MGA: Capítulo 2152 – Mirando con Desprecio a los Demás con Ojos de Perro

Editado por Gasaraki

_______________________________________________________________

 

 

Capítulo 2152 – Mirando con Desprecio a los Demás con Ojos de Perro

“¡Alto!” Sin embargo, justo después de Chu Feng, Wang Qiang y Liu Yue se acercaran al restaurante, varias decenas de guardias bloquearon su camino.

El guardia con el cultivo nivel Emperador Marcial estaba de pie en el primer plano de los guardias. Tenía una mirada muy feroz y mal intencionada.

“Liu Yue, ¿es este un lugar donde alguien como tú puede pisar? ¡Lárgate!” Resultó que esas personas no habían venido aquí por Chu Feng y Wang Qiang. Más bien, su objetivo era Liu Yue.

“¿Es esta la forma en que un gran restaurante hace negocios, la forma en que entretiene a sus invitados?” Las cejas de Chu Feng se estrecharon cuando preguntó con frialdad.

“Seríamos naturalmente refinados y corteses cuando entretenemos a huéspedes. Sin embargo, para los pequeños bandidos como todos los que solamente pretenden suscitar problemas, no hay necesidad de que te mostremos cualquier etiqueta.” Al ver que Chu Feng y Wang Qiang habían llegado junto con Liu Yue, los guardias tampoco pusieron a ellos en sus ojos.

“Lárguense inmediatamente. ¡Si no se largan inmediatamente, no nos culpen por ser descortés!” De repente, el guardia líder les gritó.

“Chu Feng, vamos.” Viendo eso, Liu Yue se puso aún más en pánico. Agarró a Chu Feng y Wang Qiang con las manos y trató de sacarlos de este lugar.

Sin embargo, en el momento en que los agarró, Liu Yue estaba sorprendido. Se sorprendió al descubrir que Chu Feng y Wang Qiang estaban de pie firmemente como el Monte Tai; era simplemente incapaz de moverlos en absoluto.

“Veré cómo serán todos de descorteses”, dijo Chu Feng fríamente.

“Verdaderamente uno que se niega a brindar sólo para ser obligado a beber una pérdida. Estás cortejando una paliza.” En respuesta, el guardia líder resopló fríamente. Entonces, una capa de opresión ilimitada barrió.

*Huuu ~~~*

El poder opresivo de un Emperador Marcial rango dos atravesó. Inmediatamente se escucharon silbidos de viento violentos. Como un tigre feroz que desciende de la montaña, el espacio circundante comenzó a distorsionarse.

Después de que el poder opresivo se reveló, las esquinas de la boca de ese guardia se alzaron involuntariamente.

Naturalmente, este poder opresivo no era el límite de su poder. Sin embargo, sintió que su fuerza opresora era más que suficiente para hacer estallar a Chu Feng, Wang Qiang y Liu Yue mandarlos a rodar y arrastrarse por el suelo y dejarlos magullados y ensangrentados.

No sólo sufrirán lesiones externas, sino que también sufrirán lesiones internas. Sin al menos ocho o diez años, no podrían recuperarse de esas lesiones. De hecho, incluso podría ser posible que sus perspectivas futuras sean arruinadas.

Sin embargo, ese guardia no sentía que estaba siendo excesivo en absoluto. La forma en que lo vio, éstas fueron las consecuencias de ofenderlo. Chu Feng y los otros habían traído esto sobre sí mismos.

“…”

Sin embargo, después de que el poderoso poder opresivo se dispersó, los guardias revelaron expresiones asombradas. Esto era especialmente cierto para esa guardia de nivel Emperador Marcial; estaba tan sorprendido que tenía la boca abierta. Su expresión era más fea que incluso alguien que acababa de ser alimentado con heces de cerdo.

La razón de ello se debía a que Chu Feng y Wang Qiang no se movieron en lo más mínimo, no estaban en absoluto afectados por su poder opresivo. Además, incluso Liu Yue, un simple Medio Emperador Marcial, estaba completamente ileso.

“¿Ya terminaste?”, Preguntó Chu Feng.

“¡¿Ah?!” Esa expresión del guardia cambió. Estaba completamente perdido.

“Entonces, es mi turno”, dijo Chu Feng, la frialdad brilló en sus ojos. Entonces, su poder de nivel Medio Ancestro Marcial los arrastró.

*Boom ~~~*

Inmediatamente, el cielo y la tierra empezaron a temblar. Los guardias presentes estaban todos como hojas caídas, ya que fueron golpeados lejos por el temblor. Sin piedad, se estrellaron en el Restaurante Gorriones Rojos de Cien Niveles.

El poderoso impacto causó incluso que el Restaurante Gorriones Rojos de Cien Niveles temblara violentamente. En cuanto a esos guardias, todos vomitaron bocados de sangre; se lesionaron gravemente.

“E- E- -Esto…” En este momento, Liu Yue se quedó mudo. No importaba lo que pasara, nunca esperaba que Chu Feng, un simple joven, fuera tan poderoso.

Después de todo, sabía muy bien que el jefe de los guardias era un Emperador Marcial, un Emperador Marcial real.

Chu Feng era realmente capaz de sacudir a un Emperador Marcial con sólo su fuerza opresora. Estaba realmente aturdido por esto.

“¡¡¡Qué audacia!!!”Justo en este momento, un anciano de pelo blanco salió del Restaurante Gorriones Rojos de Cien Niveles. Este anciano llevaba ropa magnífica y se reveló una mirada dorada. Además, poseía el cultivo de un Emperador Marcial rango siete.

“Mi- mierd*, rápido, tenemos que escapar.” Viendo a ese anciano, Liu Yue reveló una expresión de miedo. Se dio la vuelta e intentó marcharse.

Como alguien de este lugar, sabía lo poderoso que era ese anciano. Él era el amo del Restaurante Gorriones Rojos de Cien Niveles, el Maestro de Ciudad de esta ciudad. Era la persona más fuerte de esta ciudad.

Desde que Chu Feng realmente había herido a su subordinado, era obvio que Chu Feng podría llegar a sufrir.

A pesar de que el aura que Chu Feng emitió era extremadamente poderosa y había sorprendido profundamente a Liu Yue, su cultivo era demasiado bajo. Por lo tanto, era simplemente incapaz de decir que el aura de Chu Feng era la de un Medio Ancestro Marcial rango uno.

Así, la forma en que lo veía, sin importar cuán poderoso pudiera ser Chu Feng, no sería más poderoso que ese Maestro de Ciudad. Si no escapaban ahora, lo único que les esperaría sería la muerte.

“¡Insolentes insensatos, están verdaderamente llenos de audacia abrumadora!”

Sin embargo, justo en ese momento, ese Maestro de Ciudad de repente se volteó y reprendió con furia a los guardias que yacían en el suelo.

No sólo los reprendió, sino que incluso levantó la mano y dio a los guardias golpes resonantes en sus rostros, dejándolos con narices ensangrentadas y caras hinchadas.

“¡Rápido, discúlpense con los tres invitados inmediatamente!” El Maestro de Ciudad gritó.

“Queridos huéspedes, por favor, perdónenos, por favor, perdónenos”, los guardias no se atrevieron a dudar. De inmediato se arrastraron de nuevo mientras gruñían de dolor y luego se arrodillaron ante Chu Feng, Wang Qiang y Liu Yue. Con mocos y lágrimas, comenzaron a retorcerse y a pedir perdón.

Fue una escena verdaderamente desdichada y miserable.

Sin embargo, Chu Feng y Wang Qiang hicieron por completo caso omiso de la mendicidad de los guardias. Era como si ni siquiera los vieran.

Los dos sabían muy bien que los perros como ellos que amenazaban a otros basados ​​en el poder su amo, eran indignos de su simpatía.

“¡Montones de perros que miran a los demás con desprecio con los ojos de perro, sigan arrodillados!” Viendo eso, el Maestro de Ciudad volvió a gritar. Luego, reveló una sonrisa en su rostro, se volteó hacia Chu Feng y dijo, “Queridos invitados, por favor entren. Es mi culpa por la desconsiderada recepción de los guardias. Hoy en día, la comida va por mí. Por favor, coman lo que quieran.”

En este momento, Liu Yue estaba completamente desconcertado. Pensó para sí mismo: “¿Qué diablos es esto? El feroz y vicioso Maestro de Ciudad siempre ha sido alguien que protege a su pueblo. Si alguien se atreve a atacar a sus subordinados, definitivamente los golpearía vivos.”

“Lo que Chu Feng había hecho antes había desencadenado definitivamente la ira del Maestro de Ciudad. Sin embargo, ¿por qué no ocurrió lo que yo anticipé? En su lugar, todo ha cambiado. ¿El Maestro de Ciudad les está saludando con una sonrisa en la cara?”

“Eso está mejor”, Chu Feng tenía un rostro inexpresivo cuando entró en el restaurante.

Aunque Liu Yue estaba confundido por la razón por la cual el Maestro de Ciudad actuaba de manera tan servil, Chu Feng sabía muy bien por qué.

Ese Maestro de Ciudad había notado la perturbación en el exterior desde el momento en que los guardias bloquearon su camino.

Simplemente, no se preocupó por ello. A partir de esto, se podía ver que el Maestro de Ciudad también estaba mirando hacia abajo sobre Chu Feng, Wang Qiang y Liu Yue y estaba permitiendo deliberadamente a sus guardias manejarlo.

En cuanto a su comportamiento actual, era naturalmente porque él estaba asustado por la fuerza de Chu Feng.

Aunque ese Maestro de ciudad era también un Emperador Marcial, él debía saber muy bien cómo su estado era manso ante Chu Feng, un Medio Ancestro Marcial rango uno. Él sabía muy bien si podía permitirse o no el lujo de ofender a Chu Feng.

Entonces, ese Maestro de Ciudad condujo personalmente el camino para Chu Feng y los otros. Los trajo a la habitación más lujosa del restaurante.

“Queridos invitados, ¿qué es lo que todos ustedes quieren comer? Toda la comida que servimos aquí utiliza los mejores materiales de calidad. Tenemos Espiritistas Mundiales Capa Real para crear píldoras medicinales que nuestros cocineros de primera categoría usarían para hacer la comida.”

“No sólo nuestra comida deliciosa, sino que también olor extremadamente bueno y podría fortalecer el cuerpo y reponer su poder marcial”, ese Maestro de Ciudad presentó.

“¿Ti- Tienen dumplings?”, Preguntó Wang Qiang.

[Dumplings → Los dumplings son trozos de masa, a veces rellenos, que se cuecen en un líquido, como agua o sopa o masa dulce envuelta sobre fruta.]

“Naturalmente. Los dumplings son la especialidad de nuestro restaurante. Tenemos todo tipo de dumplings”, dijo el Maestro de Ciudad con orgullo.

“Bu- bueno, tráigame una grande ca- cantidad”, dijo Wang Qiang.

“Esto…” Escuchando esas palabras, el Maestro de Ciudad empezó a fruncir el ceño. Él dijo: “Lo siento, mientras tenemos todo tipo de dumplings, no tenemos dumplings de excremento.” [1. La forma en que Wang Qiang dijo gran cantidad sonaba exactamente lo mismo que decir el número dos.]

“Puu…” Al oír estas palabras, el té que Chu Feng acaba de beber fue rociado con su risa. Además, por pura coincidencia y asientos de mala suerte, el agua de té se roció directamente sobre la cara de Wang Qiang.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s