PMG: Capítulo 1007 – Recuerden por Siempre

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

 

Capítulo 1007 – Recuerden por Siempre

“Me siento tan mal.” Dijo Qiu Yue Xin.

Lin Feng sonrió. Había usado su piedra Tian Xuan todo el tiempo para estudiar la fuerza de la Tierra y el cielo. Hizo que la fuerza acumulada fluyera en su cuerpo y, al final, la fuerza se convirtió en parte de sí mismo. Entonces se sintió muy cómodo. Él había hecho un gran progreso.

“Volvamos. El proceso de reclutamiento comenzará pronto ” Djo Lin Feng sonriendo.

“Siete días más.” Respondió Qiu Yue Xin.

“¡Siete días!” Lin Feng asintió y se fueron. Bajar fue fácil, subir fue difícil. Sin embargo, solían estar en la cima.

El proceso de reclutamiento del Emperador Shi y el Emperador Yu iba a comenzar pronto. Muchos cultivadores fuertes se reunieron allí.

Lin Feng se preguntaba dónde estaban You You y Mo Xi y si ya habían llegado.

No los había visto desde el mar Ba Huang. Si You You y los demás hubiesen abandonado la Isla de los Nueve Dragones, ya deberían haber llegado. Pero tal vez, estaban atrapados en la Isla de los Nueve Dragones.

Lin Feng y Qiu Yue Xin no se detuvieron en medio de la multitud. Regresaron a su hotel.

Sin embargo, desde lejos, vieron a algunas personas y se detuvieron.

Había personas esperando dentro por ellos.

“¿El Clan Qiu?” Preguntó Lin Feng.

“De hecho.” Dijo Qiu Yue Xin asintiendo. Alguien abrió la puerta y salieron varias personas.

Qiu Mei estaba allí. El líder, sin embargo, era un hombre de mediana edad. Miró a Qiu Yue Xin y dijo: “¿Qué? ¿No me reconoces? ” Dijo fríamente el hombre de mediana edad.

“Tío.” dijo Qiu Yue Xin fríamente.

“Entonces, ¿no me recibirás? Te estás volviendo cada vez más insolente.” Dijo fríamente el hombre de mediana edad. Parecía que no se querían mucho el uno al otro.

“No tengo ganas.” Dijo Qiu Yue Xin fríamente.

“¿No tienes ganas? Sentías ganas de buscar un cultivador del tercer reino de Tian Qi y te atreves a decir que hay algunas cosas que no tienes ganas de hacer.” Dijo el hombre de mediana edad con una sonrisa fría.

Qiu Yue Xin frunció el ceño y dijo con frialdad: “Tío, eres un anciano. No quiero discutir contigo. Hay algunas cosas que me conciernen sola. Mis padres pueden hablarme de esas cosas, nadie más.”

“Está bien, muy bien. Ven conmigo.” Dijo el hombre de mediana edad.

“Lo siento, no lo haré.” Dijo Qiu Yue Xin, sacudiendo la cabeza con indiferencia.

“¡Hmph!” El hombre de mediana edad ya sabía que ella se iba a negar. En el Clan Qiu, Qiu Yue Xin fue uno de los jóvenes más talentosos, no mucha gente podía decirle qué hacer.

“Tu abuelo quiere verte. ¿No quieres ver a tu abuelo?”

“¿Mi abuelo está aquí?” Qiu Yue Xin parecía molesta.

“¡Niña se escapó con un niño, por supuesto que vino!” Dijo burlonamente el hombre de mediana edad.

“Tío, si me vuelves a hablar así, no me culpes por ser descortés.” Dijo Qiu Yue Xin de una manera grosera. Su voz se estaba enfriando aún más.

“Bueno. Estás creciendo ahora.” Dijo el hombre de mediana edad. Luego dijo: “Te estoy diciendo que tu abuelo quiere verte, ven conmigo, ¿o no?”

Qiu Yue Xin hizo una mueca y miró a Lin Feng. Hubo conflictos internos en el Clan Qiu, aunque no quería irse porque estaba preocupada por Lin Feng.

Pero si ella no fuera, su abuelo estaría furioso. Ese fue un dilema.

“Si estás preocupada, él también puede venir.” Tu abuelo podría conocerlo. Puedes demostrarle lo extraordinario que es el joven con el que te enamoraste.” Dijo el hombre de mediana edad con una sonrisa fría.

Qiu Yue Xin no pudo traer a Lin Feng para ver a su abuelo. Pero, ¿qué pasaría de otra manera?

“Se puede ir. ¡Nada me va a pasar! ” Dijo Lin Feng sonriendo.

“¡Niña, puedes irte, nada le pasará a ese bastardo!” Dijo una voz detrás de Lin Feng. Lin Feng y Qiu Yue Xin miraron a Qiong Qi. Él se veía tan indiferente.

Qiu Yue Xin también se quedó sin palabras. Qiong Qi estaba llamandola  niña …?

“Te prometo que el Clan Qiu no lo tocará mientras estamos fuera.” Dijo el tío de Qiu Yue Xin.

“¿Dónde está el abuelo? ¿Voy sola? ” Preguntó Qiu Yue Xin.

“Periferia de Tianjing.” Dijo el hombre de mediana edad con indiferencia. Qiu Yue Xin asintió hacia Lin Feng y le dijo: “¡Ten cuidado!”

Qiu Yue Xin luego se fue.

El hombre de mediana edad miró a Lin Feng y dijo con una sonrisa: “El Clan Qiu ni siquiera necesita hacerle nada a una persona así.”

Luego, se fue con el resto del grupo. Cuando se fueron, Qiu Mei miró fríamente a Lin Feng. En sus ojos, Lin Feng ya estaba muerto.

“Eeya!” Qiong Qi suspiró. “Chiquito, todo el mundo cree que un gato pequeño podría matarte. Haz que te recuerden esta vez.” Dijo Qiong Qi. En la distancia, varias personas aparecieron y de repente rodearon a Lin Feng.

“Chou Jun Luo, es bueno verte.” Dijo Lin Feng. Miró a Lin Feng con ganas de matar en sus ojos. Estaba furioso.

“Esta vez, te mataré.” Dijo fríamente Chou Jun Luo. Los que estaban con él eran del mismo nivel, cultivadores del quinto reino de Tian Qi. Eran todos cultivadores increíbles y ninguno de ellos era ordinario. Todos ellos eran cultivadores de clanes grandes y poderosos.

“¿Quién son ustedes? No nos conocemos.” Dijo Lin Feng mirando a los otros. Todos eran extraños. Por supuesto, él conocía a pocas personas en la provincia de Ba Huang.

El problema era que había personas que él no sabía y que también querían matarlo.

“Hay muchas personas que quieren matarte porque ofendiste a Yang Zi Lan y Yang Zi Ye.” Ahora, también ofendiste al Clan Qiu. ¡Has ido demasiado lejos! ” Dijo fríamente Chou Jun Luo.

“Entiendo.” Dijo Lin Feng con una sonrisa resplandeciente. Debido a que había ofendido a Yang Zi Lan y Yang Zi Ye, muchas personas que querían estar cerca de los Yang o los Qiu querían matarlo, especialmente aquellos que estaban enamorados de Qiu Yue Xin.

“La última vez, usaste una espada para luchar, si no tuvieras esa espada, ya estarías muerto. Ahora, te daré una oportunidad más, y esta vez, si no usas tu espada, te mataré instantáneamente. Te lo juro, si decides usar tu espada, uniremos nuestras manos para matarte.” Dijo Chou Jun Luo. No quería ser humillado como la última vez. Sabía que si Lin Feng usaba su espada, volvería a perder.

“Tienes razón, haré que me recuerden para siempre.” Dijo Lin Feng a Qiong Qi. Luego comenzó a caminar hacia adelante buscando sin preocupaciones.

“¡Si quieren matarme, ataquen juntos!” Dijo Lin Feng, cuya voz rodó en el aire. Chou Jun Luo y los demás estaban estupefactos, pero inmediatamente se arrojaron a Lin Feng.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s