“En efecto. Si no tuviera que quedarme de incógnito, te habría matado fácilmente, solo por darte una bofetada.” Dijo Lin Feng mientras condensaba energías demoníacas en su palma. El príncipe Tian Lin estaba horrorizado mientras corría hacia atrás. Él quería escapar.

Lin Feng estaba jugando con él, movía su mano como si estuviera bailando. Las energías demoníacas se habían condensado en este punto.

“¡Hechizo asesino!” Dijo Lin Feng. Las energías demoníacas repentinamente apuñalaron al Príncipe Tian Lin. Ni siquiera podía verlos venir. ¡Su cadáver cayó del cielo, muerto también!

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s