MGA: Capítulo 2163 – La Situación Se Vuelve Mala

Capítulo 2163 – La Situación Se Vuelve Mala

“¿Tu padre es la persona más fuerte de tu familia Tang?”, Preguntó Chu Feng.

“Mi padre es un Medio Ancestro Marcial rango siete. Él es de hecho la persona más fuerte en nuestra Familia Tang”, dijo Tang Ying.

“Tu padre es la persona más fuerte de tu Familia Tang. Sin embargo, fue herido por un ataque furtivo. Por lo tanto, ¿por qué la Familia Cao no aprovechó esta oportunidad para atacar a su Familia Tang, por qué le darían tiempo a su padre para curar sus heridas?” Chu Feng preguntó de una manera muy perpleja.

“Es el buen amigo de mi padre. Quizás su conciencia le llegó después de que hirió a mi padre y no pudo continuar.”

“Fue él quien rogó a la Familia Cao que perdonara a mi padre. Además, también pidió tiempo para que mi padre sanara sus heridas. De otra manera, él declaró que lucharía por nuestra Familia Tang en su lugar.”

“Sin embargo, si la familia Tang le da a mi padre tiempo para sanar sus heridas, ya no se implicará en este asunto”, dijo Tang Ying.

“¿Es en realidad tan melodramático?” Las líneas negras corrían por el rostro de Chu Feng.

“Eso es correcto, es muy melodramático. Sin embargo, sigue siendo que si no fuera por el buen amigo de mi padre, mi padre habría sido asesinado por la Familia Cao ese día”, dijo Tang Ying.

“Esta cosa es interesante. Es verdaderamente un drama”, Chu Feng sonrió ligeramente. Entonces, preguntó: “Entonces, ¿cuál es el tiempo que la Familia Cao le dio a tu padre para sanar sus heridas?”

“Todavía tenemos otro mes”, dijo Tang Ying.

“Entonces, debería haber suficiente tiempo”, dijo Chu Feng.

“¿Tiempo Suficiente para qué?”, Preguntó Tang Ying.

“Debo ir y eliminar a esa mujer demoníaca primero. Sin embargo, puesto que he prometido ser tu guardaespaldas durante un mes, debo protegerte.”

“Esto es especialmente cierto cuando tu Familia Tang se enfrenta a su gran enemigo. En ese momento, estarás en mayor peligro. Como tu guardaespaldas, ¿cómo no podría estar a tu lado?”

“Sin embargo, si es un mes, debería ser capaz de terminar de eliminar a la mujer demoníaca y luego venir a protegerte”, dijo Chu Feng a Tang Ying. Chu Feng era alguien que cumplía sus promesas. Como tal, sin duda haría lo que le prometió a Tang Ying.

“Chu Feng… Yo…” De repente, la expresión de Tang Ying cambió. Empezó a morderse los labios, era como si estuviera sintiendo algún tipo de agravio.

“¿Qué pasa?”, Preguntó Chu Feng.

“Lo siento. Cuando te vi por primera vez, había intentado deliberadamente pelear contigo”, dijo Tang Ying.

“Lo sé”, dijo Chu Feng con una sonrisa, “Incluso los tontos pueden decir que estabas deliberadamente tratando de tener una pelea conmigo. Después de todo, puedes viajar a través de cualquier región en ese vasto cielo. Sin embargo, insististe en viajar por donde yo estaba.”

“Es por eso que necesito disculparme contigo. Había elegido una pelea contra ti sin ninguna razón. Sin embargo, no sólo no guardaste rencor, sino que incluso me salvaste a mí y a los muchos guardias de nuestra Familia Tang.”

“Como tú eres mi salvador, mi benefactor, debería haber devuelto incondicionalmente tu bondad. Sin embargo, cuando mencionaste que querías encontrar el Manantial del Demonio Sometido, yo presenté las condiciones y exigí que fueras mi guardaespaldas.”

“No sólo has accedido a ello, tú también eres tan diligente y piensas en mi seguridad.”

“Pero, claramente te traté así pero todavía me trataste tan bien. Yo… wuu… soy… realmente una desgracia.”

Como Tang Ying dijo esas palabras, las lágrimas ya estaban presentes en las esquinas de sus ojos. Entonces, como el agua del Río Amarillo, las lágrimas eran imparables, rompiendo a través de las presas y saliendo de sus ojos.

Al final, Tang Ying era todavía sólo una niña que acababa de llegar a la edad adulta. Sin embargo, su temperamento era sólo el de una niña.

Era porque no había mucha gente que la trató con sinceridad en su vida que terminó siendo movida a las lágrimas cuando encontró a alguien como Chu Feng.

“Hey, hey, hey, no actúes así. Quienes no saben lo que pasó podrían pensar que te hice algo”, instó Chu Feng con una sonrisa.

“¡¡¡Wuu!!!” Sin embargo, Tang Ying empezó a llorar aún más fuerte.

“Para de llorar. Si sigues llorando, voy a actuar”, dijo Chu Feng de repente.

“¿Actuar qué?” Tang Ying observó a Chu Feng con una expresión desconcertada.

“Tu Familia Tang tenía todos esos expertos. ¿Y si decidieran matarme por la ira?”

“Si realmente te hubiera hecho algo, entonces mi muerte sería justificada. Sin embargo, no he hecho nada. Dime, ¿mi muerte sería equivocada o no?”

“Así, si sigues llorando, voy a ser desvergonzado y te llevaré a la cama. Haré que pruebes mi habilidad.”

“Así, aunque tu Familia Tang me mate, no habría muerto con agravios”, dijo Chu Feng con una sonrisa maliciosa en su rostro.

“Puu…” Al oír lo que dijo Chu Feng, Tang Ying no sólo dejó de llorar, ella incluso estalló en una risa. Ella miró a Chu Feng y dijo: “Cuando te conocí, eras muy frío. Nunca esperaría que en realidad seas un bandido.”

“Todos los hombres son bandidos. Sin embargo, sólo actuaré como un bandido contra la gente que tengo una impresión favorable.”

“Sin embargo, no tome mis palabras a corazón. Yo sólo estaba bromeando contigo”, Chu Feng habló con rectitud.

“Tú…” Al oír lo que Chu Feng dijo, Tang Ying, quien confiaba en su encanto, estaba naturalmente algo enojada. Sin embargo, después de pensar un poco, ella no salió con su temperamento de jefe mandón joven.

En su lugar, dominó su ira y le dijo a Chu Feng con suavidad, “Chu Feng, en realidad no soy el tipo de persona como el que conociste por primera vez. Sólo me enfadé por el matrimonio con la Familia Cao.”

“La razón de esto es porque mi hermano mayor y mi segundo hermano dijeron que si mi padre no está curado en el momento en que la Familia Cao nos ataque, debo, por el bien de preservar a nuestra Familia Tang, casarme con ese retrasado.”

“¿Quiere casarse con ese retrasado?”, Preguntó Chu Feng.

“Por supuesto no. Nunca lo he conocido antes”, dijo Tang Ying mientras movía la cabeza.

“Entonces no lo hagas”, dijo Chu Feng.

“Pero, este asunto ya no es algo que pueda decidir”, dijo Tang Ying.

“¿Qué hay que temer? Estoy contigo”, dijo Chu Feng a Tang Ying con una sonrisa radiante, “te protegeré.”

Al oír esas palabras, la expresión de Tang Ying volvió a ponerse dificil. Se sentía como si no se atreviera a creer lo que acababa de oír. Sin embargo, mientras miraba a Chu Feng que tenía una expresión de sinceridad en su cara, ella comenzó a sonreír alegremente y dijo: “Está bien.”

Ella no entendía por qué. Sin embargo, después de que Chu Feng dijo esas palabras, ella comenzó a creerle profundamente. Ella sentía que Chu Feng realmente sería capaz de protegerla.

“¡Jovencita, esto es malo!” De repente, una sirvienta entró corriendo.

“A’cai, ¿no se supone que tienes que servirle a mi padre? ¿Por qué has corrido por aquí?” Le preguntó Tang Ying con impaciencia.

“Jovencita, esto es realmente malo. Debes escapar de inmediato.”

“Ese Gran Maestro Kangping ha alimentado al Maestro con el polvo de hueso de la Bestia Demonio Fantasmal. Sin embargo, todavía es incapaz de curar la lesión del Maestro.”

“He escuchado la discusión del Mayor Joven Maestro con el Segundo Joven Maestro. Ellos dijeron que planeaban casarla a usted con la Familia Cao antes de que ataquen la Familia Tang con el fin de resolver el conflicto con la Familia Cao”, dijo esa criada.

“¿Cómo pudo ser esto?” Escuchando esas palabras, Tang Ying se derrumbó sobre su trasero. Tenía una expresión completamente deprimida en su rostro.

“¿Quieres que te lleve lejos?”, Preguntó Chu Feng.

“Naturalmente quiero huir. Sin embargo, no puedo ignorar la seguridad de la Familia Tang”, la voz de Tang Ying se hizo muy baja. Sin decir nada se podría ver que estaba muy deprimida.

“Ya que ese es el caso, llévame para que pueda echar un vistazo a tu padre. También soy espiritista mundial. También poseo algo de comprensión para las técnicas de curación. Tal vez podría ser capaz de proporcionar alguna ayuda”, dijo Chu Feng.

“¿Cómo podría haberme olvidado de eso? Muy bien, vamos a ir de inmediato”, Tang Ying se levantó, agarró a Chu Feng y comenzó a salir corriendo.

“Joven Señorita, no puede ir allá. ¿Ha olvidado que el Maestro ha ordenado personalmente que no se le permite entra en su recamara?”

“No tenemos tiempo para preocuparnos por eso”, Tang Ying ignoró a la sirvienta, agarró fuertemente a Chu Feng y salió corriendo con pasos rápidos.

En este momento, Chu Feng fue la última gota para que ella se agarrara. Ella había puesto todas sus esperanzas en Chu Feng.

 

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s