PMG: Capítulo 1106 – Ciudad Fortuna

Imagen oficial de Hou Qing Lin

Editado y traducido por Gasaraki

___________________________________________________________

Capítulo 1106 – Ciudad Fortuna

Lin Feng batió sus alas. Después de matar a Su Ling, voló hacia la Tierra Celestial de los Alquimistas. Esperaba poder alcanzar a Xue Baguio.

En el camino, muchas personas reconocieron al joven que había secuestrado a Xue Baguio. Las noticias de lo que acaba de ocurrir también se extendieron por toda la región.

Por supuesto, a Lin Feng no le importaba, solo tenía que encontrar a Xue Baguio.

Sin embargo, él no la vio en el camino. Probablemente se había perdido una gran oportunidad …

Finalmente, Lin Feng llegó a la entrada de la Tierra Celestial de los Alquimistas. Todavía no podía ver a Xue Baguio. Solo vio a las dos chicas que habían liderado el camino antes. Parecían estar esperando algo. Pero cuando vieron a Lin Feng, dijeron con frialdad: “¡Te atreves a volver!”

“¿Donde está la chica? Necesito hablar con ella.” Dijo Lin Feng.

“¿La secuestró y ahora la está buscando de nuevo? ¡Si no la traes de regreso, la Tierra Celestial de los Alquimistas te matará! “Dijeron las dos chicas mirando a Lin Feng.

Lin Feng frunció el ceño y preguntó: “¿Quieres decir que ella no ha vuelto todavía?”

Si Xue Baguio no hubiera regresado, todavía habría una oportunidad para él. Él podría simplemente esperarla allí.

“¿Qué quieres decir ahora? ¿No está ella contigo?”

“La dejé ir poco después de irme” Respondió Lin Feng, mirando a su alrededor.

Incluso más personas vinieron después de escuchar que la niña celestial había sido secuestrada. También querían ver a la que la había secuestrado.

“Él es quien la secuestró y ahora la está esperando aquí.” Cuán audaz, él se hará matar.”

“Cuando ella se fue, ella dijo que era suya y no permitiría que otras personas lo atacaran. A pesar de que su nivel de cultivación no es alto, mató a Su Ling que había atravesado el sexto reino de Tian Qi. Incluso puede usar hechizos que usan los cultivadores fuertes de la Tierra Celestial de los alquimistas.”

En ese momento, la puerta del pequeño mundo se abrió y apareció alguien. Era un anciano con un Qi insondable.

Miró a Lin Feng.

“¿Dónde está Baguio?” Preguntó con frialdad.

Lin Feng lo miró y se sintió incómodo. Lin Feng la había secuestrado, pero habían observado y no habían hecho nada. Ahora él había regresado y estaba esperándola. Algo sospechoso estaba pasando.

“Señor, los ofendí a usted y a Baguio, ya lo saben. Después de irme y llegar a un lugar seguro, la dejé ir. Ahora la estoy esperando, pero ella no ha regresado.” Dijo honestamente Lin Feng. Todos eran muy fuertes, por lo que no podía mentir en este momento.

“Revisamos todo, así que sabemos que llegaste a su habitación accidentalmente. Si hubieras explicado todo claramente, te hubiéramos perdonado, sin embargo, secuestraste a Baguio y ahora ella podría estar en peligro. Ella acaba de enviar una señal de socorro.” Dijo el anciano. Lin Feng estaba furioso. Alguien había aprovechado esa oportunidad para dañar a Baguio.

Lin Feng estaba sin palabras. Él había lastimado a la niña y ahora ¿qué podía hacer? Ella no podría haber enviado una señal de socorro por su culpa. Él no la lastimó, eso debe significar que alguien la había atacado.

“No la amenacé en absoluto.” Dijo Lin Feng sin agregar más.

“No puedes amenazarla de todos modos. Sin embargo, podrías tener amigos ayudándote. Necesito utilizar un hechizo de clarividencia contigo.” Dijo el anciano vestido de gris.

¡Un hechizo de clarividencia!

Lin Feng no podía estar de acuerdo, de lo contrario verían todos los secretos que tenía.

“Lo siento señor, no puedo aceptarlo.” Respondió Lin Feng.

“No tienes otra opción.” Dijo el viejo caminando hacia Lin Feng.

Lin Feng sacó una llave, era la llave imperial desde el tramo de escaleras.

Vertió su Qi puro adentro y la llave comenzó a brillar. Entonces, apareció un holograma.

Esa silueta parecía tranquila, pero cuando apareció frente a esas personas, quedaron horrorizadas.

“Queridos amigos, confío en que hayan estado bien.” Dijo sonriendo el holograma. Lin Feng tenía un holograma de cultivador fuerte, por lo que debe haber venido de un grupo poderoso.

“¿Quién es él?”, Preguntó el anciano.

“Espero que mi compañero discípulo no te haya ofendido”..

“Él secuestró a la niña celestial y ahora ella está en peligro. Necesito usar un hechizo de clarividencia sobre él. Como él es su compañero discípulo, puedo garantizarle que no le haré nada si es inocente.” Dijo el anciano fríamente.

Ese cultivador del cuarto reino de Tian Qi tenía antecedentes. Incluso la gente de la Tierra Celestial de los alquimistas tuvo que ponerle cara.

Cuando escuchó eso, el holograma sonrió y negó con la cabeza. Miró a Lin Feng y dijo: “Lin Feng, estás tan enamorada de esa chica que perdiste el control, tendré que pedirle la mano.”

“…” La multitud se quedó sin palabras. ¿Quería casarse con la chica celestial? ¿Qué? ¿Cómo podría un cultivador del cuarto reino de Tian Qi convertirse en una buena pareja para ella?

Muchos hombres jóvenes miraron a Lin Feng agresivamente. ¿Era él el hijo de un emperador?

Lin Feng estaba estupefacto también. Mu Chen pensó que era gracioso al decir eso. Podía hacer que Mu Chen apareciera usando la llave desde el tramo de escaleras, por lo que pensó que sería mejor si Mu Chen hablara con esos cultivadores fuertes para él.

“Hermano, la dejé ir. No sé qué le pasó a Xue Baguio. Juro que no hice nada.” Dijo Lin Feng. Él entendió lo que quería decir Mu Chen.

“Lo sé” Dijo Mu Chen asintiendo. Miró a los cultivadores fuertes y dijo: “Te puedo garantizar que no ha hecho nada. Olvídate del hechizo de clarividencia, nadie está dispuesto a tener semejante hechizo sobre ellos. Estoy seguro de que la niña celestial está a salvo.”

Los fuertes cultivadores de la Tierra Celestial de los alquimistas no respondieron de inmediato. Mu Chen fue excepcional. Todos lo conocían a él y a Hou Qing Lin en la parte norte de la provincia de Ba Huang. Sabían que no podían ofenderlos en este momento.

“Lin Feng, a pesar de que no hiciste nada malo, pero debes admitir que todavía jugaste un papel en su desaparición.” Dijo Mu Chen. Lin Feng lo entendió. Mu Chen lo estaba criticando frente al anciano para ayudarlo a establecer buenas relaciones con ellos. También le estaba dando esperanza, Lin Feng necesitaba esas pastillas después de todo.

“Entiendo.” Dijo Lin Feng asintiendo.

“¿Y qué? No puedes hacer nada al respecto ahora.” Dijo fríamente un joven de la Tierra Celestial de los alquimistas.

“Está bajo la protección de Mu Chen.” Pensó uno de los fuertes cultivadores de la Tierra Celestial de los alquimistas. “No lanzaremos el hechizo de clarividencia. Sin embargo, si hizo algo mal, ¿qué podemos hacer, Mu Chen?”

“Te lo entregaré personalmente si hizo algo” Dijo indiferente Mu Chen. Sabía que tenía que pagar el precio por ofender a esas personas.

“De acuerdo, confío en los discípulos del emperador Shi y el emperador Yu.” Dijo el anciano asintiendo. Se podía confiar en Tiantai y parecía que Lin Feng era uno de sus discípulos de cultivación imperial.

“Gracias.” Dijo Mu Chen sonriendo cortésmente. Miró a Lin Feng y dijo: “No hubiera pensado que ibas a la parte sur de Ba Huang. Ya que estás allí, no necesitas regresar para ese evento del que estaba hablando. En cambio, puedes ir directamente a Ciudad Fortuna.”

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s