PMG: Capítulo 1104 – Cuerpo Celestial

Imagen oficial de Hou Qing Lin

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1104 – Cuerpo Celestial

“Lotos celestial, indestructible, protector.”

Cuando la niña vio a Lin Feng moverse hacia ella tan rápido, comenzó a cantar un mantra. Pétalos y lotos comenzaron a aparecer. Los copos de nieve incluso se convirtieron en lotos. Lin Feng se detuvo y retrocedió, pero estaba rodeado por un campo de lotos. “¿Eh?” Lin Feng estaba sorprendido. Apenas podía moverse.

“¡Qi puro restrictivo!”

Lin Feng miró a su alrededor, estaba rodeado de lotos de Qi puros que contenían Qi celestial. Qué espantoso hechizo.

Lin Feng pensó en todos aquellos ancianos que lo habían ignorado en el pequeño mundo. Ahora entendió por qué.

“Eres la primera persona en realmente secuestrarme. También eres la primera persona que quiero matar.” Dijo la chica con indiferencia. Afilados pétalos de nieve emergían continuamente de sus manos.

“¡La primera persona que quieres matar!” Lin Feng se sorprendió. Esa chica era tan fuerte, ¿nunca antes había matado a alguien?

“¡Pero es solo un malentendido!” Dijo Lin Feng. A pesar de que la había secuestrado, solo quería protegerse. De lo contrario, ¿cómo podría haber dejado el pequeño mundo?

“Intentó contaminar mi alma, así que debo matarte.” Dijo la niña moviendo las manos y soltando incluso más agudos pétalos de nieve silbantes.

“¡Hmph!” Lin Feng gimió y condensó energías demoníacas. Contenían un poder explosivo y emitían sonidos de rugido. Lin Feng golpeó los lotos violentamente y logró romper algunos. La sangre apareció en sus manos y de repente se sintió extremadamente dolorida.

Lin Feng continuó moviéndose, ignorando el dolor. Lin Feng sacó su arco, a pesar de que estaba roto, todavía contenía una cantidad aterradora de Qi.

“¡Rompe!” Gritó furiosamente Lin Feng mientras comenzaba a disparar flechas a los lotos.

“Boom boom boom!” Lin Feng continuó disparando en el campo de loto, rompiéndolo lentamente.

Ella abrió la boca y exhaló. Utilizó su técnica de agilidad Xiao Yao para retroceder y continuó disparando flechas mientras condensaba Qi puro en el arco.

“¡Bzzz!” La atmósfera se estremeció como si hubiera sido rota por esa flecha. La niña levantó su mano para bloquear el ataque. Sangre roja apareció en su mano blanca como la nieve.

“¡Cogf!” Ella tosió. La sangre apareció en la esquina de su boca. Ella aún no se había recuperado completamente.

Lin Feng condensó más energías en su arco y flechas. Ella estaba siendo oprimida por esas energías abrumadoras.

“No somos enemigos, nunca intenté hacerte nada, ¿por qué quieres matarme aunque estés herida?”  Dijo Lin Feng con indiferencia.

“¿No somos enemigos, nunca traté de hacerte nada?” Cuando la niña lo escuchó, dijo divino, “Además de los ancianos, ningún hombre ha entrado en mi habitación, pero lo hiciste. ¿Crees que puedo dejarte ir?”

“Fue un error, te lastimé por accidente, tienes que entender. No puedes matarme solo por este malentendido.”

“Ya no necesito hablar contigo, te lo dije, me secuestraste debo matarte.” Dijo la chica sin dudarlo.

La expresión facial de Lin Feng era fría. Estaba sosteniendo su arco cuando dijo: “Eres demasiado segura de ti misma.”

“¡Bzzz!” Lin Feng volvió a disparar flechas.

La niña no dijo nada cuando apareció una ilusión, se convirtió en letras que contenían deslumbrantes energías celestiales.

Las flechas no podían acercarse a esas energías celestiales extrañamente deslumbrantes.

“¡Hmph!” Lin Feng gimió y agitó sus alas. Se movió hacia la chica e intentó golpearla.

“¡Bien!” Lin Feng condensaba fuego negro en su mano, sin embargo, tampoco funcionaba. Sus llamas negras se extinguieron al instante.

Lin Feng liberó más energías demoníacas en su mano. Su fuego negro se volvió aún más intenso y sombrío, parecía que nada podía detener ese ataque.

“¡Rompe!” Gritó furiosamente Lin Feng. También condensó el Qi desolado en esa mano. Fue un ataque poderoso y explosivo. La chica estaba sorprendida. Trató de contraatacar, pero Lin Feng no le dio una oportunidad.

La chica parecía petrificada. Ella no había pensado que Lin Feng sería capaz de romper su cuerpo celestial. Incluso si ella fue herida, un cultivador del cuarto reino de Tian Qi no debería poder competir con ella.

Ella lo miró fríamente, pero se mantuvo valiente.

“Eres fuerte. Sigues diciendo que te secuestré y te contaminé, veamos qué vas a hacer cuando te quite el velo.” Dijo Lin Feng. Él agarró su velo y se lo quitó. Ella parecía desanimada.

Ella poseía un Qi celestial, Lin Feng estaba sorprendido, ese era el mismo Qi que Meng Qing.

La niña miró a Lin Feng de una manera fría. No solo la había contaminado y secuestrado, sino que también se quitó el velo. Él estaba demasiado cerca de su cara.

Lin Feng parecía confundido. Recordó la piel blanca como la nieve de Meng Qing y su apariencia celestial.

“¡No eres tan linda como ella!”, Dijo Lin Feng. La chica estaba sorprendida. ¿De quién estaba hablando?

Ella vio que Lin Feng estaba confundido, casi parecía que estaba sonriendo. Ella no entendió.

“Puedes irte.” Dijo Lin Feng liberando indiferentemente a la niña. Ella no entendía por qué Lin Feng estaba actuando de manera tan extraña.

“¿Qué quieres decir con que no soy linda bueno como ella?” Preguntó la chica. Tenía alrededor de veinte años y ya había atravesado el séptimo reino de Tian Qi. Ella casi había roto al octavo reino de Tian Qi, pero Lin Feng la había interrumpido.

“Aunque eres similar, no eres tan linda como ella.” Antes de que cambie de opinión, vete.” Dijo Lin Feng. Ella estaba sorprendida. ¿Similar? Similar a quien? Solo había una persona que se parecía a ella.

“Mi nombre es Xue Baguio, recuerda mi nombre. Cuando me recupere, iré a matarte.” Dijo la chica poniéndose el velo sobre la cara.

“¡Xue Baguio!” Susurró Lin Feng. Xue Ling Long, Xue Baguio!

Lin Feng hizo salir a Xue Ling Long y sonrió.

Ella lo miró y lo abrazó.

“Meng Qing, hay muchos cultivadores fuertes en la provincia de Ba Huang. Tu madre no quería que te llevara conmigo, así que no me atrevo a llevarte a menudo. No te enfades conmigo.” Dijo Lin Feng. Tenía que encontrar la Tierra Celestial de los alquimistas y encontrar la píldora sagrada para ayudar a Meng Qing a recuperarse. Sin embargo, estaba preocupado, había muchos cultivadores fuertes que podían hacerle daño. ¿Podrían intercambiar una píldora sagrada por una arma sagrada de alta calidad?

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s